Política

Sin pausa, pero con prisa

La nueva ley de inversiones, ¿va a dejar fuera a los cubanos residentes en el extranjero? ¿Y contempla a los residentes en la Isla?

Con el tiempo en contra, a los múltiples fracasos por recuperar la economía nacional se han unido la inminente pérdida de las subvenciones de Venezuela y la escasa disposición del capital extranjero para invertir en la Isla. La conjunción de esos hechos ha obligado al Gobierno a la introducción de nuevos cambios y a sustituir —sin declararlo— el contraproducente lema "Sin prisa pero sin pausa" por el contrario: "Con prisa y sin pausa".

Como el marco legal para la inversión en Cuba es atípico para empresas que operan con economías de mercado, ante el  nulo efecto que tuvo el Decreto Ley de septiembre de 2013 (mediante el cual se aprobó la Zona Especial de Desarrollo Mariel con el objetivo de atraer la inversión foránea), la necesidad de hacer evidente la disposición al cambio ha conducido, con evidente prisa, a la sustitución de la Ley 77 de Inversiones Extranjeras de 1995 por otra más moderna, flexible y transparente. Una decisión que estaba pendiente desde el año 2012 y que, por tanto, debió tomarse antes de iniciarse la obra del puerto de Mariel y no ahora.

A partir de mediados del presente mes de marzo se efectuaron cinco reuniones regionales en las que participaron diputados de todas las provincias, especialistas, funcionarios de los gobiernos municipales y provinciales, representantes de las consultorías jurídicas internacionales y asesores de empresas. En una carrera maratónica entre el sábado 15 y el miércoles 19 del citado mes, en cada una de esas reuniones el ministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, Rodrigo Malmierca, explicó la política aprobada por el Consejo de Ministros para la redacción del Anteproyecto. A la vez, la prensa oficial dedicó grandes espacios a los reportes, comentarios y entrevistas relacionadas con el tema.

La nueva legislación, orientada  a la diversificación y ampliación de los mercados de exportación, la sustitución de importaciones, la modernización, la creación de infraestructuras y al cambio de patrones tecnológicos, reforzará las garantías a los inversionistas, permitirá el carácter prioritario de la inversión extranjera en casi todos los sectores de la economía, la creación de una carpeta de inversiones, la bonificaciones impositivas, excepciones totales en determinadas circunstancias y mayor flexibilidad en materia aduanal, sin que el país renuncie a su soberanía ni al socialismo. Es decir, sin "concesiones ni retrocesos".

A pesar de los aspectos positivos, todo indica que las autoridades cubanas, atadas a la mentalidad que predominó durante el último medio siglo, han determinado que el Anteproyecto en "discusión" emerja preñado de limitaciones y contradicciones.

Entre muchas de las limitaciones, uno de los problemas consiste en definir si se brinda o no participación a los cubanos residentes en el exterior; un derecho que nunca se debió prohibir y que resulta una justa reivindicación. Una segunda parte de este problema consiste en si ese derecho se hará extensible a los cubanos residentes en el país. Pues si injusta e injustificada resulta la exclusión de los cubanos como ha ocurrido hasta ahora, sería absurdo y contradictorio que se acepte a los que residen fuera de la Isla y se mantenga en exclusión a los de adentro.

Muchos indicios conducen a pensar que ocurrirá esto último. Es decir, que la Ley conservará el excluyente apellido de "Extranjera" para las inversiones, con la inclusión de los cubanos residentes en el exterior. De ser así, su título pudiera ser "Ley de Inversiones para todos, menos para los cubanos que no optaron por irse del país".

De ocurrir así, lo anterior convertiría a la nueva Ley en una inaceptable violación de la Constitución vigente, la que en su artículo 14 reza: "la economía se basa en la propiedad socialista de todo el pueblo sobre los medios fundamentales de producción". Es decir, ese pueblo, supuesto propietario, queda excluido por razones de ubicación geográfica del derecho de participar en el proceso inversionista de su país, algo ajeno al derecho, a la cultura occidental de la cual somos parte y contrario a la dignidad humana.

Además, se trataría de una decisión sin previa consulta al supuesto dueño, al soberano, para conocer si está dispuesto a renunciar a ese derecho constitucional y limitarse a servir como mano de obra.

Según el enciclopedista francés Juan Jacobo Rousseau, la soberanía es el ejercicio de la voluntad general, un poder que se ejerce en nombre del pueblo, pero en Cuba, a ese soberano, previamente limitado a realizar por cuenta propia un listado de actividades casi todas de servicio (carpintero, forrador de botones, desmochador de cocos, carretilleros o vendedores de dulces), se les impide participar como empresarios en pequeñas y medianas empresas.

Como puede verse, la nueva ley corrige algunos de los absurdos que han espantado a los inversionistas del suelo cubano, pero a la vez, presenta nuevas contradicciones que lastrarán sus posibles resultados. Si se aprueba en la forma reseñada, la misma será, una vez más, la negación del concepto martiano que falsamente enarbola el Gobierno, pues para Martí el concepto de República era estado de igualdad de derecho de todo el que haya nacido en Cuba.

En la realidad, Cuba es el único país de la región donde sus habitantes carecen de un derecho tan elemental como el de participar, en calidad de sujeto en las actividades económicas de su país, a pesar de contar con sobradas iniciativas y formación profesional. Ojalá que, sin pausa, pero con suficiente prisa, se rectifique una arbitrariedad que conduciría a nuevos fracasos, ahora que el tiempo para los cambios está agotado y el contexto nacional e internacional les son adversos.

Comentarios [ 23 ]

Imagen de Anónimo

Tremendo articulo, empieza bien, termina bien y se aprende mucho con Dimas Castellanos.  Es verdad que la dictadura militar tiene el tiempo en contra.  Pienso que si permanecen mas tiempo en Venezuela y tanto la economia venezolana y la cubana empeoran drasticamente, no es impensable un contagio de las protestas venezolanas en Cuba.  Ahora, Cuba necesita billones no millones, y por muy bien que pinten el panorama, la edad de los dictadores, la inestabilidad economica y politica y la mala imagen que continuan recaudando con sus estragos en Venezuela son obstaculos no chicos en la mente de un capitalista.  Ademas, ni siquiera permiten a los profesionales cubanos emprender. Felicidades Dimas Castellanos!!!

Imagen de Anónimo

Ese señor no parece cubano.Tiene cara de extraterrestre .

Imagen de Anónimo

      Asi debe ser la Ley de Inversion debe de Apoyar Alentar e Incentivar las Inversiones en Cuba de Ciudadanos Con Residencia Permanente en Cuba, y No entregarle la Isla a Gente Sin escrupulos que No tiene Ningun Interes en sacar adelante la Revolucion Cubana Solamente Pensando en Saquear los Recursos Naturales en Cuba y Explotando a la Poblacion Residente en Cuba.

Imagen de Anónimo

mamierca el humo te va a salir por los oidos,te vas a poner high con ese tabaco,es un descarado igual  los otros besando el trasero a los castros.masmierca significa masmierda.saca el pasaje pa miami el fin esta cerca.

Imagen de Anónimo

Anónimo 10:33

Ya están en su puestos de trabajo unos cuantos de esos que nombras.

Paolo Titolo, yerno de Raúl Castro, es el representante para América latina de una empresa cuestionada a nivel internacional por lavado de dinero. El hijo del Che, Juan Manuel, argentino él, es quien le vende insumos defectuosos para la construcción al Estado. La esposa de Antonio Castro es la gerente de una empresa italiana que vende alimentos en mal estado y próximos a vencer, a las comercializadoras de las tiendas. Un hijo de Machado Ventura es director de una financiera que compra cheques a las representaciones extranjeras. El otro yerno de RC, el general Luis Alberto Rodríguez López-Callejas representa a la brasileña Odebrecht, y parece que cumplió bien con el cometido de meter las uñas y repartir billetes, porque fue recientemente ascendido.

Y el cuento sigue, porque son decenas de supuestos revolucionarios, hoy conversos capitalistas.

Imagen de Anónimo

¡Qué cómico! Ante una nueva ley de inversiones EXTRANJERAS, Dimas se  ¿Va a dejar fuera a los cubanos residentes en el extranjero?, a pesar de que no era así ni en la vieja ley, más el colmo de la interrogante despistada:  ¿Y contempla a los residentes en la Isla? 

Imagen de Anónimo

el unico economista que puede arreglar a cuba es fidel castro.mamierca debe ser reemplazado enseguida,botado y fidel el genio puede sacar a cuba pa alante.asi invirtiendo todo el dinero que se robo el yt la familia no hace falta capital extranjero ni ocho cuartos.esa es la solucion ,pero fc no lo va a invertir porque tiene miedo que se lo confisquen.jeje.

Imagen de Anónimo

Según Rousseau, la soberanía es el ejercicio de la voluntad general, y según el Coman, la soberanía es el ejercicio de las voluntades de sus huevitos y del clítoris peniforme de la China.

Así las cosas, los cubanos siempre quedarán excluidos de cualquier forma de inversión razonable mientras ellos sean quienes escriban las leyes.

AAA 

Imagen de Anónimo

Como la Nomenklatura sabe que les queda poco, acuérdense lo que les digo...

Van a permitir que las representaciones comerciales y las mixtas (del lado inversor) las manejen los cubanos de la isla y ahí pondrán a toda la caterva de hijos de papá, para que el día de mañana tengan todo atado. Trabajo, dinero y poder económico.

Hoy ya están en eso los hijos del Che Guevara, las nueras de FC y los yernos de RC.

El comunismo es el camino más largo al capitalismo.

Imagen de Anónimo

¿Dejarán a la isla de Raul Castro montar, con inversión extranjera, una clínica de cambio de sexo en La Habana para los jóvenes brasileros de Ipanema? ¿Podrá el hijo de Fidel Castro que se dedica a la trata de deportistas montar un consulting internacional en La Habana con los oteadores españoles y argentinos? ¿Tal vez Deborah la otra hija conseguirá que Tous la nombre delegada en Cuba de la empresa? Qué quieren que les diga, lo único que comprendo de este artículo es la cara de puerco del Malmierca fumándose el puro... No hay más créanme