Economía

Analista: Nada en la nueva Ley de Inversión indica que los emigrados podrán hacer negocios en la Isla

En cuanto a los empresarios extranjeros, el Gobierno cubano 'tiene una importante brecha de credibilidad que superar', advierte un diplomático.

Nada en el adelanto dado a conocer de la nueva Ley de Inversión Extranjera del régimen garantiza que los cubanos residentes en el exterior podrán hacer negocios en la Isla, advirtió el economista cubano exiliado Elías Amor en declaraciones a DIARIO DE CUBA, después de que varios medios de prensa interpretaran una supuesta apertura a los emigrados en el texto que aprobará el sábado la Asamblea Nacional del Poder Popular.

Se trata de "un revuelo interesado", iniciado por publicaciones afines al Gobierno cubano, consideró Amor, residente en España.

Detalles del contenido de la ley difundidos por medios de prensa oficiales y publicaciones simpatizantes de La Habana indican que el origen del "revuelo" estaría en la definición ambigua que las autoridades de la Isla hacen en el nuevo texto de inversionista foráneo: una "persona natural o jurídica, con domicilio y capital en el extranjero, que participe como accionista en una empresa mixta o participe en una empresa de capital totalmente extranjero, o figure como parte de un contrato de asociación económica internacional".

Sin embargo, la descripción es casi la misma que aparece en la ley vigente: "persona natural o jurídica, con domicilio en el extranjero y capital extranjero, que se convierte en accionista de una empresa mixta, o participa en una empresa de capital totalmente extranjero, o que figura como parte en los contratos de asociación económica internacional".

Tanto el texto que será aprobado como el vigente permiten "en teoría" que un cubano que haya adquirido, por ejemplo, la nacionalidad canadiense, pueda invertir en la Isla como extranjero, señaló Amor.

"Ahora, como la autorización la dan ellos (las autoridades), se reservan la posibilidad de decidir si la inversión les interesa o no", advirtió.

"Cuando ellos se enteran de que hay un cubano de origen detrás de un proyecto de inversión, lo cancelan inmediatamente. Es como una medida represiva", dijo.

Una de las primeras publicaciones en proclamar que con la nueva ley los emigrados cubanos podrán invertir en la Isla fue la revista OnCuba —con representación en La Habana—, editada por el empresario cubanoamericano Hugo Cancio. Le siguieron otras como la procastrista Progreso Semanal.

"¿Quién mejor que los cubanos que viven en el extranjero para invertir en su país?, preguntó Cancio en su cuenta en Twitter. "¿Quién lo haría con más entusiasmo y afán?".

Pero, en este aspecto, "no hay cambio ninguno" en la nueva ley, insistió Elías Amor.

En cuanto a los cubanos que residen en la Isla, el texto que aprobará la Asamblea Nacional excluye explícitamente la posibilidad de que puedan realizar inversiones como personas naturales, lo que afectaría a los cuentapropistas.

Como "inversionista nacional" define solo a una "persona jurídica de nacionalidad cubana, con domicilio en el territorio nacional, que participa como accionista en una empresa mixta, o sea parte, en un contrato de asociación económica internacional". En este caso, según interpretó el diario oficial Juventud Rebelde, se verían beneficiadas las cooperativas, agrícolas o no.

'Brecha de credibilidad'

Otros analistas se mostraron este miércoles escépticos sobre el supuesto "cambio de actitud" hacia el capital extranjero que intentaría mostrar el Gobierno de Raúl Castro con su nueva Ley de Inversión Extranjera.

El Gobierno cubano "tiene una importante brecha de credibilidad que superar con los inversores", advirtió Paul Hare, exembajador británico en La Habana y ahora profesor en la Universidad de Boston, citado por la agencia Reuters.

Según el adelanto dado a conocer, la nueva ley reduce a la mitad el impuesto sobre los beneficios que deben pagar los inversores, excepto en el caso de la explotación de recursos naturales, y elimina el impuesto sobre la utilización de la fuerza de trabajo para varias formas de emprendimiento.

Asimismo, promete "plena protección y seguridad jurídica", aunque mantiene que las inversiones podrán ser expropiadas "por motivos de utilidad pública o interés social", como establece la ley vigente, y que los trabajadores cubanos deberán ser contratados a través de una agencia empleadora estatal.

"Los inversores quieren pruebas, no solo la legislación, de que Cuba esté dispuesta a permitir que ganen dinero" y poder "contratar a los cubanos que seleccionen", dijo Hare. También necesitan seguridad de que el Gobierno no va a "mover la portería cuando el éxito parezca ser demasiado gratificante", agregó.

"El impacto de la política se conocerá una vez que Cuba inicie la negociación de acuerdos con socios potenciales, pero los incentivos y la flexibilidad de la nueva ley parece estar diseñado para atraer el capital necesario para levantar la economía y hacer que las reformas tengan éxito", opinó por su parte Phil Peters, que dirige en Virginia un centro de investigación sobre Cuba.

"La agricultura, el azúcar y las energías renovables son los sectores clave para ver signos de una nueva actitud hacia la inversión extranjera", agregó.

En la nueva ley, el Gobierno mantendrá fuera del alcance de los empresarios extranjeros los servicios de salud y educación, y las instituciones armadas, salvo el sistema empresarial de estas últimas.

"A ellos les interesa que se invierta en el turismo, la minería y la biotecnología (…) Al margen de eso, no hay muchas más actividades en Cuba que puedan ser interesantes para la inversión extranjera", consideró Elías Amor.

Señaló que de las modalidades de inversión, el Gobierno excluye, por ejemplo, fórmulas como las franquicias, utilizadas por cadenas de restaurantes y moda, entre otros.

"Es un marco muy restrictivo (…) y que no supone ninguna ventaja para los cubanos", advirtió.

En los últimos días funcionarios del Gobierno han dejado claro que en la nueva ley no habrá "concesiones ni retrocesos" en cuanto al rumbo socialista.

Comentarios [ 30 ]

Imagen de Anónimo

Cada vez que eñ articulista Amor opina o trata de inferir algo, a los pocos días lo desmienten, jeje... eso me da una gracia.

Imagen de Anónimo

en cuba lo unico que sirve son los cubanos(no comunistas)todo lo demas es M.......Y Basura

Imagen de Anónimo

RC está entero... como el picadillo e inventa supuestos cambios para que nada cambie. 

Con sus casi 83 años a cuestas, cirrosis y alcoholismo, no tiene mucha cuerda más y jamás verá cambios sustanciales en Cuba.

Los hijos lo saben y por eso están enviando sus dineros afuera.

Imagen de Anónimo

Me cago en la Nueva ley y me limpio el C...con la noticia

Imagen de Anónimo

La clase privilegiada de Cuba siempre buscó estar cerca de los negocios, más que nada en el papel de lobista. Hijos de destacados dirigentes estuvieron mucho tiempo por Acorec y otras empleadoras, tipo Cubalse. A todos ellos les gustaban los CUC en el bolsillo, manejar carros japoneses, hacerse operaciones estéticas y viajar al exterior. Por supuesto, al extranjero le convenía esta situación y de algún modo, había siempre un filtro (o más) que permitía o no ingresar al candidato.

Legalmente, los familiares de dirigentes no podían estar en estos puestos... pero que estaban, estaban.

A muchos de ellos se los podía ver habitualmente en el área del centro de negocios que funciona en Miramar, frente al Meliá Habana. Hijos, sobrinos, esposas o amantes de los apellidos revolucionarios más encumbrados, trabajaron a cambio de divisas y con un muy buen estándar de vida.

Familiares de los Castro, Machado Ventura, Colomé Ibarra, Díaz-Canel, Guevara y otros más, son los que acapararon un poder "capitalista" dentro de los eventuales negocios con extranjeros. Y no era poco común que hicieran ostentación de apellido: la principal lobista de una empresa italiana que comercializaba arroz con Alimport era la nuera de FC. Quién se atrevería a cerrarle las puertas a un negocio con semejante suegro, por más que las condiciones fueran desventajosas para el Estado cubano?

Imagen de Anónimo

señores no le den mas vueltas,si quieren inversiones extranjeras la cosa es facil hagan lo que china,lo demas es marear la perdiz.Pan para hoy hambre para mañana.

Imagen de Anónimo

Lo malo de esta ley, si no la arreglan, es que mantiene eso de la Agencia de Empleos, del gobierno, que es la que contrata y después se lleva casi todo el sueldo que pagan las empresas a los trabajadores, dándoles la parte más pequeña en pesos. Eso es algo que en Cuba no gusta y el Granma, según me entero por The Cuban Triangle, publica comentarios en contra de esta agencia y cuestionan su necesidad. En fin, la gente no tiene idea de lo que dice esta ley. Veremos el 29. Aunque sí dice que se trata de inversión extranjera. Supongo que los cubano-americanos que quieren invertir desde USA, o los qu viven en España, lo puedan hacer pues en este caso la inversión sería extranjera y no de parte de los que viven en Cuba. Como no soy inversionista ni me interesan los negocios y vivo de mi trabajo, pues eso no me atañe en lo personal, pero hay muchos cubiches millonetas que de seguro tienen interés. De hecho, ya algunos han estado sobre el terreno, olfateando y estableciendo contactos.

Imagen de Anónimo

Para el que opina sin saber, no hay representantes cubanos de sucursales radicadas. A lo sumo hay gerentes cubanos.

Los únicos "cubanos" que conocí con el más alto cargo, por ej., son los Guevara argentinos, que entiendo que disponen de las dos nacionalidades e incluso hay algunos que son también europeos.

Imagen de Juan

Para el de la 5 y 29 y de la 5 y 26 que es el mismo. Dino tu que cubano ha tenido negocios grande al estilo los dos canadiense que le robaron los negocios los Castro. Dino tu!

Eres el tipico cubano siempre tratando de confundir a los que no quieren que lo confundan. Habla......o Escribe pon nombre y apellido de cubanos aqui fuera o adentro que tienen negocios con ganancias multimillonarias alla en Cuba.

Imagen de Anónimo

Fulano $1 millon, el otro $25 mil.  No hay negocios disuestos a invertir $billones que hacen falta