Reformas económicas

¿Cómo van las cooperativas no agropecuarias?

Creadas 'desde arriba' y no por iniciativa de sus miembros, las cooperativas se hunden poco a poco. Ómnibus Ruteros y el mercado El Arroyo son un ejemplo.

Al parecer, la conocida sentencia del Generalísimo Máximo Gómez se torna recurrente entre nosotros: los cubanos, o no llegamos, o nos pasamos. Ahora viene al caso en el contexto de la denominada "actualización del modelo económico", y específicamente en el proceso de creación de las cooperativas no agropecuarias.

Casi existe consenso en el sentido de que los cambios marchan lentamente. Sin embargo, da la impresión de que el referido retraso pretende compensarse mediante un ritmo acelerado en la fundación de este tipo de cooperativas. Es decir, sin la existencia aún de condiciones para que funcionen adecuadamente.

Según informes recientes, a las 224 cooperativas no agropecuarias creadas hasta el pasado mes de octubre, se suman ahora otras 228, lo que eleva la cifra a 452 entidades.

Muchas de estas cooperativas —diría que la mayoría— surgieron por indicaciones "de arriba", y no como resultado de la iniciativa de sus socios, como hubiese sido lo ideal. En esta ocasión nos referiremos a los problemas afrontados por dos tipos de cooperativas: las dedicadas al transporte de pasajeros, y las que comercializan productos del agro.

El caso de Ómnibus Ruteros

La primera de las cooperativas de transporte de pasajeros que se creó fue la de Ómnibus Ruteros, que enlaza el municipio de Centro Habana con varias zonas periféricas de la capital. Antes de pasar al régimen cooperativo, este servicio —de mayor confort que el que prestan las guaguas a 0,40 centavos— corría a cargo del Estado, y se cobraba una tarifa de cinco pesos por pasajero. Ahora el Estado ha orientado que la cooperativa mantenga esa tarifa, lo que complica sobremanera la solvencia financiera de esta entidad.

Del total de ingresos que obtiene la cooperativa, cerca del 64% debe destinarse a la compra del combustible para los vehículos. Entonces, del restante 36%, han de salir los recursos para pagar el local arrendado donde funcionan las oficinas y talleres. También el pago del seguro de los vehículos, la compra de las piezas de repuesto, así como las tarifas del agua y electricidad. Y, por supuesto, de este último porcentaje salen las utilidades que se distribuyen entre los socios.

Semejante estrechez financiera ha repercutido desfavorablemente en el bolsillo de los cooperativistas y en la calidad del servicio. Hacia finales del 2013 no se habían cumplido las expectativas de ingresos personales de los socios. De un plan de 2.500 pesos mensuales por cooperativista, los ingresos reales fluctuaron entre los 1.100 y los 1.500 pesos.

Por otra parte, los conductores de los vehículos están transportando pasajeros de pie, violando lo establecido que obliga a que todos los viajeros vayan sentados. Lógicamente, el hacinamiento que esa situación provoca, puede echar por tierra la esperanza de un viaje placentero.

El Arroyo, antes y después

En cuanto a las cooperativas no agropecuarias que comercializan los productos del agro, el mercado El Arroyo, ubicado en Centro Habana, constituye una muestra de retroceso en lo concerniente a la disponibilidad y calidad de los productos que ofertan. Antes, cuando El Arroyo clasificaba como Mercado Agropecuario Estatal (MAE), recibía mercancías de las Cooperativas de Producción Agropecuaria (CPA) y de Créditos y Servicios (CCS), y por tanto exhibía una oferta que, sin llegar a compararse con los mercados de oferta-demanda, satisfacía medianamente a los clientes.

Ahora, con el paso a régimen de cooperativa, las tarimas de El Arroyo permanecen semivacías y con productos de mala calidad. Los propios cooperativistas deben gestionar los surtidos que después ofertarán, y comoquiera que no cuentan con medios de transporte propios, se les encarece mucho la gestión, lo que sin dudas incide en que los precios minoristas no bajen.

El día de nuestra visita a este mercado, una cooperativista-vendedora, en medio del bostezo que le causaba la inactividad, confesó: "Ay señor, es que dependemos de que podamos pescar un camioncito para buscar algo de vez en cuando".

El descontento del Gobierno

Durante la más reciente reunión del Consejo de Ministros, se acordó realizar próximamente un análisis de las cooperativas no agropecuarias, ya autorizadas, y que no se han creado oficialmente. Se evaluará la conveniencia de invalidar el correspondiente acuerdo de constitución. Se trata, en la mayoría de los casos, de lugares donde ha sido más difícil "convencer" a los trabajadores para que aceptaran la cooperativización.

En la propia reunión, el gobernante Raúl Castro llamó a detectar y corregir posible fallos que se produjeran en la creación de estas cooperativas. Y agregó el General-Presidente: "Tenemos que analizar y no actuar como si lo diseñado fuera impecable. No podemos apresurarnos en la aprobación constante de estas cooperativas. Iremos al ritmo que corresponda".

Acostumbrados como estamos los cubanos a leer entrelíneas con tal de descifrar un discurso que se empeña en no ser explícito, no nos resulta difícil constatar la insatisfacción de la cúpula del poder con el desempeño de las cooperativas no agropecuarias.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

A mi primo fueron a presionarlo como 10 veces para que cerrara la baberia que tiene en su casa y se uniera a una cooperativa de barberia-peluqueria. Se nego una y otra vez porque las cuentas le darian menos y ademas perderia su independencia y libertad de no ser vigilado y supervisado. Los que aceptaron se embarcaron, muchos han dejado la cooperativa ya y hasta se endeudaron y de regreso han encontrado que perdieron muchisimos clientes en el barrio.

Imagen de Anónimo

La flor del monio o la de petalos blancos?

Imagen de Anónimo

por lo menos hay flores en ese mercado "agropecuario".

Imagen de Anónimo

Lo de Raul, no son Reformas Economicas, eso se llama Economia Timbirichera, Regulada, a su imagen y semejanza, cuando este HP. tubo negocio, de ningun tipo????

Imagen de Anónimo

Anonimo 14 de Marzo, del 20141:24 AM!!!!

Tiene Ud. razon Companero, yo que estudie el Marxismo, le Garantizo, que la parte mala, son los Primeros 100 Anos, a partir de ahi, todo comienza a mejorar, hay que tener paciencia, nuestros Dirigentes tienen mucha Capacidad, yo diria, que para Robar, son los Mejores!!!

El Sarcastico!!!

Imagen de Anónimo

el salario promedio de cuba es de 450 pesos al mes, los cooperativistas de omnibus ruteros ganan entre 1100-1500 pesos y estàn descontentos? Porquè no inventaìs otro?

Imagen de Anónimo

Máximo Gómez tiró la escupía y le cayó en la cabeza porque los dominicanos son la misma cosa...o no llegan o se pasan...así que dejen ese cuentecito que ya no pega

Imagen de Anónimo

ya estoy viendo a los incrédulos decir que estas cooperativas no darán resultado, cuando se cansaran de criticar, todo al principio cuesta trabajo engrasarlo, fíjense en la revolución costo 55 años para terminar la primera etapa, ahora todo será más fácil.

Imagen de Amadeus

Es que no aprenden. Esta gente del gobierno quieren hacer una economía de mercado a su gusto y que corresponda a sus intereses y así no funciona ese tipo de economía que tiene reglas propias y establecidas por la libertad de la oferta y la demanda. Pero esas son las reformas de Raúl, curitas para las llagas y así no van a ninguna parte. Menos mal que uno ya se liberó de aquella candanga.