Congreso de la CTC

Otro congreso intrascendente

¿Quién duda que, oficialmente, el Congreso de la CTC será todo un éxito?

Uno de los principales problemas que afrontan los trabajadores cubanos lo constituyen sus bajos salarios. Da igual si se trata de trabajadores manuales, de los servicios, técnicos o profesionales.

Actualmente el salario medio mensual es de 440 pesos en moneda nacional (unos 20 dólares). Esto hace que muchos tengan que subsistir mediante actividades colaterales, tanto de tipo legal como ilegal. No importa que entren varios salarios en un núcleo familiar, ya que al ser más personas los gastos también aumentan. Aquí, a diferencia del refrán, "donde come uno no comen dos y menos tres".

Hasta ahora, la respuesta del Gobierno toca una sola cara de la moneda: "para poder elevar los salarios hay que aumentar la producción", y obvia la otra: "para aumentar la producción hay que elevar los salarios".

Sin embargo, entre los temas a tratar anunciados para el XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), éste no aparece priorizado. Parece ser más importante aprobar un denominado Código de Trabajo, elaborado por las autoridades y puesto a discutir entre los trabajadores —para nadie es un secreto que esta discusión en la base siempre ha tenido y tiene un carácter formal—, el cual, después de aprobado, como otros similares, se convertirá en letra muerta. (Por ahí deambulan el denominado Código de Familia, el Código Civil, el de Ética de los Dirigentes del Estado y otros, disfrutando del mayor olvido.)

También se discutirán los nuevos Estatutos de la CTC, cómo aumentar la producción, ahorrar recursos, sustituir importaciones, ser más eficientes, luchar por el estricto cumplimiento de la legislación vigente y de los convenios colectivos de trabajo, combatir la corrupción, restablecer la disciplina, rescatar los valores morales, etcétera, temas que, en su mayoría,  responden más a los intereses del Estado que a los de los trabajadores.

Hace rato que los trabajadores cubanos necesitan sindicatos que, de verdad, los representen, y que sus dirigentes salgan de sus filas y no de los escogidos por el Partido Comunista, además de que sean elegidos democráticamente. También que la CTC deje de ser una organización gubernamental y en su lugar sirva de contrapartida y de contención a los excesos del Estado y de sus dirigentes, quienes, aún cuando aprueban y aplican medidas contra los trabajadores, argumentan hacerlo en interés de los mismos.

Actualmente, el movimiento obrero cubano carece de su fundamental arma de lucha: el derecho a la huelga. Utilizada por última vez el 1 de enero de 1959 para consolidar el triunfo insurreccional, fue totalmente prohibida por las nuevas autoridades.

Éste, entre otros, es un tema tabú que no aparecerá en el Congreso.

Resulta llamativo que nunca su ausencia haya preocupado a ninguno de los muchos sindicalistas extranjeros invitados a congresos anteriores, cuando en sus respectivos países la utilizan continuamente para defender sus derechos. Podemos dar por sentado que en este cónclave tampoco será motivo de preocupación. ¿Creerán, realmente, que aquí gobiernan los trabajadores? Todo es posible en este mundo tan complejo.

Oficialmente, el Congreso "será todo un éxito", y los delegados de los trabajadores —cuidadosamente escogidos por el Partido—, "aprobarán unánimemente los acuerdos que se sometan a votación", incluyendo los obligatorios, relacionados con "la liberación de 'Los Cinco'" y "el cese del Bloqueo", dando una vez más "una muestra de la unidad inquebrantable entre los trabajadores y su gobierno", para complacencia de las autoridades y de los invitados extranjeros quienes, tras múltiples festejos, tratamiento especial, comer bien y hacer turismo con los gastos pagados por Liborio, regresarán a su respectivos países hablando maravillas de Cuba, de su sistema y de su "original movimiento obrero", sin reclamos, manifestaciones, huelgas ni nada parecido.

Con ello asegurarán la invitación al próximo Congreso… si es que se realiza.

Comentarios [ 3 ]

Imagen de Anónimo

DICTADURAS DE DERECHAS Y DE IZQUIERDAS-

"SIMILITUDES Y COINCIDENCIAS".-CUBA DE FIDEL-ESPAÑA DE FRANCO.

-CENTRAL DE TRABAJADORES DE CUBA------SINDICATO VERTICAL FALANGE.

-FEDERAC. DE MUJERES CUBANAS----------SECCION FEMENINAS FALANGE.

-HIMNO NACIONAL EN MATUTINOS----CARA AL SOL EN MATUTINOS.

CASAS EN LA PLAYA-PLAN CTC------------CIUDAD DE VACAC. PARA OBREROS.

PARTIDO COMUNISTA DE CUBA---------EN ESPAÑA NO HABIA NINGUNO.

¡QUE PAIS!.

Imagen de Anónimo

Entre otras cosas aplaudieron la llegada del colectivo de Las Tunas que se habian retrasado porque la guagua se le rompio en el camino. Instaron a los participantes a abstenerse de ir al bano especialmente las damas porque no habia mucha agua para descargar y como colofon reiteraron que era un bocadito por persona que estaban contados.

Imagen de Anónimo

Este aritculo es una copia fiel de lo que sucede en estos llamados congresos. Yo solo me hago la pregunta y se las hago a aquellos que defienden aquello. Conocen algún lugar del mundo donde en una reunión donde se encuentran personas de diferentes ramas sociales, campesinos, medicos, profesionales, etc, las votaciones sean unanimes, ni una sola votacion en contra, ninguna abstencion. Fijense, le digo mas, ni en un solo congreso del partido, ni en una asamblea nacional, a la hora de votar, he podido ver alguien que levante la mano en contra de alguna propuesta, incluso, ya no en contra, sino que se abstenga. Ni en la familia mas unida los criterios u opiniones son iguales, siempre hay diferencia. Y señores esto ocurre hace ya 54 años, todo el mundo "piensa igual y considera los mismo". Y eso que alguien decia, la OPINION es como el trasero,  todo el mundo tiene uno.