Opinión

Un ballet para Alfy

Las declaraciones del multimillonario Fanjul sobre la posibilidad de invertir en Cuba comprueban la capacidad de la dictadura para seducir a sus víctimas.

Las declaraciones del multimillonario Alfonso "Alfy" Fanjul sobre la posibilidad de invertir en Cuba comprueban la capacidad de la dictadura para seducir a sus víctimas. Coacción por encantamiento. Los Fanjul son el símbolo de la burguesía progresista, creativa y cosmopolita que arrasó Fidel Castro. Como en las malas obras teatrales, este incongruente gesto desagrada, principalmente, por estar fuera de carácter.

La Seguridad del Estado domina el arte de reducirnos en nuestra debilidad. Sea la cocaína, el amor a la Iglesia o la urgencia de un trasplante de riñón. A estas alturas hemos visto de todo. Las impublicables y obesas poetisas encuentran en La Habana el reconocimiento público y el goce púbico. Un micrófono en la Tribuna Antiimperialista y mano suelta con la marihuana satisfacen a los músicos que fracasaron en Madrid y Nueva York. Una mulata caliente aplaca al subversivo gallego socialista. Al académico mediocre, un foro mediocre. Así es que la ambición, la pereza, la vanidad y el vicio destejen en la noche el manto de horror, concreto y recalcitrante horror, que la dictadura teje de día.

Para gente insobornable como Alfy Fanjul, con el ego intacto, las aspiraciones más que cumplidas y el bolsillo repleto, la parada sube en refinamiento y perspectiva. Se le vende, principalmente, la ilusión de jugar un papel en el instante crucial de la nación. "Esto no es solo un buen negocio", susurran las almohadas de las casas de protocolo. "Aquí estamos hablando de un destino. ¡La unidad de la familia cubana!" Una unidad promovida, ni más ni menos, por aquellos que han institucionalizado la desunión.

Cardenales, putas, novelistas, trovadores y taxistas, desde el camarero que sacude los manteles hasta el culto y amable compañero del MINREX, montan el gran ballet de una reconciliación que exige, como premisa, la perpetuación del verdugo. Tan fluida es la coreografía, tan vasto es el escenario, tantos son los bailarines, tan sutil y ecléctico es el libreto que cualquier sospecha supera el umbral del sentido común. La efectividad de las mejores estafas radica en su inverosimilitud.

Por su rango en el mundo empresarial, sus influencias en Washington y su bien ganado prestigio, los Fanjul son una joya que cualquier dictadura quisiera mostrar en su corona. Aunque fuera para una fotografía. La ganancia es inmediata. Se le resta a los oprimidos la credibilidad concedida a los opresores. Ahora hay que ver hasta dónde quiere andar Alfy con esta parásita mafia revolucionaria que destruyó la obra de su padre. El problema, a fin de cuentas, es de conciencia, honor y respeto a uno mismo.

Por lo demás, estas escaramuzas para salvar al cabo Raúl se estrellan contra la cruda realidad. (Nada más anticastrista que los hechos.) Recuerdo el vibrante llamado de Carlos Saladrigas, otro millonario cargado de buenas intenciones, para que los empresarios del exilio subieran al "tren de los cambios". Aquello era una cosa vehemente, definitiva, preñada de oportunidad.

Pues, bien, no sé cuántos empresarios de Miami se subieron a los herméticos vagones que iban rumbo…. ¿a dónde iban? Pero estoy seguro de que hay muchos asientos vacíos, considerando que casi medio millón de cuentapropistas se han bajado en plena marcha. Parece que a la prometida estación del tren de los cambios solo puede llegarse en el zepelín de la bobería.

En su hora final (porque esta es su hora final) la dictadura trata de construir la "unidad de la familia cubana". Los voceros de Raúl en la Iglesia Católica hablan de un espacio para "una oposición leal". Alfy Fanjul no es el primero ni será el último en bailar en esa decadente comparsa que cruza con los ojos vendados sobre las ruinas de cuatro generaciones. Todos los pueblos tienen un lado flaco. Por ahí le entran las desgracias, de esa carne putrefacta se nutren sus peores hijos. Nuestro lado flaco es la ligereza.   

Comentarios [ 47 ]

Imagen de Anónimo

Excelente análisis de una triste realidad.

Imagen de Anónimo

Lo que mata a Alfy es la arrogancia.Negocio con Cuba para que?

El esta encantado con toda la critica.Ahora todo el mundo sabe quien 

es Alfy Fanjul y el feliz.Churrig05@gmail.com

Imagen de Anónimo

Estos pillos se le escaparon a Tamacum, recuerdo que sedujeron nada menos que a Francisco  Franco con los mejores creditos, España compro la  azucar a un precio fijo que siempre fue ruinoso  en el mercado por la venta de los Pegazos y Barreiros, hasta este ultimo  se fue a Cuba a desarrolar la industria automotriz,  si en algo han triunfado ha sido en el engaño continuo mejoraron a Maquiavelo que es mucho ya decir. Pero sabes una cosa la oscuridad es larga pero siempre hay espacio para la luz.

Imagen de Anónimo

Dejen que Alfi invierta su dinero, si tiene mucho no le importara perder un poco si la cosa le saliera mal pero no creo que el haya hecho su fortuna precisamente haciendo malos negocios.  Si el logra hacer algun negocio, se abra roto el bloqueo y por donde salga el podran salir otros norteamericanos a quienes esa estupida ley viola su derecho elemental de negociar, viajar o lo que se les ocurra en un territorio tan proximo y atractivo para hombres de negocios y personas comunes que saben lo que es la libertad y acaso no es eso un buen ejemplo para el pueblo cubano que hasta hace poco no podia ni pararse en la puerta de un hotel -aunque ahora tampoco pueden muchos hacerlo porque los precios son prohibitivos.

Imagen de Anónimo

La capacidad de la dictadura para seducir ??? yo creo que es sencillamante la capacidad de los políticos (sean de izquierda o derecha) para olvidar cuando tienen entre manos grandes negocios. Déjanse de comer tanta mierda esperando una justicia divina que no existe, aquí la justicia la dictan los poderosos, no coman tanta pinga.

Imagen de Armienne la Puta

Anonimo.

no se que decir porque en Cuba todo es tan extraño y torcido pero las putas casi siempre somos liberales y rebeldes y no nos dejamos dominar ni avasallar por las autoridades ni la sociedad.

Imagen de Anónimo

Armienne, forman parte de la coreografia y como tal, indirecta e involuntariamente ayudan, habra otras, con mucho millaje y poco cerebro que lo hagan concientemente, yo creo que las que menos ayudan, son las que trabajan en lugares marginales para consumo nacional, no se si seran mas patriotas o mas infelices; no te sientas mal, todos los gremios son variopintos.

Imagen de Armienne la Puta

Anónimo de las 3.01

No creo que las jineteras en Cuba apoyen a un régimen que las reprime.

Imagen de Anónimo

Esopo, estas mas perdio que un Tomeguin en la Siberia, tirate del "Zeppelin de la Boberia", estas a tiempo, no esperes que pare, tirate.

Imagen de Anónimo

Seguimos sin aprender, primer se siguió ciegamente al fasineroso Fidelone, después esperamos por que los americanos resolverían el problema, ahora el hermanisimo les enseña un merengue y se creen que serán los nuevos conquistadores. Nada seguimos sin comprender que el único camino es la de la desobediencia civil y el bloqueo a lo tipo South África, el llamado bloqueo nunca a existido, somos los cubanos los primeros en romperlo y los americanos vendiéndole a la dictadura lo que quieran si les pagan adelantado, 400 contenedores descargaron en el nuevo puerto del mariel durante los actos de inauguración. 

vamos mal y seguiremos peor,