Política

Encuesta: Las visitas de estadounidenses a Cuba estarían fortaleciendo las posiciones antiembargo

El Departamento de Estado insiste en que los viajeros actúan como 'embajadores' de los valores democráticos, la economía de libre mercado y la libertad de expresión.

Cuando el presidente Barack Obama restableció los viajes de intercambio cultural a Cuba en 2011, la idea era que los estadounidenses actuaran como embajadores de su país, que es constantemente criticado por la prensa oficial de la Isla, reporta la AP.

Dos años y medio más tarde, una encuesta que fue compartida de manera exclusiva con The Associated Press sugiere que los viajes no solo están mejorando la visión que tienen los cubanos de Estados Unidos, también estarían cambiando las opiniones acerca de la Isla y las políticas de Washington hacia La Habana.

Los responsables de la encuesta entrevistaron a estadounidenses que viajaron a Cuba, por lo cual, en principio, tenían un disposición "favorable" o más abierta, contraria a la de quienes rechazan totalmente un acercamiento a la Isla.

Los organizadores de los viajes, además, tienden a tener más simpatía hacia la idea de atenuar o suprimir el embargo, aclaró la AP.

Aun así, según la agencia, los resultados de la encuesta, realizada por la empresa Friendly Planet Travel, con sede en Filadelfia, y que promueve visitas legales a Cuba, llaman la atención.

Las tres cuartas partes de los encuestados dijeron que viajaron atraídos por la curiosidad que sentían sobre cómo sería la vida en una nación que ha estado fuera del alcance de la mayoría de los estadounidenses durante décadas.

Antes de viajar, la opinión del 48% sobre el Gobierno de Raúl Castro era que se trataba de "un régimen comunista, represivo, que sofoca la individualidad y la creatividad".

Después de viajar, esa opinión cayó al 19%. Ahora el 30% de los de los encuestados cree que se trata de "un Gobierno fallido que está destinado a caer".

Lo más sorprendente es que el 88% de los viajeros dijo que es más probable que apoye un fin al embargo a Cuba luego de viajar al país.

Peggy Goldman, presidente de Friendly Planet Travel, dijo que los visitantes se sorprenden de lo difícil que es encontrar muchos bienes, incluso algo tan básico como una venda adhesiva.

Algunos dejan la Isla culpando al embargo estadounidense por la escasez, como hace constantemente el Gobierno cubano, aunque analistas creen que un sistema económico débil, ineficiente y plagado de corrupción es el fundamental responsable de las carencias.

"El día a día del cubano promedio es muy difícil. Cuando los viajeros van y ven esto, y lo padecen ellos mismos, es lógico que digan que (el embargo) no tiene sentido", dijo Goldman. El embargo "no ha derrocado al Gobierno en todos estos años. Tenemos que buscar otro camino", consideró.

'Solo lo que el régimen quiere que vean'

Goldman reconoció que su encuesta informal, que entrevistó a 423 estadounidenses que visitaron a Cuba en diciembre, no constituye una medición científica.

Pero otros en la industria turística cuentan una historia similar. "Algunas personas van y luego dicen que van a escribir cartas a sus senadores" para que se posiciones contra el embargo, dijo Jeff Philippe, un guía turístico de la empresa de Insight Cuba, que ha llevado 34 grupos a la Isla en poco más de un año.

Esta circunstancia podría dar munición a los oponentes del programa de Obama, que han advertido desde el principio que los tours son parcialmente organizados en cooperación con las entidades estatales cubanas, y que dejan que el Gobierno presente una cara fabricada para la ocasión y esconda sus defectos.

"Es difícil imaginar que alguien que esté expuesto a la realidad cubana se vaya con una visión más favorable del régimen de Castro", dijo el senador Marco Rubio, un republicano cubanoestadounidense de Florida. "Pero no es sorprendente escuchar que ese sea el caso con estos viajes de turistas a Cuba, ya que están diseñados específicamente para exponer a la gente solo a lo que el régimen quiere que vean".

"Está claro que estos viajes turísticos no hacen más que ayudar a la imagen del régimen, financiar su maquinaria represiva, y socavar el valiente trabajo de los combatientes de la democracia en Cuba", dijo Rubio.

En general, las visitas no incluyen contactos con los disidentes cubanos o grupos que el régimen considera molestos para sus intereses.

En una respuesta por escrito a una solicitud de la AP para que comentaran el tema, el Departamento de Estado dijo que la gente que ha viajado a la Isla "ha contribuido a que de parte de los cubanos haya una visión más realista y, por lo tanto, más positiva de los estadounidenses y de los Estados Unidos".

Llamó a los viajeros estadounidenses embajadores de los valores democráticos, la economía de libre mercado y la libertad de expresión. Que tras las visitas tengan "una disposición favorable a Cuba y hacia el cubano promedio no debe confundirse con apoyar a un sistema cuyo Gobierno es totalitario. El pueblo de Cuba tiene una poderosa y rica cultura, que es justamente lo que aprecian los visitantes de la Isla", afirmó.

Las empresas que organizan los viajes dicen apoyar a agricultores orgánicos cubanos, cantantes, artistas, músicos y empresarios que dirigen restaurantes privados. Aseguran que la participación del Gobierno cubano en la programación de los viajes es mínima y que siguen con cuidado las normas estadounidenses que prohíben el turismo.

"No es como ir a Corea del Norte, donde tienes que andar con guardaespaldas y solo hay algunos lugares adonde se puede ir", dijo Goldman.

La mayoría de quienes visitan a Cuba hablan de cálidas y aparentemente abiertas conversaciones con los cubanos. Algunos dicen que son conscientes de que viajar en autobuses con aire acondicionado y dormir en hoteles de lujo son circunstancias muy diferentes de la realidad que viven la mayoría de los cubanos.

"Es parte de la realidad, son mundos muy separados. Es una realidad casi esquizofrénica porque te tratan de manera muy diferente al común de las personas que viven aquí", dijo Allan Kessler, un banquero de Nueva York. "Pero, sí, conocemos a diferentes tipos de personas".

Kessler admitió, no obstante, que no pueden saber si las personas con las cuales interactúan "son seleccionadas o no" por el Gobierno.

Las estimaciones de cuántos estadounidenses viajan a Cuba legalmente en estos "intercambios culturales" varían entre 70.000 a 100.000 al año.

Comentarios [ 16 ]

Imagen de Anónimo

Me parece muy bien porque es parte del antibelicismo.

Imagen de Anónimo

El Departamento de Estado insiste en que los viajeros actúan como 'embajadores' de los valores democráticos, la economía de libre mercado y la libertad de expresión. SI DEBE SER POR ESO QUE "YA HAY  DEMOCRACIA" EN CHINA...y los chinos llevan mas de 20 annos haciendo negocios abierto con USA, y los americanos visitando China..Por que mejor no terminan de decir que quieren levantar el embargo porque EL PUEBLO CUBANOES IMPORTA UN BLEDO, y paran tan ESTUPIDAS excusas???

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 4.21 Sabemos que estás escribiendo desde una oficina de la seguridad del estado cubana donde te tienen atado con la cadena a la pata de la mesa, a cambio de que tu mujer jinetee libremente con los blumers que le llegan desde fuera, ya que tu gobierno no es capaz, ni sirve, ni para venderle blumers a las p....tas. Leyendo esta "redacción" tuya tipo "Antes de la revolución en cuba no habia escuela ni hospitales y los niños no tenían zapatos..." uno, si no lo era, acaba volviéndose radical y entendiendo que ante tanta perversión del alma lo único que salvaría a Cuba sería un tsunami 7 veces mas fuerte que el que se llevó el sur de Asia, y luevo, repoblarla.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 4 Feb 2014 - 11:49 pm.

Yo vivo de mi trabajo, como la inmensa mayoría de la gente, cubanos o no. Los vividores a los que me refiero son aquellos que usan el tema de Cuba y el anticastrismo 'intransigente, vertical" el 'anticomunismo' etc. para escalar posiciones, obtener el voto de los que les creen, sin aportar nada de verdad a esta situación. Hay toda una industria basada en este tema. Y no he dicho que 'se acabó el vivío", nada de eso, todavía no, pero dije que espero que se acabe, que Dios me de vida y salud para verlo, y que todos los que han hecho carrera en el extremismo, la hipocresía y el embobar a los menos lúcidos y más ofuscados, se queden colgados de la brocha y se pongan de verdad a trabajar. Si quieren ser políticos, pues que entonces trabajen para sus votantes, que si enarbolan la bandera cubana, entonces que aporten algo que valga la pena. Si desaparece lo que queda del embargo, se normalizan las relaciones entre Cuba y USA, entonces tendrán que cantar otra canción, si quieren mantener sus curules. Y la radio y la tv 'cubana' de Miami, necesitará darle un nuevo y más realista enfoque al tema cubano.

Imagen de Anónimo

El pecado original de EEUU en toda esta historia  que ya dura demasiado tiempo es pensar y actuar en clave democrática al menos con algo de ética con un ser narcisista,  y  ezquisofrénico y paranoico como FC que además carece completamente del don de la empatía y adolece de absoluta falta de escrúpulos para cualquier cosa. Que sigan pensando los EEUU que los viajes favorecen la transmisión del espíritu democrático a Cuba, si, esta bien. Estos grupos viaja a Cuba absolutamente controlados por el Dpto ideológico del PCC y de la policía política los llevan a los lugares que quieren y van a las universidadesa reunirse con alumnos y profesores previamente escogidos y con la sola misi´n de convencerles de lo buenísismo que él su revolución y su socialismo, en cambio los que van de Cuba a USA son también escogidos para hacer allí lo que los yumas no pueden hacer en Cuba, hacer arengas políticas en las universidades y espectáculos a favor del Socialismo. Por lo pronto los de USA no ha logrado cambiar nada y mientras Miami y las universidades de USA están totalmente minadas por izquierdosos radicales animados, pagados y adiestrados por los que muy bien colocados allí van a hacer propaganda a favor de la revolución. Fidel Castro,  100 USA, 0

Imagen de Anónimo

Lo que queda del embargo es ni más ni menos que esto: Cuba no puede obtener crédito de la banca norteamericana. Cuba tampoco puede utilizar el sistema bancario de EEUU para operaciones financieras. Las empresas norteamericanas no pueden enfrascarse en negocios con Cuba sin autorización previa. Cuba no puede vender sus mercancías en Estados Unidos. Los ciudadanos norteamericanos no pueden viajar a Cuba salvo que tengan permiso o sean de origen cubano.

Imagen de Anónimo

¿Cubiches vividores? ¿Y se acabó "el vivío"? ¿De qué habla este señor? Me pregunto por qué hay tanto resentido que para exponer sus ideas a favor de esto o aquello tiene que denostar a otros que ni siquiera se toman el trabajo de pensar en él. ¿Y de qué vives tú, anónimo de la 6:55 pm, si se puede saber, ya que hablas tan mal de los vividores?

Imagen de Anónimo

Alguien pudiera explicarme, que cosa, queda del Embargo, cuando hasta el Dinero Cash, sale de USA, directo a Cuba!!!!

Imagen de Anónimo

Anónimo - 4 Feb 2014 - 8:48 pm.Los demés países cuyos negocios fueron confiscados, Canadá, España, Francia etc. no están reclamando nada y mantienen relaciones comerciales con Cuba. Hace rato que se llegaron a acuerdos con esos gobiernos. En USA existe un ambiente favorable, tanto de parte de las empresas y comerciantes, como de la población en general, para el levantamiento del embargo a Cuba. Esa es la realidad. La otra realidad es que tanto Latinomérica como Europa y el resto del mundo se oponen a ese embargo. Y como vemos, no tienen reparos en retratarse con FC y Raúl, todo lo contrario. Estados Unidos no va a invadir Cuba, no es 1898. La gente en Cuba no se va a rebelar. Pero sí pueden reclamar sus derechos e ir cambiando la sociedad. Esto sucedería más rápido si hubiera normalización de relaciones entre USA y La Habana. Los Castro seniors tienen sus dias contados. Los que los sucederán no podrán ni querrán detener los cambios. Cuba no es China en ese sentido. Hay que ser realistas y aprovechar cualquier oportunidad para sentar las bases de una Cuba post-Castro mejor que la que existe hoy. El embargo y las arengas y consignas y votar por los republicanos cubiches no lo conseguirá. Si se quiere democracia en Cuba, pues hay que ir luchando por ella en Cuba y con el apoyo sensato de nosotros. Eso no es de un dia para otro.

Imagen de Anónimo

El "embargo"... EE.UU. tiene la libertad de determinar si ahora se olvida de cuando despojaron a sus empresas y a sus ciudadanos de todas las propiedades que poseyeron en Cuba. Aquellas "nacionalizaciones" que condujeron al comunismo total. Una manera de empezar la suspension del embargo consiste en que Raul empiece a devolver  propiedades a los norteamericanos, a los espanoles, ingleses, etc., y tambien a los cubanos, y que demuestre al mundo mediante elecciones multipartidistas que tiene el respaldo popular. Estoy seguro de que no las gana.