Política

Raúl y el 'hombre nuevo'

Con su mensaje de Año Nuevo, Castro II evidencia que su 'revolución' es solo un pasado muy doloroso. No tiene presente, y mucho menos futuro.

El "hombre nuevo" revolucionario que diseñaron el Che Guevara y Fidel Castro para el siglo XXI está totalmente desconectado de la revolución, se opone frontalmente a ella, o tiene como meta irse del país para vivir en el capitalismo.

El Che no vivió lo suficiente para constatar la inviabilidad de crear en el laboratorio estalinista una raza superior de hombres-corderos, pero Fidel Castro sí vive y cosecha en silencio desde Punto Cero los resultados de tan colosal idiotez.

Lo de idiotez lo admitió de hecho Raúl Castro en su discurso del primero de enero de 2014, aunque obviamente lo reconoció a la manera castrista: acusó a los "centros de poder global" (léase Washington) de "inducir la ruptura entre la dirección histórica de la revolución y las nuevas generaciones" y de "introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial enfiladas contra las esencias mismas de la revolución socialista".

Traducidas correctamente tales "denuncias", lo que realmente dijo el dictador fue que los jóvenes cubanos, y los no tan jóvenes, rechazan masivamente el régimen que él preside.  Nunca ningún jerarca de la cúpula dictatorial había admitido eso públicamente.

Volviendo al comandante argentino, para él y para el Castro mayor la revolución solo sería auténtica si era capaz de crear un "hombre nuevo" comunista listo para trabajar lleno de entusiasmo contagioso todo el tiempo en las tareas más duras, sin importarle la remuneración y dispuesto a sacrificarlo todo, incluso su familia, en el cumplimiento del deber.

Ese robot humano, tan enajenado que parece el personaje protagonizado por Charles Chaplin en la película Tiempos Modernos, sería el revolucionario cubano del siglo XXI. Un militante superior, despojado ya de remilgos pequeño-burgueses y convertido en una "fría máquina de matar", frase con la que el Che precisó en su Carta a la Conferencia Tricontinental de La Habana (1966) la capacidad que debía tener el verdadero revolucionario para pulverizar a los enemigos internos y externos de la revolución comunista mundial, el sueño frustrado de Trotski. Y para ello en esa misma carta llamó a incendiar el planeta con la consigna de "crear dos, tres, muchos Vietnam".

Superhombre nazi

El modelo de ciudadano guevarista-castrista sería una versión marxista del superhombre que los nazis tomaron prestado del filósofo Friederich Nietzsche, al que modificaron un poco y lo habilitaron para el Nuevo Orden Mundial fascista que duraría por lo menos 1.000 años.

Pero la sabia y tozuda realidad tampoco validó en Cuba la "raza" guevarista e iconoclasta, y ya desde la propia década de los años 60 dictó su veredicto: los proyectos sociales o ideológicos que niegan, desvirtúan o asfixian la naturaleza humana nacen ya muertos.

¿Cuál fue el "hombre nuevo" que parió la revolución que empobreció a los cubanos a niveles africanos, arrasó con buena parte de los valores sociales, éticos y humanísticos que imperaban en Cuba antes del cataclismo castrista, implantó en el tuétano de la sociedad la filosofía de "sálvese quien pueda", hizo emigrar a su capital humano, y encima convirtió la isla en una prisión gigante?

Ese cubano de a pie, víctima de abusos y privaciones de todo tipo, es todo un artífice de la doble cara: sabe mentir y disimular a la perfección para no buscarse problemas con el Gobierno, roba al Estado para poder sobrevivir, trata de trabajar lo menos posible si no es cuentapropista o campesino, no le interesa mucho estudiar, sino conseguir un empleo en el sector turístico o en una empresa mixta para obtener CUC, o dólares. Si no recibe muy jugosas remesas de un "gusano" de la diáspora acude al mercado negro para "resolver" los alimentos y todo lo que necesitan él y su familia.

Es más, a no ser que sea uno de los tantos valerosos disidentes, una Dama de Blanco, o un  defensor de los derechos humanos, prefiere no oír hablar de amor a la patria, o de solidaridad. No le importan demasiado los héroes y los próceres, y ni siquiera Martí, Maceo o Céspedes le dicen mucho. Otros, los menos, son delincuentes o jineteras.

La culpa es del totí

Difícil debió ser la conversación que seguramente tuvo Raúl con su hermano al informarle que en Santiago de Cuba en su discurso del primero de enero iba a reconocer la desconexión entre "las nuevas generaciones" y la revolución. El mayor de los Castro, menos proclive que su hermano a aceptar la realidad tal y como es, probablemente se negó hasta que Raúl le aclaró que por supuesto lo haría acusando a los "centros de poder global" de socavar la entereza revolucionaria del pueblo, etc.  Es decir, que una vez más le echaría la culpa de todo al totí del Norte.

Y muy importante, el General le advirtió a quienes creen ver reformas en Cuba que no se hagan ya más ilusiones, pues en el país seguirá rigiendo el dogma anticapitalista marxista-leninista. Que desmayen eso de que va a haber una apertura a la economía de mercado, ni siquiera de estilo chino, y menos una flexibilización del sistema político para tornarlo más pragmático y  menos represivo.

'Pioneros por el comunismo…'

Pero tal vez lo más significativo de todo es que sin proponérselo el dictador reconoció oficialmente el fracaso de los 55 años de lavado de cerebro político-ideológico, y la inutilidad de hacer jurar a los niños la frase de "Pioneros por el comunismo, seremos como el Che".

Ambos hermanos Castro saben contrastar muy bien que fueron los jóvenes quienes en los años 50 encabezaron la rebelión contra la dictadura batistiana, y que son hoy los jóvenes  quienes más rechazan la "revolución" que ellos supuestamente debían continuar. Ello revela la urgente necesidad de que la pesadilla castrista llegue a su fin.

Irónicamente el llamado "relevo de la revolución" es el que más resistencia le opone. Tanto abiertamente en la lucha por la libertad y la restauración de  los derechos ciudadanos que Cuba no tiene desde 1952, o negándose a participar en las tareas convocadas por el régimen y desvinculándose de la vida política y social. Esto último es lo más parecido a una huelga de brazos caídos de carácter permanente, que se amplía sin cesar.

La Unión de Jóvenes Comunistas no sabe ya qué hacer para detener el éxodo de militantes y para atraer a nuevos miembros. Muchos al llegar a la edad de pasar al Partico Comunista (PCC) declinan ese "honor". Eso explica por qué en un país comunista con 11.2 millones de habitantes hay 762.000 militantes (en abril de 2013) del partido gobernante (único legal), solo un 8.7% de la población adulta de la nación.

Y es que los jóvenes de hoy, sus padres y abuelos, han visto frustradas sus esperanzas de una vida mejor, como les prometieron. El futuro nunca llegó. Ello debiera ser suficiente para que los hermanos Castro tuvieran el decoro de renunciar al poder de una vez, y pedirle perdón al pueblo cubano por tanto sufrimiento, y por tantísimo tiempo.

En fin, con su mensaje de Año Nuevo Castro II evidenció que la revolución cubana es solo pasado y muy doloroso. No tiene presente, y mucho menos futuro.

Comentarios [ 40 ]

Imagen de Anónimo

Felicito al autor y a Diario de Cuba por este excelente analisis del "hombre nuevo" que soñaron los Castro y el Che, y que hoy constituye la primcipal fuerza de oposicion al regimen

Imagen de Anónimo

FORMIDABLE ARTICULO que la izquierda intelectual debiera tener en  cuenta antes de apoyar a los cuatreros hermanos Castro.

Imagen de Anónimo

El Che no vivio para verlo, pero Fidel vive y sin tuviera un atomo de verguenza deberia pedir perdon a todos por la comemier... esa del hombre nuevo.

Imagen de Anónimo

Me gusta mucho este articulo sobre la verracada del hombre nuevo comunista en Cuba

Imagen de Anónimo

Mi padre fue comunista de siempre, yo nací en un hogar humilde; lo que vi de él siempre fue honradez y sacrificio, era cuando el concepto de comunista era una especie de Jesuita que se sacrificaba y lo daba todo por el prójimo.

Cuando recibí el carnet de la UJC sentí gran emoción, me creí en la cúspide de la pureza humana; fui militante del Partido Comunista, obtuve reconocimientos por mi entrega desinteresada a la causa de la Revolución(?), esa en la que todos fuimos engañados miserablemente por este psicópata; ese que me hipnótizó como un absoluto estúpido, fui victima del encanto manipulador de su verborrea asquerosa a partir de mi analfabetismo político ideológico e imagino poco desarrollo personal.

Me moví en la cúspide "revolucionaria" y comencé a conocer la verdadera realidad y el asco me empezó a bañar mi alma, la mentira, el odio, la sinrazón..... A pedazos se cayó toda aquella mentira; parafraseando la frase de Martí: "Viví en el mostruo y le conocí las entrañas" y hasta el día de hoy me sigue asqueando cada ignominia que han cometido estos indeseables en Cuba, al extremo que llego a rechazar mi país hasta sentirme sin patria; soy un producto de ellos.

Confio en que un día llegue la "justicia universal", aquello que hace volver a su lugar todo lo que se sale de lo hermosamente humano. Pedro Perez Arteaga.

Imagen de Anónimo

Tengo la impresion de que  Yamil Simon no ha leido bien a Nietzche. Ese germano racista anti-hebreo solo hizo daño con su concepcion aberrante del mundo.

Pedrito

Imagen de Anónimo

YAMIL SIMON insiste en beatificar o  CANONIZAR a Nietzch, un misántropo amargado que destiló en su obra literaria y folosófica un racismo REPUGNANTE y un  ODIO PATOLóGICO a la especia humana. No, amigo Yamil, usted se equivoca, Nietzche sí fue la INSPIRACION de los nazis para crear su hombre ideal superior. Quienes saben leer a Nietzche lo  aborrecen y se distancian de su odio al hombre y a la vida

Imagen de Anónimo

Yo no se quien es Orlando Luis Pardo, al menos es uno de los pocos que firma con nombre propio y no se esconde detras de anonimos. No busco polemica, ni tengo tiempo para eso, pero aqui algunos parecen haber leido a Nietzsche en la pared de un sanitario. El sentido de responsabilidad y no la tentacion del adversario es lo que me motiva un segundo y ultimo comentario. Los nazis pueden haber copiado alguna que otra idea de "Asi hablaba Zaratrusta", como el sionismo lo hizo tambien. ?Que odiaba a los judios?  Theodor Herzl, Martin Buber, Nordau, Hillel Zeitlin y muchos mas son ejemplos de sionistas motivados por sus ideas. Sin animos de ofender, si las respuestas van a ser tan ignorantes como la que dieron para criticar al senhor Pardo no se molesten, apenas tengo tiempo para visitar el sitio. Como dije en mi anterior comentario si alguien esta interesado sinceramente en entender un poco mas de su magnifica obra le recomiendo leer a Thomas Mann o Albert Camus refiriendose a Nietzsche. No creo que ninguno de los dos pueda ser asociado con el 'odio a la hunmanidad'.

Respetuosamnete,

Yamil Simon

 

Imagen de Anónimo

el hombre nuevo es como un cohete fue lanzado pero no llego a orbitar.raulita quiere casi llorar porque no es lider dela juventud  ni de los viegos.esta desilusionado porque los esclavos no lo sigue.fidel tiene que volver a liderear el paia con dos miletas y 4 sosteniendolo,y diciendo que la invasion viene,y que cuba en 50 anos estara mejor.tantas mentiras dijo que pesan por eso esta doblado.

Imagen de Anónimo

Pedro Perez Arteaga: Tiene Ud. toda la razón. Eso no lo endereza  ni un tsunami como el del sur de Asia, y volviéndola a repoblar despues, con finlandeses y noruegos a poder ser, teniendo mucho cuidado que no lleven ningun librito que promulgue el comunismo. Toda esta gentuza despreciable que hoy ostenta el poder, mañana, cuando hagan la transición a la rusa y saquen a la calle su dinero, seguirá ahí, en el  poder; y como a los rusos, habran colas para besarles sus manos con un anillo tipo tuerca de rueda de camión de oro en cada dedo. Todos los chivatos y esbirros cibernéticos de posts aquí presentes recibirán un escupitajo desde un bentley con la parrilla de oro, cuando extiendan la mano para pedir una limosna a la infameinfantamariela, a toni castro, y a toda la banda de cuatreros gasteriles secuaces servidores y seguidores de las hienas de biran.