Sindicatos

De tal documento base, tal congreso obrero

Archivado en:

Las discusiones alrededor del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba presagian lo peor.

Una vez conocido el anteproyecto de Documento Base del XX Congreso de la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), publicado en el periódico Trabajadores y actualmente discutido en todas las secciones sindicales del país, no es difícil imaginar cómo será esa magna cita oficialista a celebrarse en febrero de 2014.

Vamos a presenciar un cónclave que abogará por incrementar la sindicalización de la mayor cantidad de trabajadores posible, y así frenar la creciente tendencia a abandonar los sindicatos que se aprecia a lo largo y ancho del país. Una tendencia que responde, sin dudas, a la deteriorada imagen que los colectivos laborales tienen de los sindicatos.

En ese contexto, es casi seguro que los directivos de la CTC reafirmen la determinación de sindicalizar también a los trabajadores por cuenta propia. Claro, si pudiesen mezclarlos con afiliados de entidades estatales, sería lo ideal. De esa forma podrían controlarlos mejor, y sería más fácil convencerlos de que paguen puntualmente sus impuestos.

Es evidente que el fantasma del sindicato paralelo Solidaridad, en Polonia, se hace presente cada vez que a las autoridades no les queda más remedio que admitir la creación de secciones sindicales formadas únicamente por cuentapropistas.

El XX Congreso, por supuesto, va a demandar de los trabajadores el apoyo incondicional a los cambios que se vienen implementando a propósito de la actualización del modelo económico. Se les pedirá a los trabajadores que respalden la política de modernización de la empresa estatal, aun si ello significa el despido masivo de empleados públicos. Y se recalcará que el momento no es propicio para exigir aumentos de salario. Que todos recuerden lo expresado por Raúl Castro en el sentido de que no se moverán los salarios hasta tanto no se aumenten la producción y la productividad.

Claro, es de suponer que Salvador Valdés Mesa, Ulises Guilarte de Nacimiento y el resto de la tropa élite de la CTC tengan bien pensada la respuesta que van a ofrecer si del seno del plenario brotara la siguiente interrogante: ¿Y entonces por qué hay incrementos salariales para los deportistas?

La reunión sindical será propicia para insistir en el "peligro" que corre Cuba mientras exista el imperio del Norte. Por eso se llamará a todos los colectivos obreros a intensificar la preparación para rechazar una posible agresión del enemigo. Y por ello se justificarán las maniobras militares al estilo de Bastión-2013, así como el enrolamiento de los trabajadores en las Milicias de Tropas Territoriales (MTT).

A propósito, y dado que la CTC considera que no debe abandonarse el hábito de que los trabajadores abonen un día de su salario para la defensa del régimen, ahora se ha instaurado "el aporte al día de la Patria", un sustituto del pago para financiar las MTT. Es el mismo perro con distinto collar, dirán los abrumados obreros, quienes verán evaporarse aún más sus magros salarios.

Del 'aparato' a la masa obrera

A pesar de la extensa nómina de custodios profesionales que vigilan en los centros laborales, la CTC se pronunciará por fortalecer la guardia obrera, en un intento por detener la ola de robos y desvíos de recursos que asola a fábricas, empresas y demás entidades. Mientras tanto, la contralora general Gladys Bejarano persistirá en el empeño de perfeccionar el control interno; un control que a veces son los propios jefes los primeros en desconocer.

Como sucede en todos los eventos progubernamentales que se efectúan en Cuba, no faltará la arenga a favor de la liberación de los espías presos en Estados Unidos. Algunos delegados a este Congreso, con importantes asuntos que plantear, notarán con pesar que el tiempo se les esfuma en medio de estériles disquisiciones. Y tomarán los micrófonos los familiares de "los cinco", el ya liberado agente René González, y algún que otro invitado extranjero, de esos que la señora Kenia Serrano y sus muchachos del Instituto Cubano de Amistad con los Pueblos, reclutan en todas partes para que armen la algarabía. Tal vez hasta Ricardo Alarcón se embulle, deje su pijama casero y se dé una vuelta por el Congreso. Y muy importante: el XX Congreso seguirá exigiendo la libertad de los "cinco héroes". No importa que ya para esa fecha solo queden tres en prisión ante la cercana liberación de Fernando González Llort.

Los delegados al Congreso opinarán que debe desaparecer la formalidad en la selección de los dirigentes sindicales a nivel de base, y que sean los mejores y más capaces los que asuman las responsabilidades. Porque, cómo entender que en un centro de investigación donde abundan los licenciados, másteres y doctores, el secretario general de la sección sindical sea un auxiliar de limpieza. Eso demuestra apatía y desinterés por el trabajo sindical de los cuadros con mayor preparación.

Por último, dos certezas deben acompañarnos a la hora de vislumbrar el epílogo de este Congreso. Por una parte, no será difícil dilucidar quién será el nuevo mandamás de la CTC. Asistiremos a la crónica de una elección anunciada: el señor Ulises Guilarte de Nacimiento, miembro del Comité Central del Partido Comunista, y presidente de la Comisión Organizadora de este Congreso, se convertirá en el secretario general de la CTC. Por otro lado, nadie dudará de que este Congreso, en lugar de defender los intereses de los trabajadores, solo habrá servido para que el aparato de poder transmita sus directivas a la masa obrera.

Comentarios [ 2 ]

Imagen de Anónimo

Para que hacer un congreso y gastarse millones si ya todo esta dicho en este articulo?

Mejor hagan copias y repartanlas en las Secciones Sindicales de eso que llaman CTC, solavaya, que nunca ha servido para nada.

Imagen de Anónimo

siguen entreteniendo a las "masas" con el enemigo yanqui cuando el verdadero enemigo está en casa.