Lunes, 21 de Agosto de 2017
02:42 CEST.
Sociedad

La tortura de los jubilados

Archivado en

Según el Centro de Estudios de Población y Desarrollo de la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, se pronostica que la Isla alcanzará a finales del año 2025 un 26,1% de personas con edades de 60 años y más, lo que nos convierte en un país con uno de los índices de mayor envejecimiento de América Latina. Ser jubilado en la Cuba de hoy significa pertenecer a un grupo poblacional distinguido no solo por la improductividad, sino también por sus bajos recursos económicos.

La "revolución" se enorgullece de haber mejorado la calidad de vida de los cubanos, sobre todo en la salud. Hoy podemos satisfacernos de unas expectativas de vida comparables a la de países desarrollados (75 años de promedio), mérito ensalzable si dicha calidad se mantuviera en todos los aspectos de la vida de los adultos mayores.

Hoy, si los jubilados quieren complementar sus ingresos, no tienen otra opción que acudir a la ayuda de familiares o acogerse al cuentapropismo. Se ha hecho común ver a ancianos en cualquier barrio, sentados o deambulando, vendiendo cigarros a menudeo, maní o cualquier otro producto deficitario que les permita obtener un dinero diario para poder afrontar unos precios en alza frente a salarios inamovibles.

En Santiago de Cuba ya es un hecho cotidiano ver, dos veces al mes, el denigrante espectáculo de los bancos sobresaturados de ancianos, haciendo colas desde la noche anterior, colmando aceras y parques aledaños a las instituciones bancarias durante varias horas y a veces hasta días, a la espera de cobrar. Son hombres y mujeres que le han dedicado cuarenta años de trabajo o más a un Gobierno que hoy les retribuye con la tortura del cobro de una mísera pensión.

Los jubilados están divididos en dos grandes grupos: los que cobran hasta 200 pesos (3.07 euros) y los que cobran más que esto, los primeros a finales de mes y los segundos a principios. De hecho, los bancos han tenido que tomar medidas al respecto: los días designados para este pago los pensionados tienen preferencia y no se atiende a otras personas.

Para María Elena, de 76 años, peluquera jubilada, el día del cobro se ha convertido en el más importante de su vida desde hace 10 años.

"En los dos o tres días que me dura la pensión me doy mis gustos, me puedo comprar un buen bocadito de jamón y queso, comprar carne, y hacer algún que otro arreglo. Pero para mí lo más importante es la comida, aunque sea mala", comenta frente a la cola del cobro del Banco Popular de Ahorro.

Ella pertenece a los más de 2 millones mayores de 60 años que perciben un ingreso por debajo del salario promedio. Imbuidos muchos de ellos del "espíritu" de inicios de la revolución, se aferran a la libreta de abastecimiento y a la fe de que el gobierno los protegerá. No comprenden que los cambios económicos anunciados apuntan a una velada sociedad de mercado que desde ya los tiene apartados.

Hilda, de 81 años, jubilada del sector de Servicios Comunales, declara: "Vivo gracias al apoyo de mis hijos, que me dan a vender productos del mercado negro de los que obtengo mi ganancia. No es fácil para nosotros, porque también tenemos limitaciones de salud y las posibilidades de que alguien te dé un trabajo no existen. Menos ahora que están sacando a los jóvenes".

El reto de la ancianidad

Encarar los problemas del envejecimiento es un reto para el Gobierno. En Santiago de Cuba, con una población superior a los 500.000 habitantes, existen dos asilos cuyas capacidades están agotadas, y dos casas de abuelos, dedicadas al cuidado diurno. Obviamente, dichos centros son insuficientes ante la creciente demanda.

Se han creado opciones de ayuda que brindan comidas a ancianos desvalidos en diversos comedores obreros de empresas cercanas a sus barrios, e incluso se ha acudido al sector privado. Son intentos incipientes de una realidad que todavía no se sabe cómo asumir.

Pedro Ángel, jubilado de la construcción de 86 años y discapacitado, dice que quiere entrar a un asilo pero no lo consigue por falta de plazas. Hay que esperar que los que están se mueran: "Me paso el día solo en la casa hasta que llega mi hija, me falta una pierna, recibo dos almuerzos gratis semanales de una paladar de un italiano, y con una sola pierna no puedo valerme por mí mismo, espero que me den la plaza antes de morirme".

Los paliativos no resuelven los problemas. La situación afecta también a los trabajadores, pues son los hijos los que, en la mayoría de los casos, asumen los cuidados de los padres. Lo hacen empleando a una persona o dejando de trabajar ellos mismos, pues contratar una ayuda —con un costo promedio de entre 300 y 500 pesos mensuales (26 euros)— es algo inalcanzable para el sueldo medio.

Las soluciones no están a la vista. En medio de la "restructuración económica", atender los problemas de los ancianos parece no ser prioritario. Pero algo debe hacerse, pues la situación se agravará. Según un artículo del diario oficial Granma sobre la nueva Ley de Seguridad Social, en 2025 la población mayor de 60 años pasará de tres millones de personas.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 22 ]

Imagen de Anónimo

la mayoria de esos biejos fueron comunistas, porque en 1962 cuando camarioca se pudo ir casi todo el q no estava de acuerdo y el q no se pudo ir en ese tiempo siguio luchando hasta q pudo salir, muchos de estos retirados hoy apoyaron a los castros como si fueran dioses y claro hay muchos q tambien no estavan con ellos pero no se pudieron ir ,pagan justos por pecadores ,pero en fin los mas jodidos son los q fueron castristas q casi no tienen a nedie fuera q los ayude ahora. recogiendo lo que sembraron, muchos estoy seguro gritaron ,paredon, y tiraron huevos asi q no se quejen ahora.

Imagen de Anónimo

Si, a fin de cuentas es una desgracia porque si no les mandas algo, se mueren de hambre, asi es como comunistas recalcitrantes de toda la vida, chivatientes empedernidos que jodieron a distra y siniestra, que consiguieron que echaran de escuelas y trabajos a tantos cientos de personas, que participaron en actos de repudio, que arrastraron y apedrearon a sus hermanos por el solo hecho de pensar diferente, ahora son tratados como lo que la dictadura piensa de ellos, una basura inservible que sobrevive gracias al apoyo de los "gusanos", de los familiares a quienes ellos despreciaron y maltrataron... qué desgracia la nuestra... si no les mandas nada, se mueren de hambre y eso lo llevarías en la conciencia, si les mandas algo, castro es quien lo cobra de todos modos. POr eso, como dice un amigo, el propósito fundamental de la dictadura cubana ha sido producir esclavos y prisioneros. Deja salir a unos para que desde fuera les mantengan a los de adentro... en fin, una desgracia y una verguenza. Si pudiéramos optar, si por un mes solo los cubanos dejásemos de enviarles el "dinerito", aquello se hunde en un mes y una semana. 

Imagen de Anónimo

 Efectivamente...no todos los que hoy son ancianos apoyaron la dictadura..pero no tuvieron oportunidad como nosotros de huir de alli. No les queda mas remedio que vegetar y esperar que les llegue la muerte. Para ellos tambien mi compasion. Cuando tengo oportunidad les envio ayuda, aunque no sean mis familiares....

Imagen de Anónimo

mis cuñadas marxistas leninistas y todos las "istas" que se les puedan agregar estan retiradas en Cuba, una Licenciada en Física y la otra en Ciencias.......el retiro culeco que reciben no les alcanza ni para el "papel sanitario", pero viven "muy cómodas" con el dinero que les gira todos los meses el "gusano del hermano" que con el RETIRO que recibe de haber trabajado toda su vida en el "imperio" comparte con ellas lo que tan poco ellas compartieron con él, pero claro ese es el cubano buena gente y sobre todo OLVIDADIZO cuando de la familia se trata.  

Imagen de Anónimo

Que bueno se esta poniendo esto pa los HP que me reprieron cuendo yo era joven!

Imagen de Anónimo

Las ciberhienas castristas se aprovechan, como siempre, de este tipo de tema, para verter su veneno en forma de anonimos extremistas, con el fin de dividir a los de aca y los de alla y hacer lucir mal a la oposicion anticastrista. Como no tienen moral, se pueden dar el lujo de valerse  de cualquier canallada.

Imagen de Armienne la Puta

Que pena con quienes pasaron una vida trabajando porque los que fueron comunistas se lo merecen.

Imagen de Anónimo

El extremismo, a favor o en contra de una idea, un sistema o un hombre es dañino, porque en última instancia a los que perjudica es a sus semejantes y no a las causas que combaten o apoyan. De esas personas que hoy mal sobreviven en su vejez en una Cuba en ruinas, estoy seguro que muy pocos son, o han sido, esbirros de la dictadura de los Casto, lo que sí creo es que la mayoría en un inicio los apoyaron, pero fueron engañados y explotados por la claque que se apodero del país con falsas promesas de mejoras para el pueblo, aventureros que aprovechándose de una coyuntura histórica, obtuvieron una amplia aceptación popular y que después traicionaron, con su ambición desmedida de poder y demagogia.  Entender que todo el que actualmente vive en Cuba, joven o viejo, es sinónimo de que apoya a la dictadura es un error de apreciación de la realidad inmenso, la población cubana, sobre todo los más jóvenes y los más viejos, son en su inmensa mayoría los que más detestan la dictadura que se les impone y en la que se ven, por circunstancias muy diversas, obligados a vivir.

Imagen de AdelaCuba

La prostitución y esto del maltrato a los ancianos, el que sean rechazados por su propia gente serán las consecuencias del final de esa isla. No importan que hayan apoyado a los tiranos hace mil años atrás. No todo el mundo se fue de Cuba y algunos cometieron el error. Al final los peores están en Miami y los gusanos hicieron nada para no permitirlos allí. Las culturas que destruyen sus ancianos son culturas torpes, pues no tienen un caudal historico que les muestre el camino venidero. Los resultados futuros de esta gran pena serán de grados inmensos. Los jóvenes de hoy crecerán odiando ser viejos; algo que les causara grandes problemas con ellos mismo y tendrán cero interés en cuidar de sus padres o cualquier otro anciano a sus alrededores. Estoy segura que sin esperar al futuro; hoy los ancianos que se quedan solos los invaden y a la cañona se les meten en sus casas y quien sabe; hasta matarlos puedan. No puedo dejar de pensar en ello y me inunda la tristeza y el pesar. Solo me conforma saber que el Karma existe y tarde o temprano podrá cobrar en grande a quienes maltratan a los ancianos.     

Imagen de Anónimo

lo siento pero esos comencandelas sse lo merecen y mas!