Sábado, 17 de Noviembre de 2018
Última actualización: 01:16 CET
Opinión

Unificación monetaria: causas y límites

Entre las reformas parciales del gobierno de Raúl Castro se anunció la puesta en vigor de un cronograma de medidas para eliminar la dualidad monetaria, implementada a raíz de la pérdida de los subsidios soviéticos. Una mirada retrospectiva al tema ayuda a identificar algunas de las causas y limitaciones del  anunciado cronograma.

En el período comprendido entre las dos grandes guerras de independencia que tuvieron lugar en la segunda mitad del siglo XIX cubano, la Isla se convirtió en el primer país en arribar al millón de toneladas de azúcar, de la cual más del 90% se exportaba hacia Estados Unidos. Ello permitió al país vecino imponer a España el tratado de reciprocidad comercial conocido como Bill Mc Kinley, mediante el cual se estableció la libre entrada de azúcar cubana a esa nación. De forma simultánea se desarrolló una alta concentración de la propiedad agraria, especialmente en compañías norteamericanas. En esa condición de dependencia económica, al cesar la dominación española el gobierno de ocupación introdujo el dólar como patrón monetario básico, el cual se fue imponiendo hasta la desaparición de las monedas restantes (francesas, españolas, mexicanas), lo que explica la presencia del dólar en los primeros años de  la República nacida en 1902.

En ese contexto, con el propósito nacionalista de disminuir la dependencia respecto al dólar norteamericano, el gobierno del general Mario García Menocal dictó en 1914 la Ley de  Defensa Económica, la cual dio nacimiento a la moneda nacional. Esa ley estableció un patrón de oro como unidad monetaria con el mismo peso y ley que el dólar. Así, de una decisión nacionalista, emergió la primera versión de dualidad monetaria en Cuba, que duró hasta los años 50 del pasado siglo.

De forma diferente, en 1991, la desaparición de la Unión Soviética provocó la pérdida de las enormes subvenciones basadas en relaciones ideológicas, las cuales solaparon durante décadas la ineficiencia del modelo cubano. Ese hecho, unido a la depresión en los precios del azúcar, condujo al país a una profunda crisis estructural bautizada con el eufemismo de Período Especial en Tiempos de Paz. En respuesta a la crisis, el gobierno cubano, en lugar de emprender una reforma profunda dirigida a lograr una economía propia y eficiente, definió una estrategia dirigida a salvar al modelo y conservar el poder. Con ese fin introdujo varias medidas  coyunturales.

En 1993 se crearon las Unidades Básicas de Producción Cooperativas, mediante las que se les entregó una parte de las tierras ociosas del Estado a los trabajadores en condición de usufructo; se autorizaron los mercados campesinos y el trabajo por cuenta propia; se dio la entrada al turismo y a la inversión extranjera; se admitieron las remesas familiares del exterior; se despenalizó la tenencia del dólar y, en 1994, se autorizó su libre circulación, dando lugar a la actual dualidad monetaria.

Como puede apreciarse, la dualidad monetaria introducida en 1914 fue motivada por razones diametralmente opuestas a la ocurrida en 1994. La primera creó e introdujo la moneda nacional paralela al dólar, la segunda legalizó al dólar paralelo a la moneda nacional.

El camino y la voluntad política

Las causas que condujeron a la dolarización en 1994 tienen su raíz en las primeras medidas revolucionarias, cuyo fin declarado era la desaparición de todas las relaciones mercantiles y, con ellas, del dinero. En 1960 se nacionalizaron todas las entidades bancarias nacionales y extranjeras que existían en Cuba, en 1961 se centralizaron en manos del Estado, mientras la dirección de esas actividades se puso en manos de los revolucionarios procedentes de la lucha armada. Así ocurrió con figuras cuya concepción de la economía difería de las del líder de la revolución, como ocurrió con el economista Felipe Pazos Roque, fundador y primer presidente del Banco Nacional de Cuba desde su fundación en 1948, quien a pesar de renunciar a esa responsabilidad por su posición contra el Golpe de Estado de 1952 y ser nombrado nuevamente al frente de esa institución en 1959, fue sustituido unos meses después por el comandante Ernesto Guevara.

La marcha del proceso fue más o menos la siguiente: se introdujo el dólar en 1994; se creó el peso convertible (CUC), una segunda moneda nacional como alternativa al dólar y con el mismo valor que éste; en 2004 se eliminó la circulación del dólar; luego se impuso un impuesto al dólar del 10% y se revaluó el CUC con relación al dólar en un 8%; en marzo de 2011 se retomó el valor original de uno a uno pero se mantuvo el impuesto del 10%. En resumen, se mantuvo la dualidad gracias a la cual Cuba es el único país del mundo con dos monedas nacionales, ninguna de las cuales es realmente convertible.

La dolarización y la dualidad monetaria, además de multiplicar la diferenciación social, aumentaron la pérdida del poco valor que ya tenía el peso cubano, una de cuyas manifestaciones fue la inflación expresada en los precios del mercado negro, en la disminución de los menguados salarios y en el desestímulo a la producción.

La moneda cubana, representación del dinero, perdió o disminuyó sus funciones como medida de valor, instrumento de adquisición de bienes, medio de atesoramiento, instrumento de liberación de deudas y medio de pago. Por ese resultado la unificación monetaria, si bien constituye un paso imprescindible para el actual o para cualquier otro Gobierno, no resolverá  la actual crisis estructural, debido a que la moneda cubana no está respaldada por el Producto Interno Bruto, es decir, por la suma de los bienes y servicios que le permitan reasumir sus funciones y equipararse a las monedas foráneas.

La salida está en priorizar la eficiencia productiva, para lo cual se requiere de la inversión nacional y extranjera, que provea al país de capital, tecnología y mercados, lo que a su vez exige una nueva Ley de Inversiones y la elevación de los salarios actuales, que no alcanzan para cubrir más de la tercera parte de las necesidades básicas.

Pero como solo se puede distribuir lo que se produce, el Gobierno se enfrenta a una compleja contradicción: sin aumentos de salarios los cubanos no están dispuestos a producir y sin producción es imposible elevar los salarios, por lo que la unificación monetaria por sí sola resultará fútil.

En fin, que continúa en falta un proyecto integral que incluya la descentralización de la economía, permita la formación de una clase media, destrabe los obstáculos que frenan la producción y restituya los derechos y libertades ciudadanas. El camino está claro, lo que falta es la voluntad política para transitarlo.

20 comentarios

Imagen de César Rodríguez

El mismo círculo vicioso. Sin aumentar los salarios da lo mismo que moneda sea la que quede. Los salarios no los van a subir porque ni quieren, ni pueden. Para poder tienen que trasformar la economía de una manera tal que alguna gente puede acumular capital y ese es el miedo mas grande del gobierno, porque mientras mas dinero tiene la gente menos poder tiene el gobierno y ese gobierno primero mata a todo el mundo que perder su poder.

Imagen de Anónimo

Esto no es sino una estratagema mas de los dictadores Castros para prolongar su estadia en el poder, y a la vez, confundir a la opinion publica internacional, haciendoles creer que ellos estan haciendo cambios en la isla-carcel. Los cubanos conocemos muy bien las estrategicas totalitarias de los que nos han robado la libertad por mas de 54 años. Alla los tontos-inutiles izquierdistas y comunistas de latinoamerica y europa, que son a los unicos que les dara gracia esta nueva burla de los tiranos del Caribe.

Imagen de Anónimo

Libertades + mercado libre = nauseas al régimen, ¿No les parece que eso no está ni ha estado durante 54 años en la mente del régimen?, es que ese ha sido su principal bandera de lucha contra el tan odiado capitalismo y no van a dar la mano a torcer, al final de todo seguirán empeñados en emparejar hacia abajo y el que le cresca un poco el bolsillo lo muelen como picadillo, solo ellos los elegidos pueden vivir bíen aunque no sepan ni poner un tornillo ni produzcan absolutamente nada, el árticulo grafica muy bíen el problema cubano y su situación aberrante sobre el tema económico con estos viejos vivos aún a la cabeza de régimen no hay nada que esperar para el cubano de a píe y seguirán primando las ilegalidades y la bolsa negra como medio de escape al grave problema del nivel de vida de la gente, ellos los viejetes no entienden nada de nada y no quieren aprender tampoco, la economía esta presente en cada uno de nosotros desde que abrimos los ojos en la mañana y hasta cuando dormimos y no puede ser manejada como tropa de soldados sino te hundes.

Imagen de Anónimo

La unica razon de la doble moneda era robarle dinero a los que reciben remesas en dolares, el cambio era 1 cuc = 0.80 dolar. En dependencia de las medidas del presidente de EUA en cuanto a apretar o aflojar, castro le quitaba o le aumentaba el valor al dolar, de modo tal que los otroras "traidores", aumentaban las remesas para compensar el valor quitado al dolar por castro, totalmente talmudica idea de explotacion de gentiles.

Imagen de Anónimo

Esto es un gran disparate o quizás el fin de la dictadura...el tiempo dirá

Imagen de Anónimo

Coincido con el autor, pero tal vez debería preguntarse, a tenor de lo que afirma, por qué nunca existió en Cuba dualidad monetaria con el rublo, a pesar de la dominación soviética de los años 60-70. Esta es una cuestión fundamental que merece ser tenida en cuenta, porque parece que el dólar es el culpable de todos los males, cuando esa no es la verdad.

Imagen de Anónimo

Excelente trabajo simple y comprensivo para todos,lo triste es que a la conclusión que llega ,es decir referentes a las vias  de solución a los problemas de Cuba la conocemos todos desde hace mucho ya incluido el gobierno que no va a hacer nada que pueda disminuir su poder absoluto sobre vidas y haciendas por tanto seguiremos en las mismas hasta que alguien se muera o explote la olla de presión.

Imagen de Anónimo

Una cuestion de precision, el dolar se despenalizo en 1993 (NO en 1994), lo cual ocurrio despues de ser anunciado en el discurso por el aniversario correspondiente del 26 de julio de ese año (1993). En "Granma" salio publicado en la edicion siguiente, y se pusieron en recuadro destacado las medidas, que por cierto no solo era esa. Un saludo.

Imagen de Anónimo

Esperar voluntad politica de unos viejos monopolistas y esclavistas?No quieren que la gente tenga o genere riquezas propias en Cuba, asi de sencillo y ya.

Imagen de Anónimo

Y quien dijo que a los castros le intereza resolver ningun problema del pueblo!? Ellos lo que quieren es ganar tiempo y evitar una 'primavera mambisa', en ese sentido su principan problema es que tienen varios sistemas de cambio para el CUC: uno para la calle -el cubano de a pie- y otro para la empresas. Como unificar las monedas con un unico cambio sin que se inicie una reaccion en cadena de devaluacion de dicha moneda!?Los trabajadores cubanos que estan cumpliendo 'misisones' junto con las remesas de cubanos en el extranjero podrian compenzar por algun tiempo la falta de productividad  y a los inversores extranjeros se le brinda mano de obra barata pues los cubanos son esclavos de los castros.Por supuesto que nada de eso resolvera los problemas economicos de cuba; pero le dara tiempo suficiente para que los castros se mueran calenticos en una cama con colchon 'tempurpedic'

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.