Miércoles, 14 de Noviembre de 2018
Última actualización: 19:01 CET
Obituario

Muere en Miami el sacerdote cubano Emilio Vallina

Monseñor Emilio Vallina. (ARQUIDIÓCESIS DE MIAMI)

El sacerdote cubano Emilio Vallina, pastor durante 43 años de la Iglesia San Juan Bosco, de La Pequeña Habana, murió el sábado en el St. Anne's Nursing Center de Miami-Dade a la edad de 87 años, informó la Arquidiócesis de Miami.

"Su rostro y su ministerio eran tan reconocibles y amados entre los cubanos de Miami como los de su compañero de exilio, monseñor Agustín Román. En 2008, el tramo de West Flagler Street, donde se encuentra la iglesia, entre las avenidas 13 y 14, fue rebautizado en su honor", recordó la arquidiócesis en una nota y resaltó la ayuda que durante décadas brindó Vallina a exiliados cubanos y emigrantes latinoamericanos,

"Desde mi llegada a San Juan Bosco he conocido con frecuencia a personas que lo recuerdan por la ayuda que les dio, por las veces que dio de comer a muchos, y por haber creado un lugar para ellos —un lugar para encontrar a Dios, un lugar para conocer a Dios—", dijo el padre Juan Carlos Paguaga, oriundo de Nicaragua, que sustituyó a Vallina en enero de 2006, cuando el sacerdote cubano se retiró.

"Nunca favoreció a una raza o cultura. Solo vio la necesidad y dio todo lo que tenía a mano", añadió.

Vallina nació el 10 de abril de 1926 en Guanajay (actual provincia de Artemisa). Fue ordenado sacerdote en 1952. Después de un tiempo en parroquias del interior del país, fue nombrado administrador del Seminario San Carlos, en La Habana, institución en la que había estudiado durante ocho años

Luego, vino "la debacle", dijo Vallina en una entrevista en 2002 para referirse a la llegada al poder de Fidel Castro.

Expulsado de Cuba, como más de un centenar de sacerdotes, Vallina llegó a Miami en julio de 1961, empezó a celebrar misa en la Iglesia Gesu y pasó 21 meses en Little Flower, en Coral Gables.

En mayo de 1963 el arzobispo Coleman F. Carroll le encargo una parroquia fundada en octubre de 1962 en un área en la que se habían establecido varias oleadas de inmigrantes cubanos y que posteriormente se convirtió en La Pequeña Habana.

Vallina fundó la Iglesia de San Juan Bosco en un antiguo concesionario de autos "sucio, lleno de aserrín", según recordó en una entrevista.

En las siguientes décadas la parroquia recibió varias oleadas de exiliados cubanos y refugiados de Nicaragua, Honduras, El Salvador y otras naciones de Centroamérica y Sudamérica.

Con el apoyo financiero del Hospital Mercy y la Orden Cubana de Malta, monseñor Vallina abrió una clínica gratuita para los inmigrantes pobres e indocumentados que de otra manera no tenían acceso a servicios de salud. (La Clínica San Juan Bosco se encuentra actualmente en los terrenos de la parroquia Corpus Christi de Miami.)

Vallina abrió también un programa para atender a hijos de trabajadores tras la jornada escolar. En la actualidad se conoce como el Leadership Learning Center de San Juan Bosco y proporciona ayuda a 132 niños de familias de bajos ingresos.

En 1986 Vallina comenzó a recaudar fondos para una nueva iglesia, inaugurada finalmente en 2001 con un mural que ha pasado a ser conocido como el "Cristo de los Inmigrantes", pintado por el artista venezolano Abdón José Romero y su esposa Sonia.

Sobre el mural, Vallina pidió poner un pasaje bíblico: "Vengan a mí todos los que están cansados y agobiados, y yo los aliviaré" (San Mateo 11, 28).

El sacerdote dijo que en la frase esperaba haber capturado "el dolor y la esperanza de todos los que han pasado por la parroquia" San Juan Bosco.

Archivado en

3 comentarios

Imagen de Anónimo

Ano-dino de las 9:44 pm ¿Hombre grande? Pues no. Tirano Máximo. Asesino Mayor. Megalomaníaco. ¿Vivito y coleando? ¿O cagándose en sus pampers y hablando chocherías? No soy católico, pero guardo silencio y respeto a este hombre que apoyó al exilio. Castro morirá en su momento y con él todo ese oprobioso sistema que ha hundido al país y lo ha destruido física y espiritualmente. Aunque dudo que Cuba se recuperará alguna vez, dado que la crema y nata, lo más educado, lo mejor, se fue. Allí lo que queda es la escoria, las heces. Tú, entre ellas.

Imagen de Anónimo

Otro contrarrevolucionario que murio antes que el Comandante, si hace una lista de personajes que le desearon la muerte o que estuvieron en su contra es larga, mientras tanto el hombre grande de Biran sigue vivito y coleando.

Imagen de Anónimo

     Que se encuentre en compañía de Dios cuanto antes, porque el cielo, con tanto bien que hizo, ya lo tiene asegurado. Y pensar que un hombre tan bueno como éste, al igual que el padre Román, fueron expulsados de su propia tierra por un vulgar asesino y dictador como Fidel Castro. ¿Qué derecho de semejante perro de ensuciar a su pueblo echándonos en cara su bastardez?...

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.