Domingo, 15 de Julio de 2018
Última actualización: 22:59 CEST
Economía

Academia cautelosa, público espontáneo

En días pasados, como parte del espacio "Dialogar… Dialogar", auspiciado por la Asociación Hermanos Saíz (AHS), se celebró en el habanero Pabellón Cuba un panel sobre el tema "Economía cubana: ¿nuevas reglas de juego?".

Los participantes fueron los académicos Juan Triana, del Centro de Investigaciones de la Economía Cubana (CIEC); Ariel Terrero, periodista de la televisión; y Oscar Fernández, profesor de la Universidad de La Habana.

Con independencia de que no esperábamos planteamientos audaces, debido a los vínculos de los panelistas con el oficialismo, es inevitable que aguardemos con interés los puntos de vista del mundo académico, casi siempre más avanzados que la ortodoxia de las instituciones gubernamentales. Mas, en esta ocasión, casi no se cumplieron las expectativas.

El primero en usar de la palabra, el investigador Triana, adujo que la actual situación de Cuba —al igual que la de otras naciones tercermundistas— ponía en entredicho algunos principios esbozados por los clásicos, en especial Lenin. Por ejemplo, que no es posible construir el socialismo en un país subdesarrollado, y que el desarrollo es inalcanzable sin un previo crecimiento económico.

Sin embargo, el también profesor universitario no aclaró cuáles serían los agentes del crecimiento económico en el caso cubano, si algunos bienes y servicios ya establecidos como el turismo, el níquel y los servicios médicos, o por el contrario algún que otro rubro que apareciera de manera emergente.

Al referirse específicamente a un aspecto de los actuales cambios en la Isla, el señor Triana criticó algunas aristas de la planificación, la que consideró poco dinámica e inflexible. Insistió en que, de mantenerse esa situación, se vería comprometida la modernización del sistema empresarial.

Ya al final de su intervención, y al responder a una pregunta del público sobre cuáles serían los medios de producción que podrían pasar al régimen de cooperativas, el profesor Triana, siguiendo el tono algo ambiguo de su comparecencia, afirmó que no había claridad en torno a los medios de producción fundamentales, o sea, los que debían permanecer en manos del Estado.

Prisas, ¿para qué?

Y si en las palabras del investigador del CIEC afloró la indefinición, muchos de los argumentos de sus compañeros del panel coquetearon con la justificación de las políticas gubernamentales, sobre todo en lo concerniente a la "necesidad" de que el país no se apresure en la implementación de las reformas.

Ese sentimiento estuvo implícito en las aseveraciones del profesor Oscar Fernández, según el cual la economía cubana transita tan solo por una etapa de modificación de sus estructuras, y no será hasta después de 2020 cuando el país esté en condiciones de acometer transformaciones más profundas.

Ariel Terrero, por su parte, apuntó que era inevitable esperar un tiempo prolongado para que se apreciaran los resultados de los actuales cambios. Este comentarista económico, muy conocido por su participación en las Mesas Redondas y en otros programas televisivos, alabó la acción legislativa de las autoridades.

Esto se expresa, dijo, en la promulgación de leyes y resoluciones, calificadas por él como muy positivas, como la Ley Tributaria, las medidas para revivir las UBPC, la creación de cooperativas no agropecuarias, y la entrega de tierras ociosas en usufructo, entre otras.

En lo que podríamos definir como lo más interesante de lo expuesto por estos dos panelistas, ambos coincidieron en la deficiente labor de los medios de prensa, al no informar adecuadamente sobre las reformas económicas.

Fernández y Terrero piden tiempo para evaluar los cambios en general, pero opinan que la prensa podría juzgar la marcha cotidiana de las transformaciones. Sin embargo no lo hace. Solo se dedica a reflejar los puntos de vista de la cúpula del poder, la misma que ha diseñado los cambios.

'No se habrían atrevido a tanto'

Y como ha venido sucediendo en las actividades que incluyen un intercambio con el público, son las intervenciones espontáneas las que se roban el show. Y este panel sobre economía cubana no fue la excepción. El Salón de Mayo del Pabellón Cuba vibró cuando un jubilado, que había sido empleado de un centro de investigación de la industria azucarera, fustigó a las autoridades por desmantelar la mitad de los centrales azucareros de la nación.

Argumentó que el azúcar, con los buenos precios alcanzados por el dulce en los mercados internacionales, y también los muchos derivados de la caña, hubiesen podido añadirse a la lista de agentes del crecimiento económico a que se refería el profesor Triana. Y ante el asombro de buena parte de los presentes, el hombre concluyó su arenga diciendo que de haber existido líderes sindicales de la estirpe de Jesús Menéndez, los actuales gobernantes no se hubiesen atrevido a tanto.

Otro de los presentes, un joven profesor universitario, argumentó que de nada servían los cambios si el salario de los trabajadores no aumentaba. "Si las personas no se sienten bien remuneradas, qué importa que mejoren la agricultura, el comercio o el transporte público", adujo este participante.

Los panelistas trataron de sortear una situación que seguramente no esperaban. Con respecto a lo dicho por el viejo azucarero, declararon con timidez que estaban parcialmente de acuerdo con él. Y acerca de lo expresado por el joven profesor, repitieron los manidos argumentos de que los salarios solo se moverán cuando aumenten la producción y la productividad del trabajo.

27 comentarios

Imagen de Anónimo

Anonimo 5 Octubre 2013  5.30 pmMientras en Cuba no se produzca un cambio de gobierno y los ancianos estos desaprezcan (fidel y Raul) que han mantenido al pueblo durante mas de 50 años con el pie puesto en el cuello no se produciran cambios, es imposible que los que han destruido la economia, los valores morales y espirituales de los cubanos sean los que resuelvan la actual situacion.Por otra parte según estos catedraticos hay que esparar al paso actual por lo menos 20 años mas para ver la mejoria de la economia cubana, se mantiene el circulo viocioso el cual los gobernantes actuales no saben como solucionar o sea el gobierno hace como que le paga a los trabajdores pero no le paga y los trabajadores amagan como que trabajan pero no trabajan a ese paso jamas se resolverá nada.  

Imagen de Anónimo

que capacidad tengo para no creer en nada, carajo!!! De verdad, alguien se cree que ellos estan trabajando en un cambio economico en Cuba???. A esos le pagan para que den la idea del cambio, para que creen el espejismo. Pero la Cuba de hoy no necesita esas vaselinas, necesita hechos!!!

Imagen de Anónimo

es que ese tampoco era el momento ni el lugar todavia estoy averiguando si alguien sabe cual es el momento y el lugar adecuado pa quejarme.a triana despues del ciclo de conf. que dio por varios centros de la habana y que la gente se paso de memoria en memoria lo llevaron un dia a ver al orangutan que esta en villa marista que no tiene ni uñas ni dientes y esta entrenado solo pa abrazar, despues de eso donde dije digo dije diego ya  terrero le arrancaron los pelos de la braba y ay mismo cambio 180 grados ahora sale los jueves en la TV por la manana pa que casi nadie lo vea na ma que los viejos y defendiendo aquello a despetroncarse     

Imagen de Anónimo

  Hoy no se fía, mañana, si

Imagen de Anónimo

Para el 2020 el castro mayor tendria 93 y el general 89,pues si es posible que para el 2020 haya cambios profundos en el "modelo"porque para esa fecha estarán muertos al menos uno y el otro incapacitado mentalmente,entonces veremos quien de los herederos agarra las riendas y que hace para mejorar la finca y evitar que los esclavos perdido el miedo se subleven.

Imagen de LECTOR707

Nada nuevo. Ya lo había dicho el Che cuando siendo ministro del Banco Nacional de Cuba en 1965 le preguntan en su viaje a Argelia sobre el fracaso económico de la isla, el tipo, con total descaro dijo: “Tenemos un país para experimentar; nos equivocamos pero seguiremos experimentando, hasta que aprendamos”. Y todavía no han aprendido...

Imagen de Anónimo

Todo por 54 años, es...Bla, Bla, Bla,.........Bla, Bla, Blaaaaa!

Imagen de Anónimo

Ariel, Ariel, seguimos viviendo del cuento.No dijo que era sobrino de Cesar Escalante? Podra decir algo en contra de la pandilla de gobernantes????

Imagen de Anónimo

2020? HASTA CUANDO TRABAJAR PARA "EL FUTURO" y el hoy dónde queda?

Imagen de Anónimo

Vamos a cambiar, pero sin prisas... para así poder disfrutar mis últimos añitos vacilando y bebiendo, y la candela para los que vienen detrás. La China

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.