Lunes, 16 de Julio de 2018
Última actualización: 02:47 CEST
Economía

Más sobre la dualidad monetaria

Hace algunos días en estas mismas páginas exponía argumentos para tratar de situar el debate sobre la dualidad monetaria que existe en Cuba y sus consecuencias. En este trabajo, me propongo reflexionar sobre algunos de los efectos que cabe esperar de la unificación de las monedas.

Supongamos que finalmente, las autoridades del régimen avanzan con la supresión de la dualidad CUC y peso cubano. Y lo hacen por medio de un cambio intermedio que empobrece a los tenedores de CUC (porque reduce la actual relación) y obliga a los que solo tienen acceso a moneda nacional a pagar precios elevados por los productos, pero sin alcanzar los niveles que existen actualmente.

En el corto plazo, los primeros se verán más pobres, con la misma cantidad de CUC, mientras los segundos tendrían acceso a bienes y servicios que percibirían como más baratos al aplicarse un cambio menor. Los primeros tendrían incentivos para cambiar rápido sus tenencias en CUC, antes que se aplicase en cambio más desfavorable. Los segundos apreciarían una ganancia de poder adquisitivo con sus pesos cubanos.

Sin embargo, antes de todo ello, lo primero que tendrá que tener en cuenta el régimen es que el cambio peso cubano con el dólar, principal divisa de circulación en la Isla, o con el euro, por ejemplo, será de obligado mantenimiento para generar estabilidad y confianza interna. Ya no habrá una moneda colchón entre las divisas y el peso cubano, sino que éste tendrá que medirse con las monedas de los distintos países. ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Los que tienen alguna memoria, saben que el cambio del dólar con el peso cubano fue un quebradero de cabeza para el régimen durante el "período especial". Una cosa era el "cambio oficial", el que se establecía por las autoridades en los establecimientos CADECA y en las transacciones oficiales, y otro el "cambio real", el que regulaba en las calles la mayoría de transacciones en el ámbito de la economía informal. Evidentemente, el primero buscaba una paridad imposible, mientras que el segundo exigía una gran cantidad de pesos, y cada vez en aumento, para conseguir un dólar.

El desprecio social hacia la moneda nacional cubana y su escasa capacidad de compra venía motivado por la inyección monetaria del régimen para financiar los déficits desproporcionados del "período especial". El derrumbe socialista dejó al castrismo sin fuentes de financiación soviéticas, sin acceso a los mercados financieros internacionales. El desorbitado gasto estatal de una economía de base estalinista e improductiva se tenía que financiar con la emisión de moneda nacional.

Como consecuencia de ello, en poco tiempo, el peso cubano carecía de valor como medio de transacción, como depósito de valor e incluso, como unidad de cuenta. Es decir, perdió de sopetón el sentido y significado que tienen las monedas de uso común. El dólar empezó a circular por la Isla como moneda fundamental para las transacciones. Las autoridades tuvieron que resignarse, y echar balones fuera al argumento del embargo o del bloqueo.

¿Cabe pensar en que una vez producida la unificación CUC y peso la moneda nacional podría volver a atravesar una situación similar?

Hay varias razones para pensar que puede ocurrir.

Primero, la existencia de un elevado déficit público estructural en la economía estatal de planificación central es un grave desequilibrio que actúa negativamente sobre la solvencia de la moneda. Antes de avanzar cualquier proceso de unificación, ese desajuste entre gastos e ingresos estatales debería estar corregido, ya que la economía castrista, marginada por su impago del préstamo del Club de París, no tiene acceso a la financiación internacional. El déficit, actualmente en un 4% del PIB, seguirá siendo monetizado por la emisión de moneda desde un Banco central que carece de autonomía del poder político y no puede realizar una política monetaria autónoma, independiente y creíble. El crecimiento de la cantidad de dinero en circulación seguirá siendo elevado, y ello producirá tensiones en el cambio con las divisas principales. La gente puede perder confianza en el peso como ocurrió hace una década durante el "período especial". La historia siguiente es bien conocida.

Segundo. Ese temor a las consecuencias de los desequilibrios internos en la nueva moneda unificada puede llevar al régimen a confiar en un tipo de cambio fijo para regular las relaciones con el exterior. La atadura podría establecerse con el euro (grave error) o con el dólar, o con la moneda que se desee. Políticamente hablando, hasta con el bolívar venezolano, emulando una especie de segundo ALBA cuyas consecuencias podrían ser desastrosas para la economía castrista, ya que atarse a Venezuela en las condiciones actuales tiene mucho de suicidio económico. En cualquier caso, un tipo de cambio fijo tiene unos costes políticos internos que el régimen de los Castro difícilmente aceptará (como la responsabilidad monetaria o el control de los gastos ineficientes y la pérdida de los instrumentos de autonomía política) además de las intervenciones de un Banco central comprando y vendiendo la moneda extranjera para cumplir con los objetivos de estabilidad, lo que parece inviable en las actuales condiciones.

Por ello, supongamos que las autoridades aceptan un tipo de cambio flexible, ajustable en función de las condiciones internas y externas. Es dudable. Supondría dejar sin efecto los programas de política económica al uso y confiar todo el futuro de la economía a su competitividad externa, que es más bien cuestionable por los bajos niveles de productividad y de innovación tecnológica. Un tipo de cambio flexible sería, en las condiciones actuales, una grave irresponsabilidad que podría empobrecer notablemente a la economía a medio plazo. Es difícil que esta opción pase si quiera por las prioridades de las autoridades del régimen. Confiar el futuro de la economía al mercado internacional sería la derrota definitiva de la "actualización del socialismo".

Tercero, el ahondamiento de las desigualdades sociales. La moneda única no será un instrumento que frene la distancia entre los cubanos que tienen acceso a las divisas y los que no. Por mucho que se empeñen en señalar que estas diferencias no se cuestionan en la sociedad, es difícil de creer. La dependencia de la canasta normada es cada vez menor, y el auge de los cuentapropistas y los comercios en divisas permite a los cubanos que tienen acceso a la moneda fuerte adquirir bienes y servicios que son imposibles para quienes ganan sueldos medios de 21 dólares mensuales. Pensemos en los pensionistas, por ejemplo.

Conclusión. Difícil lo tienen las autoridades para afrontar el reto de la unificación monetaria si se detienen a reflexionar sobre lo que puede venir.

Todo ello nos devuelve al origen del problema. En la economía castrista no se dan las condiciones institucionales necesarias ni los requisitos macroeconómicos adecuados para afrontar un proceso de unión de dos monedas que, hasta la fecha, han venido funcionando durante casi una década por separado. Una casa, simplemente, no se puede construir empezando por el tejado, requiere primero unas bases sólidas.

 

19 comentarios

Imagen de Anónimo

Elias ha sido muy acertado en su articulo, por tanto solo nos queda decir que solo el levantamiento del embargo y la inversion norteamericana y extranjera masivas en Cuba, pueden echar a andar esa economia para poder comenzar a construir la casa de los cimientos hacia arriba. Ahora solo queda por ver cual es la disposicion del actual desgobierno de garantizar todas las libertades necesarias (incluidas las elecciones libres) para que Cuba pueda ser considerado un pais democratico y el embargo deje de existir. Sin querer ser extremadamente pesimista, pienso que a la doble moneda le queda aun una larga vida, porque esta demostrado que la unica disposicion de la tirania es mantenerse en el poder y los cubanos, aun a estas alturas, no hemos sido capaces de despojarnos de esa lacra de camajanes que han destruido nuestra patria.

Imagen de Anónimo

No solamente tenemos en Cuba el problema de la doble moneda, tambien esta el de la doble moral y recientemente el de la doble nacionalidad, no solo los descendientes de españoles sino tambien de haitianos y de otras islas del caribe que estan locos buscando sus antepasados para poder salir de Cuba de algun modo. Por desgracia, los que pueden resolver estos problemas son los hermanitos ancianitos saptrapas y sencillamente nunca lo haran.

Imagen de Anónimo

Cambiar  la moneda, vea  pues "Tenue ilusion de caballo  Kpao"

Imagen de Anónimo

Una pequeña aclaración. Las aberraciones monetarias castristas datan mucho antes del período especial y el CUC. Recordemos que durante la era soviética, en Cuba existían los llamados "bonos" A, B y C, y el peso. El bono A era el que se daba al cambio de las monedas de los países socialistas. El bono B era el que se daba al cambio de las monedas de los países occidentales. Y el bono C se utilizaba en las tiendas de Cubalse (Cuba al servicio del extranjero), que no eran las llamadas "diplotiendas" como la de 5ta y 42 en Miramar. En las "diplos" se vendían productos a pagar con bonos A o B. Los productos con precios en bonos A, se podían comprar con bonos A o B. Los productos con precios en bonos B (dollares) se podían comprar sólamente con bonos B.

Imagen de Anónimo

Despues del desmerengamiento del campo socialista empezo a circular 'clandestinamente' el dolar americano, al poco tiempo con la perdida de financiacion el  se vieron obligados a legalizar la circulacion del dolar y mas tarde sustituirla por una moneda 'especial' con el objetivo de FIJAR un cambio 1:1 . Con el paso del tiempo se dieron cuenta que a la larga la doble moneda desbarataba todo el sistema economico/ empresarial y decidieron que ya era hora de unificarla. Que hacer: Volver a dejar el dolar circular libremente? o implantar una moneda unica con sistema de cambio fijo o flexible? Si escojen el sistema de cambio fijo, tendrian que evitar el flujo incontrolado de divisas (cosa que ya estan haciendo aunque no podran hacerlo al 100%), tendran que eliminar muchas 'gratuidades' (cosa que tambien estan haciendo aunque NO con la profundidad que la economia demanda; pero evitando un descontento que origine una explosion), elevar el poder adquisitivo de la poblacion ya sea bien elevando los salarios o disminuyendo los precios y la taza de cambio 1:25; pero  para esto tendria que despedir a millones de trabajadores y aumentar la productividad y la eficiencia en las empresas, algo que tambien traeria muchisimo descontento en la poblacion ya que el 'cuentapropismo' no esta apto para absorver a toda esa gente. Conclusion: Estan embarcados, hay que esperar a que estos vejetes se mueran, pasar una bulldoser y empezar todo de nuevo.el economista improvisao

Imagen de Anónimo

Asi un guajiro que ahorro toda la vida y puso 40 mil baros en el banco en 1985 tenia una suma seria en su cuenta, por esa epoca con 40 mil se podia adquirir muchisimo en un pais donde el sistema monetario funcionaba alrededor de salarios de 150 pesos y una economia subsidiada a razon de 700 rublos por persona por ano. Varios anos mas tarde en los 90's al cambio 150:1 habia dejado al guajiro con solo 400 CUC lo cual era muchisimo menos en poder adquisitivo, y el cambio de hoy 25:1; pero los precios de bienes y servicios disparados tras la dolarizacion aun dejan al guajiro de los 40 mil con 400. Una pizza en 1985 costaba 80 centavos, hoy cuesta 2 o 3 CUC (entre 50 y 100 pesos)El castrismo, empezara ajustando la tasa de cambio a 20:1, luego periodicamente hara ajustes en la direccion de la paridad de valor monetario con la espectativa que mas y mas personas se desprendan de las nominas estatales y se vayan al sector cuentapropista y que eso le de solvencia interna para incrementar los salarios de los que aun emplee, una vez que pogan el CUC por debajo de 10 pesos unificarian las dos monedas.Cuanto duraria este proceso? Ahi es donde estan trabados. Los mas sensatos piden que se flexibilice el sistema politico permitiendo las inversiones familiares masivamente de los exiliados y solo eso aceleraria el proceso, los talibanes politicos ven el peligro y piden mas estudios.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 12 Sep 2013 - 3:55 pm: Ud. no sabe de los que está hablando. En Mexico existe UN UNICO PESO, al igual que en los demas paises mencionados por Ud. HACE RATO que en America Latina no exiten esas inestabilidades monetarias que Ud. comenta (que no son por cierto el tema de este debate). Existe un unico pais en el mundo con dos monedas, la peor de las cuales se usa para pagar los salarios y la mas cara para pagar los productos: CUBA. No defienda lo indefendible.KT

Imagen de Anónimo

El problema de la moneda no es exclusivo de Cuba, es un problema de casi toda America Latina (esto sin tener en cuenta otros paises del 3er mundo de otros continentes) aunque en los ultimos tiempos el desarrollo productivo sostenido de algunas naciones como Costa Rica, Panama, Colombia, Peru, Brasil, Chile y Uruguay en estabilizado el valor de sus monedas frente al dolar.En muchos paises latinoamericanos uno se acuesta con 1000 pesos que podrian ser 100 dolares y cuando te levantas ya son solo 50.El problema de Cuba es mucho mas complicado porque la economia y el banco no estan respaldados por riqueza producida sino que son manipulados carprichosamente por la casta politica.La solucion que le van a dar a la eliminacion de doble moneda no es otra que la devaluacion progresiva del CUC hasta que lo equiparen con el Peso. Cierto que los que tienen ahorros en CUC perderan cantidades de dinero: no es nada nuevo. En los 90's cuando se legalizo el dolar los que tenian ahorros en Pesos perdieron mucho mas y nunca ese dinero recupero su valor. En 1994 el dolar llego a cambiarse 150:1 por el peso y el que el CUC (equivalente interno al dolar) este a 24:1 no quiere decir que 24 pesos antes de 1990 tiene el poder adquisitivo de un CUC, por entonces 24 pesos valian mucho mas. 

Imagen de César Rodríguez

La dualidad monetaria es uno de los pilares que sostiene a la dictadura cubana, la columna mas poderosa, la que impide la independencia económica de cualquiera de los ciudadanos. Independencia que constituye un tabú para Fidel ya que está directamente relacionada con las posibilidades de resistirse a su política o cuando menos hacer cierto grado de oposición. De todas las irregularidades, arbitrariedaes, falta de libertades y abusos sociales a que Fidel ha sometido al pueblo por mas de medio siglo, es la dualidad monetaria la mas eficiente.  En el pasado algunos terratenientes y empresarios pagaban con vales o fichas, lo cual es una variante de la esclavitud que quedó abolida en casi todo el mundo, excepto en Cuba. No hay peor pesadilla para Fidel que un cubano libre y con dinero. La dualidad monetaria nunca va a cambiar. A no ser que que una intervención militar venga a hacer lo que nosotros no hemos podido.

Imagen de Anónimo

Pero que manera de complicar las cosas 25 pesos es un cuc eliminen el cuc y actualicen los precios multiplicando x 25 y se acabó , es que es demasiado simple ..claro que si el cuc como unidad de cuenta uno a uno que emplean las emrpesa cubanas es una falacia que impide valorar los reales costos de oportunidad y distorsiona la toma de decisiones , mientras más pronto mejor... a pagar los costos de la burrada,

Necesita crear una cuenta de usuario o iniciar sección para poder comentar.