Domingo, 17 de Diciembre de 2017
18:50 CET.
Internet

¿Desinformados o pobres?

Hace un par de días, dos vecinos conversaban bajo mi casa sobre una noticia publicada en el periódico Granma, órgano oficial del Partido Comunista. No sé cuál era la noticia, pero uno decía al otro: "Salió en el Granma, léelo", como prueba de veracidad. El otro respondió: "Yo no creo en lo que dice el Granma; yo leo internet".

Un año atrás, me habría sido difícil escuchar una conversación como esta entre vecinos, no creo que alguien hubiese hablado tan alto para cuestionar la credibilidad de la prensa oficial nacional. Tampoco sé si mi vecino podía conectarse a internet hace un año o solo un par de meses, ni por qué vía, en caso de que pudiera hacerlo.

Muchos cubanos se conectaban antes de que el acceso a la red de redes se generalizara de forma legal para los nacionales. ¿Cómo? Algunos desde sus centros de trabajo, de forma legal y gratuita, contaban con acceso a las páginas que el Gobierno consideraba. Otros accedían desde embajadas, lo que es absolutamente legal, pero mal visto por nuestras autoridades: muchos no recurrían a esta vía por miedo a un estigma, a que alguien pudiera echarles en cara, por ejemplo, haberlos visto entrar en la Oficina de Intereses de Estados Unidos.

Otros compatriotas accedían a internet "por la izquierda". Alguien te susurraba "fulanito tiene internet, pero no se puede saber, es por la izquierda". Nada extraño en un país donde la ilegalidad parece ser un requisito previo para que las cosas alcancen el ansiado estatus de legales. Por ejemplo, la gente ya vendía sus casas y sus carros antes de que fuera legal hacerlo, nada extraño en un país donde se puede ir preso por una ilegalidad justo el día antes de que esta deje de serlo. Así pasó con la tenencia de divisas: un día marcaba la diferencia entre un ciudadano integrado y cumplidor de la ley y un delincuente; al día siguiente la marcaba entre un muerto de hambre y un ciudadano con privilegios.

Porque al final, todo es una cuestión de dinero. Es el dinero lo que marca la diferencia. ¿No queríamos tener el derecho de entrar a los hoteles de nuestro propio país, a viajar, a adquirir una casa o un carro, sin necesidad de ser deportistas de alto rendimiento ni figuras importantes de la cultura? Pues ahí están nuestros derechos, vamos a por ellos. ¿Qué nos detiene? El dinero.

El Gobierno parece estar tan consciente de que no lo tenemos que, según la vox populi (que casi siempre lleva algo de razón) cuando un ciudadano cubano residente en Cuba se ha hospedado en hoteles con una regularidad fuera de lo considerado normal, lo anotan en una lista y luego se le cuestiona cómo puede darse ese lujo. Pero esto puede ser un rumor. A nuestro Gobierno se le atribuyen muchas cosas malas y buenas. No todas son ciertas (ni las malas ni las buenas).

Lo cierto es que el dinero ahora no solo nos divide en cubanos que pueden hospedarse en un hotel y cubanos que ni lo sueñan; entre cubanos que pueden comer en restaurantes como Doña Eutimia, El Decamerón o La Mimosa, y cubanos que solo pueden costear una pizza de diez pesos (con dolor). Ahora el dinero también nos divide en cubanos que pueden acceder a internet, y cubanos que nunca lo harán ni les importa, porque primero deben pensar en comer. Usted no puede pensar en tener información, si antes no tiene el estómago lleno y ropa más o menos decente para vestirse y vestir a la familia. 

Supongo que esa es la diferencia entre mis dos vecinos. Uno de ellos puede costear internet y desechar el Granma como fuente de información (no sé si está consciente de que tampoco todo lo que se publica en internet es confiable); al otro le toca conformarse con la prensa nacional oficial que no cuesta más de dos pesos, incluso si se le compra a revendedores.

Hace un año, me quejaba de que los cubanos solo teníamos acceso a los medios nacionales oficiales de información, que contenían aquella información que al Partido-Gobierno le interesaba que consumiéramos, procesada en la forma en que al Partido-Gobierno le interesaba que la consumiéramos. Ahora se puede ir a esas salas que se han abierto en el país, y contratar servicios de navegación por la red (nacional e internacional) y de correo electrónico (nacional e internacional). No es noticia que una hora de internet en Cuba cuesta 4.50 CUC la hora, poco más de 5 dólares y poco menos de la mitad del salario mensual de un trabajador. Lo más barato es la cuenta de correo electrónico nacional, 1.50 CUC la hora. Pero bueno,  usted decide, tampoco es que lo estén obligando a acceder a internet.

Me habían dicho que en estas salas de navegación era posible acceder incluso a El Nuevo Herald, por poner un ejemplo, y es verdad. Tuve la oportunidad de comprobarlo hace un par de semanas, cuando decidí hacerme el harakiri y crearme una cuenta de internet. La conexión es rápida, al menos comparado con lo que yo conocía; y sí, se puede acceder a cualquier publicación, incluso, si critica al Gobierno. Esto es la libertad de información, me dije. Ya no puedo hablar de cubanos desinformados; hay simplemente cubanos pobres.

Estar informados cuesta, en Cuba y en el mundo. Solo que nosotros estamos entrando al ruedo justo ahora. En el mundo hay sitios donde la información es gratis, y sitios donde usted se suscribe para recibir información, sitios donde usted lee parte de una información, y paga para recibir el resto, y sitios donde usted paga para recibir información de calidad. Los cubanos simplemente estamos entrando en el siglo XXI. Lo que pasa es que a estas alturas del partido, todavía nos asombra a veces descubrir que las cosas no son como nos hicieron creer que eran; que en realidad, no todos somos iguales, y en el futuro seremos menos iguales.

Esa era mi conclusión hasta que intenté algo tan simple como acceder al blog Generación Y, de la bloguera Yoani Sánchez, que por increíble que parezca no había leído nunca.

Pude leer un par de artículos suyos que fueron linkeados o publicados en otros sitios, pero no a su blog. Lo peor es que me tomó tiempo darme cuenta de que no podía acceder. Como estoy acostumbrada a que la internet sea lenta, esperé, esperé y esperé, viendo cómo se me iban los minutos y el dinero.

Intenté lo mismo con el blog Sin evasión, de Miriam Celaya, y con el de Reinaldo Escobar. En todos los casos pude acceder a artículos y entrevistas, pero no a los blogs. Repetí la operación con David Canela, periodista de Cubanet. No pude leer ni sus artículos. Tampoco pude acceder a dicha publicación. Pregunté a las trabajadoras que atienden la sala si los blogs, como Generación Y, por ejemplo, estaban bloqueados. No sabían qué era Generación Y, ni quién era Yoani Sánchez. Nada para asombrarse; le pasa a mucha gente en Cuba. Les expliqué, con cierta dificultad porque me di cuenta que no sé cómo definir a Yoani: ¿Disidente? ¿Opositora? ¿Ciudadana altamente incómoda para el Gobierno? Finalmente me dijeron que ese tipo de sitios o blogs están bloqueados. Luego supe que la página de clasificados Revolico está bloqueada también.

Pude haberme ahorrado dinero y tiempo, de haber leído el contrato de internet que firmé:

El artículo 9 de las generalidades del servicio establece que "ETECSA queda exonerada de responsabilidad civil por las limitaciones de acceso a los contenidos, la veracidad, calidad y exactitud de la información publicada en sitios...".

Ahora no estoy segura de que baste con tener dinero. Las cosas no parecen ser tan simples. Usted puede pagar, pero eso no garantiza que tendrá acceso a la información que le interesa. Usted no decide qué información va a consumir. ¿Al final seremos solamente pobres, o estaremos, además, desinformados?

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 21 ]

Imagen de Anónimo

A veces me impresiona el odio que le tienen a Yoani Sánchez los propagandistas del gobierno, incluidos periodistas, chivatos y soldados cibernéticos de a peso. Hace un tiempo me contaron que hasta el propio Raúl orientó a sus ministros a presionar a los extranjeros residentes en la isla para que no la visiten o le hagan reportajes, porque su hija Mariela había discutido con ella.Y debe ser cierto, porque hay decenas de agencias de prensa extranjera y delegaciones diplomáticas y jamás vi un reportaje a ella. Ah, sí, me olvidaba... el de Salim Lasrani (o algo así), sub producto mediocre del periodismo insular.

Imagen de Anónimo

Es gratuito el acceso a Internet,en cualquier biblioteca en EUA,y se tienen planes para en un futuro inmediato crear una wifi,mundial de acceso gratuito,esperemos el pueblo cubano pueda disfrutarla tambien.

Imagen de Anónimo

Diviértanse, vivan y dejen de soñar, Tú eres el/la culpable de tu propia ignorancia, pobreza, y eso que llamas, carencia de libertad...!!! Saludos desde el Planeta Marte!!! jajjja no les recomiendo nunca y en ningún caso "criticar, ni emigrar"

Imagen de padre Ignacio

Tiene Ud toda la razon del mundo Cubano Libre,pero en Cuba pagan los taxes tambien,comiendo picadillo de Soya y trabajando por penuts y el regimen lo unico que les da es un pauperrimo servicio sanitario, al que eufemisticamente le llaman servicio de salud publica  y educacion ideologizada del siglo pasado.

Imagen de Anónimo

Para Anónimo - 19 Ago 2013 - 9:40 pm: Es cierto que acá las bibliotecas son gratis, con conexión a internet por encima de 20 Mb, wireless gratis, DVD's, libros, etc, pero te aclaro: Cuando haces tu Income Tax estás pagando la Biblioteca. Recuerda las palabras de aquél ilustre balsero que dijo: "La Yuma es un Comunismo, pero con comida" Cubano Libre.

Imagen de Anónimo

..yusimi ...que pena que hayas sacrificado tu dinero y tu tiempo buscando el blog de yoani....es tan chistoso que no se puede tomar en serio a pesar de todos los premios que ha recibido y que la misma yoani se haya autotitulado periodista...el ultimo es una verdadera joya ...la conversacion que yoani "escucho" de 2 nuevas ricas comunistas cubanas hablando sobre sus criadas...maravilloso...y no te atrevas a criticar lo que escriba yoani...te bloquean tus comentarios tan maravillosamente que ni de libertad de expresion te acuerdas....y te lo digo por experiencia propia,nada que me contaron o escuche como los post de generacion y....

Imagen de Teresa Dovalpage

Siempre me resulta  súper interesante leer los artículos de Yusimí sobre la vida en Cuba, son una buena referencia de actualidad. Totalmente de acuerdo con el anónimo 19 Ago 2013 - 9:40 pm. En las bibliotecas, escuelas, universidades y centro comunitarios de EE. UU. no sólo es gratuito el Internet sino que en muchos casos se ofrecen clases gratis sobre cómo usar estos recursos y buscar info online. ¿Llegará eso a pasar en Cuba alguna vez? Ya veremos, dijo un ciego y...

Imagen de padre Ignacio

 Anónimo - 19 Ago 2013 - 11:19 pm. Usted ha dado en el clavo,es precisamente ese que ud menciona,el verdadero meollo de la cosa.El cubano debe exigir su derecho a ganarse el pan nuestro de cada dia.El regimen controla el pais a travez de la pobreza.En otros tiempos utilizaban la miseria para insitar a la chivateria.El que mas chivateaba era premiado con,desde un radio portatil,hasta un automobil ruso.La pobreza es la primera industria del regimen caracoquista,el dia que se acabe se les acaba el poder.Mediante la pobreza obtiene remesas de dinero de los cubanos en el extranjero,mediante la pobreza le impiden el acceso a informacion a los mulatos de intramuro,mediante la pobreza los ponen a fajarse,chivatear y vigilar.Es obvio que nunca van a hacer nada para erradicarla.Mediante la pobreza ha florecido una prostitucion jamas vista en la isla,que es el atractivo del turismo sexual pobre del universo y ademas contribuye a denigrar a la sociedad.Una sociedad de jineteras y pingueros,dificilmente reclamara derechos politicos.Esta dictadura es diavolica.

Imagen de Anónimo

Yusimi, otra compatriota con Y y no puede entrar al blog de Yoanni. El problema es que en Cuba todavía los ciudadanos no tienen derechos, esos a porque te refieres, porque no hay derecho a ganarse un salario decente con tu trabajo. Es como si te dan harina para hacer pan pero no tienes horno, todo es un paripe. Tus protestas ya no están actualizadas porque todo esta concatenado.. Te preguntabas por que no puedo acceder a internet? Y ya teóricamente (con las censuras etc) se puede. Lo que pasa es que la pregunta correcta es por que no tengo los derechos elementales de poder vivir de mi salario, de avanzar más si deseo y puedo para llegar a tener más poder adquisitivo, de crear un negocio propio si puedo con mis ahorros o préstamos de banco y comprar las materias primas a un precio justo, sin las condiciones leoninas que imperan en las "leyes de cambio" del castro2? Y así iríamos a preguntas más básicas todas relacionadas con las libertades elementales de los ciudadanos de los paísede normales, léase democraticos. Hace falta mucha educación ciudadana y de derechos humanos en nuestro país.

Imagen de Anónimo

me parece muy buen articulo, pero lo que expone no me asombra para nada, antes de que sucediera ya suponia que iba a ser asi, como yo le llamo a la internet en cuba INTER-NOT, NOT acces aqui, NOT acces alla, y asi. saludos amigos.