Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Reformas económicas

Barberías y peluquerías, de mal en peor

En el año 2011 se promulgó la Resolución 516 del Ministerio de Comercio Interior que contemplaba el arrendamiento a sus trabajadores de barberías, peluquerías y otros locales dedicados a reparaciones menores. De esa forma el Estado pretendía librarse de la administración de ciertas actividades económicas de menor connotación, al tiempo que los empleados de dichos establecimientos pasaban a un régimen tributario parecido al de los trabajadores por cuenta propia: pagan un impuesto fijo mensual, la contribución a la Seguridad Social, además del impuesto por el arrendamiento.

Sin dudas, se trata de una medida que, en un primer momento, contó con el beneplácito de casi todos, por cuanto abría una brecha en el ineficiente e hipertrofiado aparato estatal. También se avizoraba un mayor sentido de pertenencia de los trabajadores, así como un servicio que satisficiera plenamente a los usuarios. Sin embargo, a dos años de la puesta en marcha de los arrendamientos, hay evidencias de que no todo marcha según lo previsto.

La primera clarinada sobrevino mediante un reportaje del periódico Trabajadores, aparecido en la edición del pasado 24 de junio. El trabajo periodístico se refiere a la difícil situación que afrontan muchos barberos y peluqueras en la ciudad de Las Tunas. Uno de los barberos encuestados afirma que el dinero que recauda apenas le alcanza para pagar el impuesto, el arrendamiento, la Seguridad Social, y la corriente eléctrica que consume el local. Tal vez ese agobio financiero haga que nunca se alcance el añorado sentido de pertenencia, pues los locales estaban desordenados, sucios y con los baños clausurados.

En lo referido a la esperada mejoría en la calidad de los servicios, no ha sucedido de esa manera, al menos en Las Tunas. Lo mismo en las barberías que en las peluquerías, las tarifas han aumentado. Pero no solo la insatisfacción se relaciona con la afectación del bolsillo de los clientes, sino también con otros detalles referentes a lo placentera de la estancia en los locales.

Por ejemplo, una cliente de cierta peluquería comentó que, antes del arrendamiento, los equipos de aire acondicionado estaban encendidos todo el tiempo, y podía escucharse música indirecta. Ahora, en cambio, los acondicionadores de aire solo se encienden en determinados momentos, sobre todo cuando se llena el local, ya que así no se encarece demasiado el pago del consumo eléctrico; un pago que, como ya expresamos, corre a cuenta de los propios barberos y peluqueras.

Después de ponernos al tanto de estos problemas, que probablemente se repitan en otros territorios del país, decidimos conocer cómo marcha el arrendamiento en La Habana, la capital que contiene el mayor número de unidades arrendadas a sus trabajadores. Y el panorama no dista mucho del manifestado en Las Tunas.

A todo lo expuesto habría que agregar la inconformidad de barberos y peluqueras con el tratamiento que reciben por parte del sistema de Seguridad Social; un descontento que seguramente podríamos hacer extensivo a buena parte de los trabajadores por cuenta propia.

Un barbero aseveró que no entiende por qué, si se enferma y deja de trabajar una parte del mes, debe pagar de todas maneras el impuesto a la Oficina Nacional de Administración Tributaria (ONAT). Otro fígaro, casi alarmado, relató la tribulación que enfrentó al solicitar su jubilación.

El hombre arribó a los 65 años de edad —edad oficial de jubilación en Cuba—, y lleva dos años contribuyendo a la Seguridad Social, o sea, el mismo tiempo del arrendamiento. Cuando acudió a la oficina del Ministerio de Trabajo para iniciar los trámites de jubilación, le comunicaron que, para disfrutar de tal condición, se precisan tres años de contribución a la Seguridad Social como mínimo. Después de haber trabajado 30 años para el Estado, este barbero deberá laborar tres años más, y esperar hasta sus 68 años, para jubilarse. Una situación que viola todas las disposiciones laborales emitidas al respecto.

Por otra parte, hay insatisfacción en los clientes, quienes han visto aumentar hasta en un 100% las tarifas de cortes de pelo.

Es evidente que se impone una revisión de la política impositiva, así como del tratamiento que reciben estos arrendatarios por parte de la Seguridad Social. Solo así se podrá evitar que un proyecto del que mucho se esperaba, sucumba en sus primeros años de vida. 

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 15 ]

Imagen de Anónimo

A esos barberos hay que enseñarles que tal vez su solucion sea diversificar los servicios: si compartir con una manicura y una mesita, que ademas saque las cejas, que tenga sus papeles en regla y lo ayude a pagar el alquiler y la tarifa electrica.  Hay una oportunidad y hay que aprovecharla, lo que tal vez necesitan los cubanos es que los enseñen no solo a sobrevivir sino a ser autonomos, emprendedores, creativos, inventivos.

Imagen de Anónimo

al anonimo de la amiga que estaba comprando en Panamá, por favor, dame sus datos mijo, a ver si pongo en contacto a mi mamá, que es peluquera y que aprenda algo, porque al menos  mi mamá no le está yendo nada bien... los pocos clientes que le quedan se arreglan con los materiales que le mando yo desde aquí (Miami)

Imagen de Anónimo

le ronca el mango decir que a un barbero no le alcanza. jajajajajaja. esto ya es increible. yo soy electricista y tengo mi compania en miami, y veo cada dia muchas companias de amigos mios irse a la quiebra y eso que son gente estudiada y todo, con una profesion tecnica. no jodan ustedes conque en cuba un barbero se muere de hambre, yo tengo una amiga barbera y el sabado me llamo que andaba por panama conprando cosas pa llevar a cuba y cuando le pregunte me dijo que era con su dinero. por favor, dejen de mentir a los incautos viejos de esta ciudad, recuerden que ya somos medio millon los cubanos que vamos a cuba cada ano. a nosotros mentiras no nos pueden decir.

Imagen de Anónimo

No sé de que hablan, un barbero trabajando 5 días a la semana, con 10 clientes cada día, hace unos 4 mil pesos al mes. Eso viene siendo 8 salarios de un médico, un maestro u otro profesional. No jodan más con lo de los impuestos, que todos los barberos comen mejor que cualquier profesional en Cuba.

Imagen de Anónimo

Pero ¿será usted cínico, anónimo castrista de las 7:43 am?... Seguirá sin entender, por lo visto, que justamente son caros los pasajes de avión porque la economía que armaron sus jefes es un total desastre, que los cubanos siguen en las mismas aún cuando se ha dicho que ya se puede viajar a cualquier parte (lo cual, por cierto, sigue siendo selectivo y el permiso de salida se convirtió en "habilitación de pasaporte) el entorno económico nacional sigue siendo famélico. No pueden comprar pasajes por lo mismo que los pequeños comerciantes no pueden con tantos impuestos, porque la política de su régimen, señor, es la de no permitir el progreso de nadie, para que nadie se haga rico. Usted muestra un cinismo proverbial, ese que siempre lucen los ideólogos castroestalinistas para justificar lo pésimo del mecanismo "socialista". Quizás no se ha enterado de que muchos países promueven (además de la competencia libre y los Walmart, que si bien abusan de pequeños negocios también ofrecen empleos en gran escala) como parte de sus políticas, el apoyo a los pequeños comerciantes, con créditos y estudios académicos. El pequeño comerciante es la base de cualquier sociedad, pues son ellos los que hacen fluir el dinero. Eso es lo que no pasa en Cuba, que el dinero no fluye, no crece, se estanca en los canales centralizados, se pierde en el descontrol y la corrupción. Vaya a dar sus clases a la Ñico López, a ver si alguien le sigue la rima.

Imagen de Anónimo

...visionario anonimo...usted es el que quiere pasarse de "inteligente y entendido" ...a que gobierno le preocupan los pequeños comerciantes que tienen como competencia las grandes cadenas multinacionales???....cual gobierno prohibe la instalacion de ,por ejemplo,un walmart  que acaba con muchos de los pequeños negocios que le queden alrededor???...sobre el asunto de las barberias en el articulo esta la respuesta...cuando el gobierno era el que corria con los gastos de la barberia el aire acondicionado estaba siempre funcionando...a quien le importaba en ese momento cuanto se gastaba de electricidad y muchas otras cosas???....pero para ustedes los sabios que opinan aqui cuba siempre es especial...quieren que el negocio sea privado pero se quejan de que ahora tienen los propietarios que pagarlo todo...igual paso con los permisos para viajar...se puede viajar pero los pasajes de avion son muy caros...sigo sin entender....

Imagen de Anónimo

Visionario Anónimo - 17 Ago 2013 - 6:40 pm., resulta que desde hace medio siglo es así, que todo sí es culpa del gobierno. Lo que usted ve como algo normal en cualquier parte del mundo, es sólo una parte de esa realidad. Es cierto que los negocios necesitan tiempo para funcionar y dar ganancias, pero los gobiernos de otras partes, aún cuando colectan impuestos, no son tan imbéciles de estrangular con ellos a sus pequeños y medianos comerciantes, porque saben que esa capa social es la que en verdad mueve la economía de una sociedad. Es cierto que muchos quiebran, pero no en su totalidad, como está pasando en Cuba por una aberración económica como lo es ese "trabajo por cuenta propia", donde no tienen facilidades de ningún tipo, ni insumos en un mercado mayorista, y que encima, tienen que tratar de sobrevivir en un país económicamente colapsado, donde la clientela cada vez tiene menos dinero para esos gastos. Usted evidentemente se cree muy sabio y piensa que el resto somos estúpidos, intuyo que se deba a esa mala educación comercial recibida en Cuba, y a su pésima tabla de comparación entre un sistema de todo punto absurdo y torpe, con cualquiera de otra parte.

Imagen de Anónimo

....yo no entiendo estos post y sus comentaristas...lo que sucede con las barberias es simple y llanamente la economia privada y de mercado que todos aqui quieren para cuba...en cualquier lugar del mundo los pequeños negocios privados tienen que pagar impuestos,seguridad social, arrendamiento de local y servicios y estos pagos son los mismos que hacen que mucho mas del 50% de esos pequeños negocios no sobrevivan al primer año...el caso de cuba siempre es especial...si no te dejan hacer tu negocio es malo...si haces tu negocio y te va mal tambien es malo y siempre,en cualquier caso,es culpa del gobierno... pero busquen las estadisticas de sus paises y veran que proporcion de negocios se vuelven exitosos,cuantos solo cubren los gastos y cuantos fracasan sin remedio...

Imagen de javier monzon velazques

Si durante el "capitalismo neocolonial" anterior a la "gloriosa revolucion cubana", los barberos-por no mencionar todas las demas ocupaciones incluidas dentro del cuentapropismo socialista- hubiesen tenido que estar sujetos al regimen de pagos tributarios de la actualidad, y de otros pagos exhorbitantes por el local, la electricidad, los insumos, etc, etc, etc, ademas del nivel de miseria en que vive la poblacion, no hubiese existido una sola barberia en aquellos tiempos de "opresion", pero es que al "gobierno revolucionario" no le interesan ni los barberos, ni los ciudadanos, ni el pais, ni el cuentapropismo; solo le interesa exprimir al maximo a todos los millones (y millonas, como diria el super imbecil de Maduro) de cubanos, para poder mantenerse en el Poder y en la Dolce Vita. Y si se mueren de hambre todos los cubanos , peor para ellos (para los cubanos).

Imagen de AdelaCuba

Todos irán desapareciendo y el régimen tirano se lavara las manos al decir que ellos eran trabajadores privados. Es triste leer la anécdota del barbero en proceso de jubilación. Eso de que en Cuba no se respeta a los ancianos es un reflejo de la clase de gente que ellos mismo permiten como dirigentes. Si no paran a los castros, los van a matar a todos con enfermedades y tragedias.