Lunes, 11 de Diciembre de 2017
12:11 CET.
26 de julio

Raúl Castro, 60 años después

Intento descifrar las percepciones de Raúl Castro, sesenta años después del ataque al cuartel Moncada.

Ese fue el episodio que colocó a los dos hermanos en el mapa político cubano y en las primeras páginas de todos los diarios. En ese momento, Raúl Castro, un joven de apenas 22 años, emocional e intelectualmente solo era un apéndice de Fidel. Fidel era la figura dominante.

El proceso de codependencia había comenzado mucho antes. Sus padres, como vivían en el otro extremo del país, durante la adolescencia de Raúl, dado que era un pésimo estudiante, se lo habían encargado a Fidel para que "lo enderezara".

Fidel no lo enderezó. Lo utilizó. Lo convirtió en su lugarteniente, lo introdujo en su mundillo de violencia pistolera y lo reclutó para conquistar primero Cuba, luego África, más tarde la galaxia. Por algo Fidel a los 18 años había sustituido legalmente su segundo nombre. Se quitó "Hipólito" y se puso "Alejandro". 

En efecto, Raúl, aquel chico afectuoso y familiarmente tierno que describe su hermana Juanita, quien de niño soñaba con ser locutor de radio, dio un giro inesperado bajo la influencia de Fidel: se transformó en un eficiente matarife, mucho más organizado que su hermano, y en un aprendiz de comunista.

Es muy probable que la temprana vinculación de Raúl Castro al Partido Comunista haya sido una misión que le encargara Fidel. Raúl no tenía autonomía propia para tomar por su cuenta una decisión política de esa naturaleza, especialmente cuando ya Fidel planeaba el ataque al cuartel Moncada.

El corazón de Fidel estaba con el minúsculo Partido Socialista Popular (PSP), el de los comunistas, mas su cerebro y su inescrupuloso pragmatismo le indicaban que debía permanecer vinculado al Partido Ortodoxo, una formación mayoritaria, vagamente socialdemócrata, con opción real de llegar al poder. La manera de solucionar ese dilema, pues, era instalar a Raúl en el PSP, mientras él, formalmente, se mantenía dentro de la "ortodoxia".      

En los primeros meses de 1953 Raúl, enviado por el PSP y con la anuencia de su hermano, viaja a un "Festival de la Juventud" en Viena. En rigor, era una de esas ferias políticas armada por Moscú para reclutar a sus futuros cuadros. En ese viaje Raúl traba su primera relación con el KGB. Conoce al agente Sergui Leonov.

Fidel —jefe, maestro, figura paterna— le aportaba el fuego, la adrenalina y una explicación sencilla de la realidad política. Leonov le ponía ante sus ojos el futuro luminoso de la humanidad: la gloriosa URSS.  Raúl mordió ambos anzuelos.

Ya Raúl lo tenía todo. La misión, el método, la visión, el modelo. Cuando Fidel lo hizo ministro de Defensa para que le cuidara las espaldas, llenó la pared con las reverenciadas fotos de los mariscales y generales soviéticos.

Han pasado 60 años. Raúl hoy es un viejo desilusionado, con 82 años en sus costillas magulladas por el güisqui. En esa larga vida aprendió varias lecciones y todas son decepcionantes. La URSS ya no existe. El marxismo tampoco.  Todo era un absurdo disparate.

Ahora entiende que su hermano era un buen operador político y un guerrero sagaz, pero también un desastroso gobernante, infantilmente obsesionado con vacas lecheras inagotables y con vegetales prodigiosos. Un tipo irresponsable, sumergido en un huracán de palabras vacías, que ha calcutizado a ese pobre país en una interminable sucesión de guerras, conspiraciones y arbitrariedades.

Para Fidel, como buen narcisista, la función de cada ser humano es servirle en su camino a la gloria. Eso, exactamente, fue lo que hizo con él, con Raúl: lo metió en el PSP, lo arrastró al Moncada, lo llevó a Sierra Maestra, primero lo hizo comandante, luego ministro y general, finalmente le asignó la presidencia. Le fabricó la vida. Una vida importante, pero ajena y lateral.

Es verdad que Raúl, sin la vara mágica de su hermano, tal vez hubiera sido insignificante, pero Fidel lo llevó a la cumbre porque necesitaba un segundo de a bordo que le fuera absolutamente fiel, aunque pensara que su "hermanito" era una figura menor penosamente limitada, sospecha o certeza que nunca ha dejado de herir en su amor propio al actual presidente.

A los 60 años del Moncada y 82 años de edad, Raúl tiene la mala conciencia del desastre total que ha contribuido a provocar en su país. Por fin comprendió la verdadera dimensión de su hermano, no ignora el fracaso del comunismo, aunque sabe que no le alcanza la vida para rectificar el rumbo.

El daño, sencillamente, es muy profundo. Mantiene el poder, pero ha ayudado a convertir a Cuba en una lacerante escombrera. Supongo que morirá inmensamente avergonzado por lo que ha hecho y, sobre todo, por lo que no se atreve a hacer.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 93 ]

Imagen de Anónimo

Pobre Montaner, siempre aspirando a un brillo intelectual al que no llega. Esta gastado y cansado, aburre con su amargura

Imagen de Anónimo

Hay que ser ignorante para llmara a Montaner lavaplatos intelectual . Uno de los pensadores, critico y escritor más importante que ha dado Cuba en los últimos años. Un democrata convencido y esclarecido politico con la rara virtud entre los cubanos de no ser estridente y ser ecúanime. Por favor limitense a comentar el articulo, la trampa de Raul Castro y su desgraciada secuela para Cuba.

Imagen de Anónimo

Bueno,si,en Cuba hay Marxistas,comunistas,socialistas,izquierdistas centroizquierdistas,derechistas de todas las escalas,siempre los hubo,esa amalgama politica hace falta como pedestal de la democracia,es la lanzadera nesesaria para mantenerla y mantenia encendida la llama del equilibrio politico,La Constitucion del Cuarenta,es lo mas palpable,creo que el resultado cumbre aunque fuera el unico,fue una grandisima cosa para su tiempo.La libertad politica,religiosa,economica y mas,tiene que ser la base de la sociedad y todos respetar ideas politicas,credos y consenso entre ellas,cuando se salta el principio y sometimiento al respeto,obtenemos lo que tenemos en Cuba.Un oportunismo absoluto,sin basamentos ideologicos,solo sustentado en ideas posesivas,yoistas,egocentristas,narcisistas,escondidas bajo el manto de una ideologia politica determinada,que hoy es socialismo (ahora del siglo XXI),aderezado con ideas marxistas y toda una mezcla de retazos ideologicos,Pero lo que si queda claro que eso truanes que asaltaron el poder,si Adolfo Hitler existiera  en estos tiempos y ocupara el espacio politico que llego a ocupar bajo el pretexto politico que lo ocupo.Fidel Castro fuera una de las lumbreras  facista mas resonantes de la historia de esa ideologia,ese sr no es marxista,ni comunista,ni socialista,ni izquierdista,ni centro izquierdista,ni derechista de ninguna de las escalas de derecha,ese es un oportunista absoluto, posesivo y yoista>> el bobo alipio

Imagen de Anónimo

Es cierto que el peligro está en Haroldo Dilla, que es un neocomunista, y que es el neocomunismo al que hay que enfrentar, asi como a sus trampas (como la del socialismo del siglo 21, que quieren presentar falsamente como "democracia"), pero Dilla sí que es un diletante, y no tiene ni extensa cultura ni "buena formación": la marxista, buena formación? Montaner no es ninguna pieza gastada, todo lo contrario. la prueba es como lo atacan, no pueden con él, "lavaplatos intelectual": por favor, es uno de los intelectuales más grandes que ha producido Cuba en toda su historia, y América Latina. Y que el neocomunista de Dilla colocó a Montaner en un aprieto insalvable. Por favor, fue todo lo contrario: Dilla tiró la tohalla.

Imagen de Anónimo

Montaner es una pieza gastada. El peligro esta en los neocomunistas que los jovenes debemos enfrentar. El peligro esta en Haroldo Dilla, quien no es ningun diletante, sino muy bien formado, con extensa cultura y capaz de collocar a Montaner en un aprieto insalvable. Es un neo comunista. Son tipos como ese de los que tenemos que cuidarnos, que c...me importa el pasado de montaner o quienes lo sigan. ese es eun lavaplatos inteelectual

Imagen de Anónimo

Anónimo - 29 Jul 2013 - 3:23 pm:Yo no tengo la menor duda sobre las ideas comunistas del presidente actual americano, usa la division para ganar capital politico, la racial y la de clases, quiere redistribuir la riqueza mientras se va en viaje de vacaciones a africa gastando millones de dolares de los ciudadanos. En verdad, el hecho de que su "mentor" haya sido el tal marxista radical Alisky debe dar mucho que pensar.

Imagen de Anónimo

Es increíble como los comunistas utilizan el mismo tipo de ataques personales a quienes se les oponen, los anticomunistas como Carlos Alberto Montaner, después de tantas décadas y tras haber entrado en un nuevo siglo. ¿Será por eso, por su falta de creatividad, su esclerosamiento mental, que nunca aprenden nada y siguen aferrados al marxismo? Los anticomunistas, ya desde los '40 y'50 del pasado siglo 20, eran atacados en tanto: ignorantes, obsesivos, medio-analfabetos, tontos e intolerantes. Los mismos ataques, que han repetido una y otra vez dirigiéndolos a Carlos Alberto Montaner.

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 2:43 pm, me temo que tiene usted razón. Hay cubanos marxistas fuera de la isla, como Haroldo Dilla, asi como comunistas en la isla. La amenaza comunista no ha desaparecido. El mismo presidente actual de los Estados Unidos, tiene un pasado muy sospechoso, siempre asociado con los marxistas y comunistas, incluso con terroristas marxistas, como Weather Underground. Sus tácticas políticas se deben a su mentor, Saul Alinsky, de origen marxista.

Imagen de Anónimo

El pasado comunista no se ha disuelto, ya no metan mas mentiras, el campo socialista desaparecio; pero los comunistas NO.Todavia hay comunistas en todos los paises "ex-comunistas", en Cuba increiblemente hay comunistas y hay cubanos marxistas que viven fuera de Cuba, ejemplo: Haroldo Dilla.Muchos politicos importantes son comunistas, en EUA en el congreso hay muchos comunistas radicales, el mismo presidente actual tiene grandes inclinaciones comunistas.Es decir, el comunismo sigue vivo en la mente de muchos, y es una tactica todavia usada para llegar al poder, el marxismo ha mutado y debe ser identificado. No continue pretendiendo que la amenaza comunista ha desaparecido, el que hagan eso, es un comunista que pretende esconder el comunismo actual, hasta dicen que fidel no es comunista o que lo que implanto en Cuba no es comunismo, no sigan, aqui tdo el mundo sabe la verdad.

Imagen de Anónimo

Los regímenes comunistas, comenzando por el soviético, entraron en el teatro de la historia con fanfarria de salvadores. Incluso los enemigos del socialismo no se imaginaban que esos regímenes pudieran desaparecer, mucho menos el soviético. Sin embargo, el universo comunista se derrotó a sí mismo. Los pueblos que salieron del comunismo salieron obsedidos por la negación del régimen en el que vivieron, incluso si heredaron sus hábitos y costumbres. En Cuba todavía existe la dictadura totalitaria, ¿pero cómo es posible que haya cubanos,  dentro y fuera de la isla, que continúen defendiendo al marxismo? La lucha de clases, la dictadura del proletariado, el marxismo-leninismo, desaparecieron para darle paso (y en su beneficio) a lo que ellos estaban destinados a haber reemplazado: la propiedad burguesa, el estado democrático liberal, los derechos del hombre, la libertad de empresa. De todo esto, los regímenes marxistas eran la negación. Tras la caída del comunismo en Europa, ¿qué quedó del pasado comunista? Nada, se disolvió en la nada.