Lunes, 11 de Diciembre de 2017
10:44 CET.
Economía

Andanzas del PIB cubano

No hay dudas de que uno de los indicadores más utilizados para evaluar el poderío económico de un país es el producto interno bruto (PIB). Su definición más aceptada apunta que "se trata del valor monetario de todos los bienes y servicios finales (contempla beneficios totales de los servicios de salud, educación, deporte y cultura, entre otros) producidos dentro de los límites geográficos de una economía en un período específico de tiempo, por lo general un año".

Varios organismos internacionales, como el Banco Mundial y la Comisión Económica para América Latina (CEPAL), comparan las economías de las distintas naciones mediante el comportamiento de sus respectivos PIB. Sin embargo, Cuba se mantuvo durante más de tres décadas al margen de esas comparaciones. Sucedía que nuestro país, como parte del bloque soviético, empleaba las estadísticas basadas en el producto material, y no en el sistema de cuentas nacionales (SCN), como era común en el resto de las naciones.

En consecuencia, mientras la mayoría de las economías reportaban sus resultados a través del PIB, los países del "socialismo real" usaban como indicador el producto social global (PSG). Eso fue así hasta el año 1995, fecha en que a Cuba, al intentar reinsertarse en los mercados internacionales, no le quedó más remedio que adoptar el PIB.

Y si el valor absoluto del PIB muestra la capacidad económica de una nación, el índice de crecimiento del PIB nos da una idea del avance o retroceso experimentado por una economía de un año a otro.

A partir de 1995 y hasta 2004, después de dejar atrás los momentos más críticos del período especial, Cuba anunció crecimientos en el PIB que oscilaron entre el 1,2% en 1998, y el 7,8% en 1996. No obstante, y al parecer insatisfechas con semejantes cifras —que ya comenzaban a poner en duda no pocos analistas internacionales—, las autoridades cubanas declararon en el año 2005 que el PIB de la Isla se hallaba subvalorado, ya que no tomaba en cuenta el valor de los servicios sociales gratuitos, ni los subsidios de precios de los artículos racionados. Entonces se procedió a modificar la metodología para calcular el PIB; una modificación que al final permitió reportar índices de crecimiento económico del 11,8% en 2005, y 12,5% en 2006.

Casi todos los organismos internacionales que se ocupan de estos temas discreparon de esta manera de calcular el PIB, y por tanto acogieron con recelo esas cifras de crecimiento de dos dígitos, unos porcentajes que apenas alcanzaban economías tan dinámicas como la de China.

Con independencia de las dos consideraciones anteriores, los gobernantes cubanos no han sido muy explícitos a la hora de justificar los índices de crecimiento del PIB, lo que hace pensar en la posible manipulación de las cifras con tal de ocultar la verdadera situación económica de la Isla. Incluso se rumora que son incluidos los cuantiosos servicios médicos que Cuba presta en el exterior, algo que chocaría con la definición del PIB que señalamos al principio de este artículo.

En los últimos años, tal vez convencidos de la necesidad de resultar más creíbles en el ámbito internacional, los zares de la economía cubana han anunciado índices de crecimiento del PIB más discretos. Del año 2009 al pasado 2012, los crecimientos económicos fueron, respectivamente, del 1,4%, 2,1%, 2,7% y 3,1%. En el primer semestre del actual 2013 el PIB creció un 2,3%, según se dio a conocer en el recién finalizado período de sesiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular, y para fin de año se prevé un crecimiento de entre el 2,5 y el 3%, inferior al 3,6% que se había planificado. De acuerdo con el señor Adel Yzquierdo, ministro de Economía y Planificación, el incumplimiento se deberá a dificultades internas y externas, aunque no especificó cuál de ellas era la más significativa.

Mas, y a pesar de que las estadísticas indican que la economía cubana crece, Raúl Castro, en el discurso de clausura de la referida sesión de la Asamblea Nacional, expresó que "cierto es que todavía el comportamiento del PIB no se nota en la economía de la familia cubana promedio".

Claro, hasta tanto los crecimientos del PIB no dependan de los sectores productivos y la agricultura, no veremos incrementos en los niveles de producción ni en las ofertas de alimentos para la población. Tampoco serán posibles los tan demandados aumentos de salarios, y seguirá lejana —aunque digan lo contario— la eliminación de la dualidad monetaria. Mientras no suceda todo eso, las cifras de crecimiento del PIB solo serán de interés para los especialistas, y al cubano de a pie le provocarán un gran bostezo. 

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Cuando uno ve estas cosas en Cuba indefectiblemente piensa que es un país para rehacerlo completamente. Y todavía tienen cara para dibujar números que nada tienen que ver con la realidad.

Imagen de IMGMADRID

Hay aqui quienes pretenden comparar los problemas economicos de Cuba con los del poderoso estado del norte. De verdad que hay gente tan estupida¿¿¿¿ 

Imagen de Anónimo

Solo la gente NO ESTUPIDA sabe que todos , absolutamente todos los indices economicos de EE UU estan manipulados y son un fraude mayor que su economiaEE UU esta en bancarrota ( como Detroit ) . Pero mientras tengan la impresora podran seguir fabricando PIB ( dolares ) de la nada , como quien saca un conejo de la chistera .  Hoy los dolares son mas mierda que hace 5 anos ( por eso todo esta mas caro , se llama infalcion estupidos ) Alejandro ( censurado ) UK

Imagen de IMGMADRID

Estos indices recientes de PIB que se han ido ajustando a la baja con el pasar de los  años para hacerlos mas creibles ante el pueblo y el mundo y ahora son de 3 y pico no se los creen ni ellos mismos. Tengase en cuenta que economias como Francia y Holanda hace años no muestran crecimientos del PIB tales y no logran pasar del 0.5 o el 1.5. Estos PIB que se han inventado el sr. Moringa y el general Trespatines deberian darle verguenza ajena a los DiasCanel y los Murillo si la  tuvieran......Manera de estafar esta gentuza......

Imagen de Anónimo

El Producto Interno Bruto, de Cuba, es el mas alto del mundo, llevan 54 anos sin poder adivinar nada en la Economia: Resultado, 11.2 miilones de gente pasando hambre y miseria, viviendo de la Caridad Publica y los Gusanos de Miami, y todavia no les da Verguenza!!!

Imagen de Anónimo

De las cuentas nacionales de Cuba no crean nada, todo es manipulado. Ademas no existe integracion entre el presupuesto nacional y  el presupuesto en divisas; entre mercado racionado, mercado liberado y mercado en divisas; a que tasa de cambio  se integran las exportaciones y la produccion nacional, demasiadas inconsistencias en las cuentas nacionales.

Imagen de Anónimo

La manipulación de las estadísticas es una constante, que en cualquier país normal pudiera ser tildada de "escandalosa". Y me refiero a las cifras generadas desde la administración cubana como las emitidias por ONG's u otros organismos internacionales.Desde adentro los números se acomodan a los designios de los hermanos Castro, como siempre, por miedo. En el caso de los cooperantes extranjeros, modificar datos puede significar que la estadía en Cuba dure un buen tiempo, sin sobresaltos... casi un año sabático.

Imagen de Anónimo

El autor plantea una cuestión de indudable importancia, que ya ha sido abordada en trabajos anteriores. ¿Cómo puede tener credibilidad exterior una economía cuando su PIB no refleja adecuadamente la realidad de su producción? La manipulación estadística de las cifras de crecimiento económico por el régimen fueron detectadas a partir de 2002, cuando se dio por cerrado el período especial. Los organismos internacionales de estadística mantuvieron la información ofrecida por las autoridades en cuarentena, pero sigue existiendo esa duda sobre la verdadera representación de la economía. Insisto, un problema de credibilidad exterior, que es fundamental, porque aleja, atemoriza y preocupa a los potenciales inversores extranjeros, y genera una clara desconfianza hacia la realidad de esa economía. A los castristas, obviamente, no les interesa que haya transparencia, luz y taquígrafos, sino todo lo contrario. Y así les va.

Imagen de Anónimo

yo no se si el producto interno es alto o bajo. lo que si es altisimo en Cuba es el bruto