Domingo, 17 de Diciembre de 2017
18:50 CET.
Sociedad

Marginalidad y poder: ¿De qué se queja Raúl Castro?

A los barbudos que fundaron el "ministerio de las bajas pasiones" —los CDR—, impusieron la estética militarista y censuraron los debates intelectuales sobre cualquier problema, ahora parece molestarles algunas ramificaciones de su propia obra de ingeniería social.

Una buena parte del deterioro social de Cuba encuentra explicación en las condiciones materiales. La lucha por la subsistencia provoca, aquí y allá, un peligroso reacomodo de valores. Todo entra en el plano de lo posible, de lo tolerable, según qué asunto se pretenda resolver. Pero hay muchos otros factores que explican el actual estado de cosas.

El alarmante lenguaje de los niños, supuestamente mejor educados; la agresividad nunca antes vista en las calles de La Habana, el favelismo social que vive Santiago de Cuba y el deterioro general de las normas de convivencia, son consecuencias de la marginalidad provocada, del empoderamiento injustificado de ciertos sectores y de la doble moral imperante.

La utilización de estratos marginales, con objetivos ideológicos, ha sido política de Estado en los últimos cincuenta años, pese a las maniobras para esquivar el término. Según el catecismo oficial, "la revolución no margina a nadie, todos están dentro del proceso". Y así se finiquita cualquier debate al respecto. Pero mientras el régimen patrocina el chanchullo cederista, el "pa' lo que sea Fidel" y los "huevos contra la escoria", el Ministerio de la Verdad se ocupa de proveer todos los eufemismos necesarios.

El encumbramiento de los peores individuos de la sociedad, la exacerbación de las bajas pasiones, la competitividad basada en temas baldíos (emulación, planes ficticios) y el premio a la chivatería y a la intromisión ilegítima en la vida ajena constituyen la base de lo que ahora critica Raúl Castro.

El Estado totalitario se ha asegurado de que todo esto funcione maravillosamente, pese a las recientes lágrimas de cocodrilo del General. Probablemente, Castro intentará recorrer el trillo de los decretos, sin tener en cuenta el daño antropológico y estructural. La Cuba social esculpida por el castrismo llegó para quedarse. Ni siquiera un futuro escenario democrático podrá borrar tal huella de un plumazo.

Lágrimas de cocodrilo

Si de verdad le preocupan la chabacanería y la pérdida de las buenas costumbres, Raúl Castro debería empezar por erradicar los actos de repudio que protagonizan sus huestes. La frase "machetes, que son poquitas", junto a afirmaciones denigrantes contra las Damas de Blanco y otros actores sociales, retratan la situación del país e indican la responsabilidad absoluta del régimen.

Y después de terminar con la violencia de Estado, física y verbal, lo segundo es restaurar la meritocracia, un sistema que premie la calidad y los valores, y no las adhesiones políticas o ideológicas. No se estimula la excelencia cuando el mejor alumno no resulta ser el primer expediente, pues eso, según la escala castrista, es puro "docentismo". En la educación, en las empresas y en el aparato político, ascienden los llamados ciudadanos "integrales", que muy pocas veces son los más talentosos. Se promueve a los más "revolucionarios", a los que saben tirar estrellas de lata contra yanquis de cartón, aunque sean los más vulgares, incapaces de servir de paradigma a las nuevas generaciones.

Jamás el castrismo ha ocultado su goce viendo actuar impunemente al "ejército popular", formado a su imagen y semejanza. Los máximos representantes de la estética verde-olivo habitan en todas partes, adoptan las principales decisiones, aplastan a los talentosos y exterminan cualquier debate no reglado.

Cuba es un país donde los marginales se sienten cobijados por la lógica del poder. Y aunque cada vez reciben menos prebendas a cambio de controlar las calles (no hay ventiladores Órbita ni lavadoras Aurika para "repartir" en el sindicato), la subversión de la pirámide social es ya un hecho. ¿De qué se queja Raúl Castro?

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 38 ]

Imagen de Anónimo

La enfermedad y muerte de Laura Pollán en cualquier pais europeo, habría sido investigada minuciosamente. En cuba simplemente el gobierno comete impunemente cuantos asesinatos le convenga, y no pasa nada. Asi de sencillo, como el asesinado de Paya.

Imagen de Anónimo

En Cuba se les llena la boca con la palabra revolución y la realidad es que la revolución ni si quiera ha empezado.  

Imagen de Anónimo

Mirando esta foto, no me cabe duda que le injectaron alguna sustancia letal a la pobre Sra. Laura.  Parecen hienas rabiosas arriba de ella.

Imagen de Anónimo

Anónimo de las 7.20: Pogg favonn, nolagac caso a log guajiro y sigamo ponienndonatto enn nombre de nuejtra siuda, que en todomundo muy conossidé pog la emmmosa manera dablann y la finura nuejtra, que yebamo alli donde ejttemos, que nojlomimo la chancleta de palo, que sabenn hacennn hablannnn unaj cutarita metedeo jagüayana, nuejtrohmosso dialetto habanero pojcajtrijta, quejto si e finura y lodema, son boberia. Cuentame pipo , tu erededbhhhedado, o de marianao?

Imagen de padre Ignacio

No des perlas a los cerdos,no sea que las rehuyan con sus patas y se vuelvan contra ti..........para el culebron de proa.

Imagen de padre Ignacio

Anonymous. 4:14 por ventura eres ese culebron de proa que tengo encarnado? Te vas a c... En dia de tu nacimiento,porque pienso seguir escribiendo aqui,lo que me salga del forro.Para tu information no soy oriental,soy natural de Santo Domingo,Las Villas,asi que ve a que TE den por el oricagua,tronco de buche de nalgas.  

Imagen de Anónimo

las testaruda realidad les pasa la cuenta y cuando se trata de pasar armas de contrabando, escondidas debajo de sacos de azucar por un lugar donde las LEYES INTERNACIONALES lo prohiben como se consideran los responsables, MARGINALES, DELINCUENTES, CON POCA ETICA Y POCA MORAL, que facilito cayeron. 

Imagen de Anónimo

Pero si no se podía ni decir señor o señora para dirigirse a alguien pues era considerado rezago del capitalismo. Hasta ese extremo llegó la tiranía.  Teresa cruz

Imagen de Anónimo

Ay pero hablando de Jehova Dios y a la vez "Jamar" y "no se atraquen" Estas a la altura de las criticas del articulo. Que me dicen de un "no dudeis" seguido de otro no, en este caso "no sean" esperaba "no seais" Te habias terminado de leer la Bibliay comer un plato de yuca, porque parece que se te almidono el cerebro... jajajjaa! Tu ere de Granma o de Santiago? no, no, el e' de Cuetaro cutuyamo 

Imagen de Anónimo

Como dijo alguien mas abajo, tiraste la piedra. Pero hoy la piedra estaba resvestida de un escudo dado que no les di la posibilidad de lanzar esas ofensas que llegan hasta la madre y se pasan mas alla. Totalmente de acuerdo con el punto de que los orientales quisieran dividir Cuba, es que lo han hecho, el gobierno anterior y el presente (el eterno de 52 anos) No ha hecho otra cosa que dividir, porque para eso, los orientales son especialistas, con su modus operantis de traicion y disimulo. El segundo punto es cuestinable dado que el gobierno acual cubano es mayoritariamente oriental, y el tercer punto es aun mas contradictorio porque quienes mas defienden la revolucion son los que mas maltratados son. Entonces a raiz de esto ultimo me pregunto: Como es posible que un territorio de cuba sea servil a quien lo maltrata? La lista de figuras relevantes del oriente no la saca ninguna otra provincia o region. Los pinarenos tienen y muchos, los Habaneros, esos que ustedes geneticamente no soportan, tienen mas que nadie, ni decir de los Camagueyanos y los Villaclarenos. Defiendanse, sigan tirando piedras de groserias y desidia... Pero el que lo vivio sabe bien lo que dice y los que no lo dicen es porque tienen un poco mas de prudencia que yo. De todos modos no los odio ni los rechazo, ustedes tienen fuerza y valor, seria muy util al servicio de la democracia y el orden.