Domingo, 17 de Diciembre de 2017
21:59 CET.
Sociedad

Más del 22 por ciento del agua que llega a las viviendas se pierde por el deterioro de las redes domésticas

Archivado en

Cuba pierde un 22% del agua potable distribuida a las viviendas a causa del deterioro de las redes domésticas, según datos del Instituto Nacional de Recursos Hidráulicos (INRH) divulgados este lunes, reporta EFE.

El mal estado de los herrajes hidrosanitarios y los derrames que se generan desde los tanques elevados y las cisternas son los principales causantes de las pérdidas del agua en el interior de las casas, indicó la presidenta del INRH, Inés María Chapman, en la última reunión del Consejo de Ministros, celebrada el pasado viernes y de la cual la prensa oficial informó este lunes.

El 22% señalado por Chapman es solo una parte del total del agua que se desperdicia en la Isla y que el INRH ha admitido supera el 50% del total que se bombea.

La Isla tiene unos 20.500 kilómetros de redes hidráulicas, de los cuales más del 70% está en regular o mal estado tras décadas sin mantenimiento.

Chapman dijo que el Gobierno impulsará la comercialización en el país —"a precios que no tengan un carácter recaudatorio" y con subsidios en el caso de las "personas insolventes"— de los elementos necesarios en para las reparaciones en las casas, que deberán ser asumidas por sus habitantes.

También anunció inversiones en la única empresa industrial que fabrica en Cuba ese tipo de piezas y que, con casi 30 años de explotación, presenta un "elevado deterioro y obsolescencia" hasta el punto de que su producción solo alcanza para satisfacer el 40 por ciento de la demanda nacional. El resto se completa con importaciones.

Otro de los problemas que, según la autoridad hidráulica cubana, inciden en el derroche de agua son las "ilegalidades" e "indisciplinas" en las redes conductoras de agua.

Entre esas infracciones Chapman señaló las acometidas irregulares en redes conductoras, la instalación ilegal de "impulsores" (conocidos popularmente como "ladrones de agua") o el "acaparamiento y venta ilícita" de herrajes hidrosanitarios y tubos.

"Tenemos que ser intransigentes en el enfrentamiento a estas violaciones que casi siempre se cometen a la vista de todos. Para que haya orden y disciplina tiene que haber exigencia", afirmó Raúl Castro sobre este problema.

En Cuba, donde las lluvias son la mayor fuente de agua dulce y donde en los últimos años ha habido severas fases de sequía, se pierden más de 1.000 millones de metros cúbicos de agua por fugas en las conductoras, redes y en las conexiones hidráulicas dentro de las viviendas, según datos del INRH.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

......estan bien, en Puerto Rico se estima la perdida en 60%!!!!...........

Imagen de Anónimo

Sobrecumplieron!

Imagen de Anónimo

Y que importa que se bote tanta agua?, la que si hay que garantizar es la de los futuros campos de golf!

Imagen de Anónimo

  el desastre en el uso racional y la capacidad de abastecimiento de agua potable a la población es el producto de la guerra sucia de los castros a la iniciativa y empresa privada en el país, ese bloqueo irresponsable de los castros que sigue costando al país el doble del embargo de USA a al régimen

Imagen de Anónimo

La economía castrista, obsesionada por el gasto superfluo, ha situado al porcentaje del PIB destinado a inversiones en infraestructuras en poco más del 9%, el más bajo de América Latina, y de los menores del mundo. Y así les va. Las aguas fecales acaban filtrándose por las conducciones que siguen siendo las mismas que las que se instalaron allá por los años 50 del siglo pasado. Espectáculo lamentable. Qué lástima que la ONU en sus indicadores imbéciles no mida las graves consecuencias para la salud de los cubanos que se derivan de este tipo de dejadeces del castrismo