Domingo, 17 de Diciembre de 2017
19:27 CET.
Opinión

Volviendo al país

Archivado en

Un abrazo fuerte a todos los amigos que se han mantenido preocupados por mi llegada. Hoy por primera vez pongo mis manos en un teclado. Desde que abordé el avión en el PCG (París-Charles de Gaulle) de París, después de 5 minutos de wifi gratis, no he sabido nada más de cómo anda el mundo.

Durante el viaje tuve tiempo de pensar en muchas cosas. Los recuerdos de los momentos vividos en un viaje que me llevó a doce países pasaron por mi mente con especial dramatismo. Sentía que había conocido la civilización contemporánea, la Era Moderna, el desarrollo hasta donde la humanidad conoce y entiende, y estaba a bordo de un vuelo que me sacaba de esa realidad recién descubierta para llevarme de regreso años atrás. Pero estaba absolutamente seguro de qué era lo que quería; los lazos sentimentales que dejé en Cuba y un sentido de responsabilidad con el futuro eran razones demasiado poderosas.

Incluso no me sentía triste, estaba feliz de regresar.

Mi aterrizaje fue tranquilo, pero ya desde el aire algo no estaba bien. La imagen que vi a través de la ventanilla cuando la nave descendía me causó un raro escalofrío. Ya me habían advertido sobre eso algunos amigos con experiencia de salir y entrar. Me habían contado del choque que sentiría cuando, involuntariamente, mi cerebro empezara a comparar detalles, formas, colores, luz, vida. Y así fue, no se equivocaron ni en una palabra.

Una vez en el aeropuerto, sabiendo que mi padre y mi novia estaban al otro lado de la tela de araña, solo tenía en mi mente hacer las cosas de la mejor forma para salir rápido. Llegué de los primeros a la espera del equipaje y, como no ví moros en la costa, quise creerme que las cosas podrían salir de forma natural y, a pesar del inmenso cansancio físico y mental, la idea de encontrar rápido el abrazo del viejo y los besos de Raquel me hizo recuperar algo de fuerza.

Las maletas se demoraron un buen rato. No había tenido la precaución de sellarlas o, al menos, poner un candadito en ellas. Temía que alguien metiera las manos, cualquier cosa que sacaran lo sentiría profundamente. Cada regalo, desde una memoria flash hasta alguna ropa de uso, tenía un destino y resolvería o aliviaría un problema.

Finalmente mis cosas llegaron y emprendí, esperanzado, mis pasos hacia un cartel que decía "Exit", por donde observaba estaban saliendo todos los que arribaron en mi vuelo. No caminé mucho, enseguida una joven oficial de aduanas me sacó de la fila y explicándome que me dirigiera a un espacio abierto, en un costado del pasillo que contaba con unas mesas grandes, la señorita me dijo que se trataba de un "chequeo de rutina".

Yo solo atiné a responder: "Haga lo que quiera, pero por favor hágalo rápido, estoy realmente cansado".

Otro joven oficial, pero con más rango visible, le dijo algo a la que me atendía y esta me indicó que la siguiera, que debíamos ir a otro lugar. Entonces empecé a caer en cuenta de que las cosas no serían normales; en mi caso, desgraciadamente, sería anormal.

Llegamos a otro salón donde solo había cubanos. Allí pude comprobar la veracidad de todas las historias increíbles que me habían contado sobre los aeropuertos cubanos para los cubanos. Adonde quiera que miraba veía gente discutiendo, enojados, cansancio, indolencia, desesperación y envidia. En este salón, y a la vista de todos, mis equipajes fueron desmenuzados uno por uno, pieza por pieza, detalle por detalle, con minuciosidad de cirujanos.

Todo cuanto les resultaba interesante se lo llevaban por un buen rato a analizarlo a otro lugar, luego lo trajeron y lo fotografiaron. Específicamente teléfonos, memorias o cualquier tipo de tecnología o cables.

El tema más conflictivo resultó la literatura. Según el oficial que se llevaba las cosas, "los temas parecen inapropiados, los analistas se quedarán con esos libros y, si quieres, puedes reclamarlos después y si la reclamación da a lugar, puede venir a buscarlos".

Le dije que no iría desde Puerto Padre hasta La Habana para reclamarlos por gusto.

Y, ¿cuáles eran los temas de esos libros? ¿Se trataba en algún caso de un manual para armar una bomba? No, solo libros sobre cultura crítica, democracia, derechos humanos… Pero bueno, parece que aquí esto es lo mismo que una bomba.

En todas estas gestiones pasaron cuatro largas horas, ya incluso habían salido las personas de otros vuelos posteriores. Para ese entonces aún me faltaba hacer la inmensa cola para pesar los equipajes y pagar los impuestos. En ese proceso se me acercó una señora a decirme: "Tu padre está allá fuera, bien cabrón ya". Supe que, efectivamente, las cosas se podrían poner feas si no salía pronto, pues mi padre, que me enseñó a no soportar la humillación, entraría de cualquier forma a buscarme.

Yo tampoco aguantaba un minuto más, ya no me interesaba nada, tenía relativamente cerca a unos de los "agentes desclasificados" que trabajan en la aduana y a ese mismo le iba a descargar todo lo que tenía deseos de decir. Pero al parecer ellos saben dónde está el punto crítico y, en ese momento, apareció un jefe que, después de pagar, me dejó salir.

Dios, qué emoción, estaba medio desmayado pero volví a sacar el extra para apretar con fuerza a los míos. También a ese gran amigo que es Reinaldo Escobar, Agustín y otro muchacho que tomó algunas fotos.

Camino a la casa donde haría estancia esa noche no dejaba de mirar a los costados, las casas, las calles, la gente. Ahí comenzó en mi cerebro otro ejercicio fuerte que todavía me tiene mareado y que les contaré después, cuando haya descansado un poco. Pronto llegará la inmensa Yoani, todos mis sentidos están puestos en ella.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 70 ]

Imagen de Anónimo

Cuanta vileza en estos comentarios, de gente deforme y atrasada. Quizás con la clonación puedan conseguir un Fidel que les dure mil años!

Imagen de Anónimo

ESTE  LO QUE ES ES UN DESCARADO COMO NO LO DEJARON CUANDO SE GRADUO EN LA HABANA AHORA HECHA ESPUMA POR LA BOCA Y DESNIGRANDO DE SU PATRIA VERAN EN QUE PARA LUEGO TE LO CONTARE

Imagen de Anónimo

Vamos señores, este guaguiro payaso solo mal calculo el momento, el penso que enfrentandoce a Alarcon seria el nuevo Gorvachov cubano y ganaria puntos dentro de la UJC.... le salio el tiro por la culata .... que le quedo .... convertirce en el demagogo.Fue a la Higuera,,,, no lo vi decir nada de esas tirras que el tanto queria visitarEste niño es un oportunista de mir,,, que no le importa cuba si no su bolsillo, no le salio la jugada como lider comunista pues se convirtio en disidenteQue lo mandaron para su pueblo .... nada raro ... fue a cumplir su servicio social como todo jove de la UJC que el era, en un joven club... donde o iba hacer en ese monte??? nada fuera de lo normal en Cuba¿que aspiraba???¿¿¿que lo pusieran en el departamente informatico de la DGI o a supervisar las maquinas de punto cero, que fuera acompañante de mariela y su pandilla????... seguro que si le hubieran dado ese puesto no seria hoy disidente  ¿cuantas personas en el mundo que trabajan honesta mente pueden visitar 12 paises??? en semanas.... muy pocas  para no decri ningunaen fin guaguiro oportunista mejor callate y sigue viviendo del cuanto .... eso si ya no tienes guardado en Villa tu carne del parti y tu medalla al servicio distinguido .... recuerden la primavera negra..... los mas reclacitrantes de la ultra derecha eran del G2  

Imagen de Anónimo

Anonimo 5/30 8:25 PM EEvidentemente el que no ha salido nunca del retrete de su choza eres tu. Eso de que en todos los aeropuertos del mundo te requisan y te quitan, es la mentira y el invento mas absurdo que existe. Tal vez tu eres chivato y has ido en mision secreta a uno de los paises que los barbudos intentan volar a EUA y te registran por que esos no creen ni en sus madres, fuera de eso, a mi no me han registrado nunca, ni en Moscu, ni en Mexico, ni en Peru ni en Turkey, ni en Madrid, donde unico me regristraron y trataron de robarme cosas fue en LA HABANA. No hable mi...da, compadre.ANA

Imagen de Anónimo

Leyendo los comentarios, si que por una parte, es DEMOCRACY IN ACTION, pero por otra es una prueba de laboratorio porque estamos como estamos. Este muchacho, y que conste que no es santo de mi devocion, solo NARRA su experiencia en la Aduana, que lo sorprendio tal vez por su inexperiencia. Por all alguien critica que no puso candado, pues los consejos son NO PONGA CANDADO PUES SI QUIEREN INSPECCIONAR LO ROMPEN, venden unos candados que ellos tienen llave universal y son los que yo uso cuando viajo. Por all un castrista que va todo los anos de vacaciones a Cuba, como si fuera un pais NORMAL, y que no ni Eliecer, ni Yoani ni se juega el pellejo, es un descarao castrista de esos que disfrutan ciertas preferencias, mientras se porten bien. Mi consejo, ya que todos tienen uno, es que se dejen de boberias, y dejen a los opositores ser opositores, que lo haN ESCOGIDO, a riesgo del pellejo. si no pueden ayudar estense tranquilos.ANA 

Imagen de Anónimo

Coño Eliecer, no te me pongas MAGNIFICO, que corres el riego de caer pesa´o  y eso en  Cuba es el peor pecado. Si puedes, comparte este consejo con Yoanis a ella tampoco le viene mal.Y que conste que te lo digo sin veneno y con todo el respeto que te mereces. El Bastardo.

Imagen de Anónimo

La verdad es que da asco y pena leer algunos comentarios que ponen aquí.Unos rezuman envidia de la mas vil y baja.Otros un racismo y un regionalismo a ultranza con desprecio a la persona del interior, que entendería mejor si La Habana fuese París,Madrid o Estocolmo.Despierten,la "capital de todos los cubanos" es hoy por hoy gracias a los hermanitos de Birán un inmenso vertedero lleno de escombros y otras inmundicias.¿cual es el orgullo tonto de ser habaneros partida de ignorantes? ¿Es que el hecho de nacer en La Lisa o El Cotorro los hace superiores a alguien que, como Eliécer y como yo nacimos en Puerto Padre?. Chivatos y esbirros los ha habido en Cuba no sólo en Oriente sino en todas partes (también en La Habana), sad but true queridos habaneritos arrogantes.La verdad es que los cubanos no tenemos arreglo y nos merecemos toda la porquería que nos ha pasado en mas de medio siglo y la que nos falta todavía por pasar.Sólo sabemos envidiarnos unos a otros, discutir sobre tonterías e insultar sin mediar provocación alguna.Cuando veo estas cosas o los actos de repudio realizados por el "pueblo enardecido" a las Damas de Blanco, me dan ganas de pedir la nacionalidad haitiana, pero luego veo a personas dignas como Eliécer,Yoani,Los Aldeanos,Bicet y Fariñas, que me hacen recobrar un poquito mi fe y mi orgullo por venir de donde vengo.

Imagen de Anónimo

No hay peor cuña que la del propio palo y las ciberclarias de la UCI estan que echan espuma por la boca al ver lo que ha logrado Eliecer con su dignidad.Ciberclarias, Uds. pudieron haber hecho lo mismo pero prefirieron seguir el juego en el charco. Hundanse en su fango ahora !

Imagen de Anónimo

Mira tu como son las COSas,a eliecer lo  demoraron 4 Horas y a la yoa ,nada paso como pedro x casas,eso es discrimination guajiril y si se demora 1 minuto mas papa jibe a entrar en el aeropuerto machete en Mano, q clase d bonito me ha salido este palestinogngeope

Imagen de Anónimo

Eliecer no le hagas mucho caso a la que escribe como el Anónimo - 31 Mayo 2013 - 3:07 pm. esa Sra es la 'AMIGUISIMA" de la que tanto los ha CRITICADO a todos Uds los DISIDENTES cubanos que han salido de Cuba últimamente, no se cual es el ENCARNE de la Sra con Uds pero asi ha sido. Saludos