Domingo, 17 de Diciembre de 2017
21:59 CET.
Crisis en Corea

La alianza entre Pyongyang y la prensa cubana se mantiene a pesar de la crisis nuclear

Para los cubanos, Corea del Norte está muy lejos. Y como son escasos los que aquí han visitado ese país, se sabe de él apenas lo que cuentan los medios oficiales, que no es mucho y está en extremo parcializado. El enfoque de la decadente prensa oficialista cubana hacia ese régimen comunista hace que muchos crean que la actual escalada de tensiones en la península asiática es obra y gracia de Estados Unidos y su aliado surcoreano.

Para los comentaristas oficiales de la televisión cubana, "los medios occidentales se dedican a satanizar a la República Popular Democrática de Corea". Nada hablan los medios sobre la vida cotidiana en Pyongyang y sus alrededores, sobre las grandes hambrunas y la escasez de automóviles y luz eléctrica; nada de un país que posee el mayor ejército del mundo en relación a su población y donde la fascista ideología Juche cercena irremediablemente la capacidad neuronal de los ciudadanos.

La causa de tan elaborado silenciamiento de la realidad norcoreana radica en la alianza de la cúpula gerontocrática-militar cubana y los jerarcas de Pyonyang, con una maquinaria totalitaria similar en el orden interno y en lo externo una común retórica antinorteamericana.

A raíz de la muerte del segundo de la dinastía Kim, el gobierno cubano decretó tres días de duelo nacional. Por otra parte, hay escuelas en la Isla que llevan el nombre de Kim IL Sung, con biografías muy bien maquilladas de tan siniestro personaje, y en las bibliotecas la bibliografía sobre la mitad norte de la península coreana se reduce a una compilación de los discursos de Kim IL Sung, similares a las seniles reflexiones de Fidel Castro.

Curiosa resulta la diferencia de terminología entre el canal Telesur y la Televisión oficial cubana; mientras el primero llama al país de los Kim por su nombre más periodístico, Corea del Norte, nuestros medios nacionales están obligados a decir el nombre oficial, cansón y burdamente falso.

En una de las mesas redondas que transmite Telesur desde La Habana, dedicada a analizar el conflicto coreano, uno de los panelistas tuvo que admitir que el discurso de Pyonyang en la actual escalada de tensión "es fuerte": fue la única alusión a la parte norcoreana que dejaba traslucir el lenguaje fascista de la dinastía comunista. Pocos cubanos saben de las reiteradas condenas de las Naciones Unidas y los organismos internacionales a las violaciones de los derechos humanos en ese país y los campos de concentración que existen para los que intentan revelarse contra el sistema.

La agobiante vida diaria cubana deja poco espacio para calibrar lo desinformada que está la población. En las páginas centrales de cualquier edición del Granma se puede encontrar una defensa del régimen sirio de Bashar Al-Assad, del fundamentalismo iraní o de cualquier dictadura africana que proclame su admiración a la "revolución cubana". Pero nada de Corea del Norte. Y es que dicho país es el peor aliado del régimen cubano, pues nada le puede dar, salvo una pésima imagen en el concierto de naciones democráticas.

Muy lejos están los tiempos en que Cuba estaba dispuesta a enviar sus tropas cuando estalló la guerra de Corea, a principios de la década del cincuenta. La guerra fría despegaba con una fuerza inusitada y el gobierno de Carlos Prío era un aliado de Estados Unidos. El golpe de Estado de Batista abortó esa posibilidad. Si estallara hoy una guerra en la península coreana el gobierno cubano no podría aventurarse a mandar efectivos militares a su aliado. No cuenta ni con la capacidad ni con el deseo, solo le brindará un apoyo retórico total contra el "imperio norteamericano".

Tal vez los cubanos presenciemos el conflicto a través de Telesur, aunque el deseo de cualquier persona sensata sea que las tensiones disminuyan y la cooperación intercoreana se restablezca y aumente hasta la total unión de la península. Pero la paz definitiva en esa región no se vislumbra a corto ni mediano plazo. Mientras tanto, la mayoría de los cubanos seguiremos los acontecimientos a través de la tendenciosa prensa oficial, que dice poco y obliga a buscar otras vías para informarse de ese conflicto que mantiene en vilo a buena parte del mundo.

 

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 5 ]

Imagen de Anónimo

Es logico que la prensa de Cuba apoye a Corea, si esta diseñada para apoyar la dictadura de Cuba, con mucho gusto que defenderan la de Corea, y a todos aquellos que surjan en el planeta, siempre y cuando sean cruelmente antinorteamericanos, y bestialmente totalitaristas. ABAJO FIDEL Y RAUL.........AMEN.

Imagen de Anónimo

Fidel Castro es peor que Kim Il Sung. No podemos olvidar que la mitad de la población mundial le debe su existencia a Nikita Jrushev  que declinó la sería propuesta del comandante genocida de atacar con misiles nucleares a los EU.

Imagen de Ignacio Peralta

Es una vergüenza para los cubanos dignos que el pais con el régimen más parecido al de la terrible y dinástica dictadura de los Kim en Corea del norte sea el de los Castro en Cuba.Repito, es una VERGÜENZA!!!!!!!!

Imagen de Anónimo

Corea del Norte es el pais mas diabolico y represivo del planeta. Luego le sigue Cuba.

Imagen de Anónimo

Las dictaduras se solidarizan una con la otra. Gracias a dios los Castros no llegaron tan lejos como los coreanos, aunque hay muchas cosas en comun. En fin de cuenta los coreanos algun dia se reunificaran y saldran adelante (como las alemanias) mientra nuestra Cuba continua en la incertidumbre y no se sabe cual sera su final......