Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
18:59 CET.
Zoo Nacional

Leones agresivos, antílopes estresados

A pesar de que algunos retoques pretenden ofrecer una idea de rehabilitación al Parque Zoológico Nacional,  el inconfundible sello de la negligencia emerge en sus áreas.  Para colmar los desmanes, la idea de reanimar el parque con las nuevas especies donadas por el gobierno namibio, encontró imprevistos en la adaptación de los animales.

Las mejoras estéticas de las dos entradas al Zoológico parecen recibir a los visitantes con propuestas de renovación. Y no es del todo falso, en algunas zonas la pintura cubre  la deslucida imagen que presentaban las instalaciones.

El área de cautiverio, donde se exhiben algunos de los animales donados no solo fue agraciada con pintura. Dentro del área,  las jaulas vacías que el pasado año estaban  abandonadas, se encuentran habitadas.

Les tocó dar "el paso al frente" a los monos que se exhibían en el Zoológico de 26. Una buena parte de los simios fueron trasladados hacia el parque para rellenar el área donde se exhiben las nuevas especies.

El Zoológico Nacional ganó fama de lugar desértico entre los cubanos. Sin embargo, después de que los medios de información gubernamentales anunciaran la exhibición de nuevos animales, el público acude con cierta curiosidad a la instalación.

Contrario a lo esperado, el tiempo de permanencia en el lugar se acorta. De los dos safaris que brindaba el parque subsiste el paseo por la "Pradera Africana", que exhibe unas siete especies de animales endémicos del continente africano. Pero esas 42 hectáreas no dejan ver nuevas especies,  algo que constata decepcionado el público.

Y es que los animales donados sufren dificultades de adaptación. "Los antílopes son asustadizos y si se estresan pueden morir", explicó la guía del safari.

Los antílopes se mantienen en cuarentena porque han presentado dificultades para adaptarse al ruido y al público. El área donde se encuentran  ha debido ser cubierta con tela que, según aseguran los guardabosques, los animales han comenzado a comerse.

"Debieron haber traído animales  menos adultos para que se adaptaran mejor. A algunas especies, como los antílopes le será muy difícil  la adaptación", explicó uno de los técnicos que trabajan en ese empeño.

El primer envío de la donación namibia fueron los carnívoros y los antílopes, ahora se espera a los animales de mayor talla. Con ellos llegará un elefante con el cual se espera aparear a la cincuentenaria Ada, única de su especie en Cuba.

"Se ha tratado de inseminar  a la elefanta, pero el semen pierde la calidad necesaria durante la transportación", explicó la guía del safari.

Leones fuera de peligro de derrumbe

En cuanto a los animales carnívoros donados, los especialistas del parque consideran  que se distinguen por su carácter salvaje.

Las dos parejas de leones de ambos sexos se mantienen aisladas por su agresividad. La intención de las autoridades veterinarias con esta especie era refrescar la sangre, afectada por el grado de consanguinidad existente entre los cautivos del parque.

"Será difícil mezclar a  los leones que llegaron con los de nuestro zoológico. Después de seis meses alimentándolos, continúan mostrando agresividad  hacia el personal que los asiste, y pocos deseos de convivir con el resto", aseguró un técnico.

La adaptación de los reyes de la selva pasa también por momentos críticos. Aunque los trabajadores encargados aseguran que no les falta su dieta a base de carne de caballo (solo vi huesos en las jaulas de los carnívoros), los ejemplares tenían una alimentación más variada en su lugar de origen y vivían en espacios más amplios.

"Han tenido que alimentarlos con animales vivos, para que coman, creo que si los exhiben  será en jaulas reforzadas", aseguró uno de los guardaparques.  

Pero el tema de los leones tomará tiempo no solo de adaptación. La temible especie permanece encerrada debido a los peligros de derrumbe del foso donde habitan.

El segundo safari del parque quedó suspendido después de que se detectaran desprendimientos en el pozo de tres hectáreas y 30 metros de profundidad. El sitio es el espacio de una vieja cantera que hace más de 20 años no recibe mantenimiento.

Los cocodrilos aún esperan, aunque sea, el beneficio de los retoques. La desecación del estanque donde habitan se conjuga con la desaparición de los flamencos que se exhibían en el estanque colindante.

La protección de especies deja mucho que desear. El público incursiona por los límites no permitidos de las jaulas, incluso del foso de los leones. Lejos de interactuar con los animales, los visitantes  los acosan y mal alimentan, aprovechando la ausencia de guardaparques. Lo más lamentable es que algunos de los propios guardaparques incitan a la alteración de los animales como pasatiempo en un zoológico desanimado.

A criterio del personal técnico entrevistado, el parque ha tenido cierta mejoría en comparación con el pasado año. Pero el público continúa considerando el Zoológico Nacional como algo desértico y abandonado, con una gastronomía estatal de escasas ofertas y lejana al cliente.

No hay que dudar de los esfuerzos de los médicos veterinarios y del personal técnico del parque en el cuidado de los animales, pero su voluntad no resulta suficiente para salvar la imagen del parque.

Lo será el día que depongan sus intereses personales  para describir públicamente el desinterés de las autoridades del país por el Zoológico Nacional. Mientras esto no suceda, las 344 hectáreas de parque continuarán desplomándose como la vieja cantera que resguardaba a los leones.

Con los nuevos animales

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 19 ]

Imagen de Anónimo

 Ultima noticia, dicen que el León Namibio no quiso templarse a la leona cubana y termino echándose a la antilopa y está esta embaraza de no se sabe que (cuando nazca el bicho raro que salga del cruce Fidel va a escribir una reflexión) El antílope esta triste y amenaza con dejarse comer por los habitantes del llega y pon. El Mongo

Imagen de Anónimo

En alguna ocasion un carnivoro mato a un personaje que lo maltrataba, lo veló hasta que lo cazó. Era un estudiante de biologia que hacia su pasantia en el zoo y no perdia ocasion de maltratarlo hasta que se vengó.Estos irresponsables que se muestran en las fotos traspasando las barandas para alimentar o maltratar a los animales no tienen momento fijo para sufrir las consecuencias de sus estupideces e indisciplinas.En la epoca de la neuropatia, el beri-beri que a tantos destruyo, las cebras y otros comestibles desaparecieron. No hay momento fijo para que alguno de estos venados o leones sean pasto de los habitantes del fanguito, de la cuevita o de los llega-y-pon organizados por tanto palestino ilegales que ha invadido la capital como policias, militares o ex-s

Imagen de Anónimo

Hubiera preferido que los monos y leones hicieran algunas donaciones de sus alimentos a los cubanos encerrados en el otro zoologico donde tambien los turistas que vienen a visitarlos en la gran jaula-archipielago le lanzan chocolates, condones usados y algunos despreciables dolares para que continuen aplaudiendo al kaxtrizmo. 

Imagen de AdelaCuba

Este es uno de los artículos mas triste que he leído en mucho tiempo. No solo sacan a los animales de su tierra, tambien los llevan a un lugar donde los seres humanos representan nada para las autoridades a pasar trabajo. Deberían juzgar a los responsables de semejante estupidez 

Imagen de Anónimo

ni los animales del zoologico se escapan ,de la siempre presente critica de los carvernicolas periodistas que escriben para este diario NO LES DA PENA 

Imagen de Anónimo

Es atroz que en un pais donde todo esta decadente y la alimentacion es uno de los problemas mas criticos hayan traido a estos pobre animales, en vez de haber donado los que quedaban aqui, o haberlos prestado a algun zoo que tuviera condiciones, hasta tanto en nuestro pais no existan las minimas para sustentar un parque de animales como debe ser. De lo contrario el espectaculo en ves de deleitar puede horrorizar.

Imagen de Anónimo

Causa asombro la pérdida de apetito sexual de estos animales. Probablemente no se han enterado que están en Cuba.

Imagen de Anónimo

Esto me recuerda la obra sátira El Elefante de Sławomir Mrożek, donde en un zoológico socialista polaco sustituyen, gracias a una iluminada idea burocrática, a los animales por réplicas en goma inflable, como una solución para las desventuras de los animales y las molestias que acarreaba su manuntención. Quiera dios que el zoológico habanero no lleguen a ese punto.

Imagen de Anónimo

A estos antilopes hay que analizarlos, seguro que no quieren compartir la alegria revolucionaria porque no tienen dignidad, son mercenarios del imperialismo tratando de empanar la imagen de la revolucion.

Imagen de Anónimo

Siempre que nos llegan noticias de la isla causan vergüenza ajena. Ni los animales salvajes logran sosiego en aquella realidad. Esperemos que las reformas del presidente Castro traigan mejoría a estas bestias, injustamente traidas de una reserva abierta, donde disfrutaban un habitat natural, a las sucias jaulas de un zoológico decrépito en una isla agobiada en la gestión de dar comida, incluso a los humanos.Deberían algunos pastores pacifistas llevarles comida (a los animales) e impedir las autoridades que estas sean consumidas por los visitantes.