Domingo, 25 de Septiembre de 2016
10:51 CEST.
Opinión

Ángel Santiesteban: juicio después del juicio

Hace dos días, en la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) y con la intención de denunciar la violencia machista, ocho escritoras y periodistas hacen un llamamiento público a propósito del caso del escritor Ángel Santiesteban, acusado de violencia de género, condenado a cinco años de prisión y recién encarcelado.  

Se solidarizan con la exesposa del escritor, ya que han circulado notas de apoyo a Santiesteban que rebajan los hechos a simples riñas domésticas y le achacan a ella invenciones o demencia.

Esas notas ponen en entredicho un procedimiento judicial que las firmantes del llamamiento defienden en toda su pureza: el acusado fue juzgado por lo ocurrido entre él y su exesposa, sin intromisión de matiz político alguno.

Ellas, sin embargo, equivocan la fecha de despegue de la campaña que hacen. Habilitan una dirección electrónica, reclaman adhesiones al llamamiento, y no es el Día Internacional de la Mujer lo que en verdad celebran, sino, en todo caso, el Día del Trabajador Jurídico. Porque dicen defender la suerte de la exesposa de Ángel Santiesteban (a la que nunca llaman por su nombre), hablan por las mujeres que sufren violencia machista, pero su mayor preocupación es lo inobjetable del aparato de justicia.

No es extraño entonces que vengan a indignarse  cuando ha pasado el juicio y han dictado sentencia. Y es que ellas, antes que a lo ocurrido entre acusado y acusadora, reaccionan a las críticas hechas al proceso judicial. Su indignación va contra esas notas que apoyan a Santiesteban. Su objetivo es exorcizar el peligro de que esas notas se conviertan en campaña política contra el régimen.

La efemérides, el detalle de que todas las firmantes sean mujeres:  trucos en pro de verosimilitud o de sensiblería. Los derechos de la mujer, el mejor de los pretextos. Convocan a ese ejemplo cercano, el de Santiesteban, no por hacer visible lo extendido de un fenómeno, sino para que toda la violencia machista incida en su caso.  Y entonces poder exigir, después de una sentencia judicial, todavía más intervenciones: "Las instituciones y organizaciones cubanas deben pronunciarse sobre este caso en particular y también acerca de la violencia contra la mujer en nuestra sociedad".

La cuestión es abrirle otro juicio a Ángel Santiesteban. Castigarlo por las sospechas despertadas por su sentencia. Desbaratarlo, para que no alcance a ser bandera del enemigo.  

Sandra Álvarez, Marilyn Bobes, Luisa Campuzano, Zaida Capote Cruz, Danae Diéguez, Laidi Fernández de Juan, Lirian Gordillo Piña y Helen Hernández Hormilla, firmantes del llamamiento y convocantes de más firmas, cumplen así lo que tanto negaran: la intromisión de la política en el caso. Consideran  al sistema judicial más allá de toda crítica y, sin embargo, se atreven a discutirle la decisión final y el turno último de castigo.

Uno lee los nombres de estas ocho intelectuales y se pregunta qué habrán podido sacar de ciertos libros tremendos sobre la justicia. Kafka, por ejemplo. Dostoievski. Job. Los habrán leído para hacerse peores personas, para no entenderlos.

Comentarios [ 21 ]

Imagen de Anónimo

la verdadera histroia es que la exesposa las msdre del niño era una verdaera fiera y era ella quien le pegaba a el

Imagen de Anónimo

Igual que Anónimo - 10 Mar 2013 - 5:26 pm, conozco personalmente a un par de ellas, y me consta que no son (o no habían sido hasta ahora) complacientes con las arbitrariedades del régimen, sino críticas y valientes, hasta medio sediciosas. Temo que ya hayan sido manipuladas, aprovechando la desinformación congénita y probablemente, la sensiblería feminista, que las inteligencias hayas sido puestas de rodillas. Ver en específico a una de esas firmas en la declaración me ha resultado extremadamente confuso, pero eso es lo que nos ha pasado, lo que nos sigue pasando, que muchos intelectuales de adentro se pierden en las acrobacias de la dictadura para limpiar su imagen. Asco total, revoltura de estómago y lástima por estas personas.

Imagen de Anónimo

Anónimo - 10 Mar 2013 - 9:57 pm, Usted no entiende nada porque no ha seguido el caso de Santiesteban, por supuesto que este articulo no presenta ninguna prueba, solo analiza la estrategia que esta siguiendo el gobierno cubano en este caso, para entenderlo usted tiene que leer otras fuentes, el mismo blog de Santiesteban, la asociacion de jurista de cuba, y muchos otros para que ENTIENDA entonces porque se dice que este juicio fue una farza.

Imagen de Anónimo

Sandra Álvarez no es escritora ni la cabeza de un guanajo. Es, -como ella misma se define en su blog- (http://negracubanateniaqueser.wordpress.com/) una NEGRA, pero ARRIBISTA, armadora de lios, bretes y chanchullos en Neurociencias donde trabajaba como técnica, y donde nadie la soportaba.¿la han escuchado hablando? Parece que por ella no ha pasado ni el prescolar. Lo que esta luchando es un viajecito, aunque para lograrlo tenga que lanzar heces a diestra y siniestra.

Yoelvis

Imagen de Anónimo

Y a las damas de blanco quien las va a defender???

Imagen de Anónimo

También habría que hacer juicio a los que maltraron, humillaron y golpearon a la escritora cubana María Elena Cruz Valera. ¿Por qué no se levantaron esas voces entonces en defensa de la mujer? ¿Por qué no se exige también un juicio a estos culpables?

Imagen de Anónimo

También habría que abrile juicio inmediatamente y los que humillaron, apalearon y maltrataron brutalmente a María Elena Cruz Valera incluso dentro de su propia casa. ¿Dónde están los culpables? Porqué no se defienden también los derechos de esta mujer.

Imagen de Anónimo

Entonces habria que meter presos a todos los funcionarios del turismo,los jefecitos de pacotilla y los conductores de vehiculos del estado cubano que solo con una simple entrevista de trabajo o una "botella" se  te insinuan y tratan de obtener favores sexuales a cambio a veces de nada, de una promesa.  Lo que antes se conocia como titimania... desde hace rato tiene otros nombres. 

Imagen de Anónimo

8 de marzo tod@scontralaviolencia

Imagen de Anónimo

Que tristeza de mujeres prestarse para respaldar una infamia,que defiendan alas damas de blanco ante tantas palizas,no van a encontar respaldo solo repudio y azco pobre de ellas