Lunes, 11 de Diciembre de 2017
10:25 CET.
Política

Dedazo en La Habana

¡Aleluya!, salió la fumata blanca en La Habana: los hermanos Castro han encontrado al hombre providencial que tomará las riendas del poder en Cuba cuando los dos octogenarios no puedan más con su alma y se retiren a sus casas.

El elegido se llama Miguel Díaz-Canel, tiene 52 años, es ingeniero eléctrico y ha ocupado cargos importantes en el Partido Comunista, el único existente en la Isla. Sin embargo, ese apparatchik de libro, obediente y discreto, tendrá que armarse de paciencia hasta el año 2018: en esa fecha terminará el mandato de Raúl Castro, que dirige el país desde que su hermano Fidel enfermó en 2006.

Como lo han comentado casi todos los cubanólogos, la designación de Díaz-Canel como primer vicepresidente es un hecho sin precedentes desde 1959. Nunca un político nacido después de la Revolución había llegado a tan alto puesto. Se trata sin duda de un cambio generacional, pero nada más, ya que el proceso se hizo por la vía autoritaria que ha caracterizado al régimen cubano durante más de medio siglo. Fue un dedazo desde el más alto nivel del Estado —léase Fidel y Raúl—, ratificado luego por la Asamblea Nacional del Poder Popular, cuyos 612 diputados fueron aleccionados previamente para que el voto fuera unánime.

Por lo tanto, estamos asistiendo a un traspaso biológico, que no va acompañado de una transición política hacia un sistema democrático. Además, no hay ninguna garantía institucional de que Díaz-Canel llegue efectivamente a ocupar el cargo de jefe del Estado en 2018. En cinco años pueden pasar muchas cosas, si no pregúntenselo a otros ilustres miembros del régimen, supuestos reformistas, como los Aldana, Robaina, Lage o Pérez Roque, que subieron como la espuma y obtuvieron cierto reconocimiento internacional, para ser luego defenestrados sin miramientos porque "se rindieron ante las mieles del poder" (palabras de Fidel Castro a propósito de los dos últimos de la lista).

Tampoco sabemos a ciencia cierta si Díaz-Canel es el verdadero candidato de los Castro o si hay un tapado desconocido, que podría ser un hijo o un yerno del Líder Máximo o de su hermano. El comunismo dinástico ya existe en Cuba y podría prolongarse, como en Corea del Norte. Ahora bien, quienquiera que sea el delfín, Raúl Castro ha delimitado claramente los parámetros de su futura actuación. Para ello, el mandatario ha repetido la frase que se ha convertido en su lema desde que asumió sus actuales funciones: "No me eligieron presidente para restaurar el capitalismo en Cuba, ni para entregar la Revolución. Fui elegido para defender, mantener y continuar perfeccionando el socialismo, no para destruirlo".

Esa es también la misión encargada a Díaz-Canel, cuya elección, ha dicho Raúl Castro, "reviste particular trascendencia histórica porque representa un paso definitorio en la configuración de la dirección futura del país, mediante la transferencia paulatina y ordenada a las nuevas generaciones de los principales cargos". El presidente cubano, que tendrá 86 años al terminar su actual mandato, se ha dirigido también a "aquellos que dentro o fuera del país, con buenas o malas intenciones", piden que Cuba acelere el paso de sus reformas: "les decimos que continuaremos sin prisa, pero sin pausa, con los pies y los oídos bien pegados a la tierra, sin terapias de choque contra el pueblo y sin dejar a ningún ciudadano desamparado, superando la barrera del inmovilismo y la mentalidad obsoleta en favor de desatar los nudos que frenan el desarrollo de las fuerzas productivas, o sea, el avance de la economía, como cimiento imprescindible para afianzar los logros sociales de la Revolución en la educación, la salud pública, la cultura y el deporte".

Todo está dicho en esas palabras rimbombantes: la prioridad es la economía, no la reforma política. Seguirá la perestroika (reestructuración económica), emprendida a paso de tortuga por Raúl Castro, pero nada de glasnost (transparencia política), que acabó con la URSS y con el comunismo soviético. Que nadie se haga ilusiones, nos dicen los Castro: en Cuba, no viene ningún Gorbachov ni tampoco un Adolfo Suárez, el hombre que encabezó la transición española después de 36 años de dictadura franquista.

Ante ese panorama deprimente, la comunidad internacional guarda un silencio prudente, con excepción de unos comentarios positivos sobre el cambio generacional: algunos ven como una buena noticia el solo hecho de que un hombre de 52 años sustituya en la primera vicepresidencia a José Ramón Machado, que representa, a sus 82 años, el ala más reaccionaria del régimen. Sin embargo, los cambios reales están todavía por venir y, sin ellos, es muy improbable que la economía levante cabeza y que los cubanos recuperen su vitalidad de antaño.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 12 ]

Imagen de Anónimo

ME DA LA IMPRESION QUE RAUL CASTRO CON EL CONSENTIMIENTO DE SU HERMANO QUIEREN DAR UNA IMPRESION DE DEMOCARCIA CON DELEGAR EL PODER EN 5 AÑOS, PERO TAL VEZ EL CHINO ESTA ENFERMO Y SABE QUE PRONTO NO ESTARA, ENTONCES LO HACE ANTES DE QUE SE RETIRE POR ESTA CAUSA. EL DIAZ CANEL ES UN EXTREMISTA, SIMULADOR DE COMUNISTA Y UN GRAN OPORTUNISTA. NO DUDEN QUE EN UN TIEMPO LO TRONEN IGUAL QUE A FELIPE PEREZ ROQUE, CARLOS LAGE, CARLOS VALENCIAGA, ETC. YO VEO INCIERTO LA SUCESION DEL PODER. ESTO ES UN MAQUILLAJE PARA ENTRETENER AL PUEBLO CON SUPUESTOS CAMBIOS Y DEMOCARACIA.

Imagen de Anónimo

Considero que acomodar a Diaz Canel públicamente, más de lo mismo, lastimosamente, es una marioneta más, que se deja utilizar y el miedo congénito a un sistema que "enseñó" a estigmatizar que todos los que no desean seguirlos son Pro - NORTEAMERICANOS;error; y por ende, son considerados enemigos de la Revolución. Para el que no lo sepa, la vida no funciona así. Moverse de Cuba ó quedarse y no ser partícipe de sus ideas y mentiras (Cómo todos los gobiernos), no significa amar a los NORTEAMERICANOS y mucho menos a sus sistemas de gobierno. ¿El Heredero?, puro nepotismo, se llama Alejandro Castro Espín; hijo de Raúl; actual Coronel de los Servicios de Contrainteligencia Cubanos, puede que no lo conozcan bien, porque cómo el difunto y ex - Héroe de la República de Cuba Arnaldo Ochoa Sánchez, nadie lo conocía popularmente, hasta que lo encausaron en la Causa No.1 de 1989. Y fué cuando el pueblo cubano, de a pie, supo de los enormes méritos militares que guardaba ése Alto OficialEl Heredero, será conocido, pero no así, sino de manera más sutil y dinámica, ahorita lo verán públicamente ocupando espacios, para que el pueblo lo vaya asimilando y después se lo impongan cómo a todo y todos. El Heredero, tendrá que dejar su cargo y responsabilidades en un vital Departamento de los Servicios de Contrainteligencia, que actualmente dirige. 

Imagen de Anónimo

apuesto por los hijos de raul (la marielita o el coronelito). esos seran los que agarren el mazo cuando el papi se retire. Y diaz canel? bien gracias.

Imagen de Anónimo

Días-Canel en Cuba = Nicolás Maduro en Venezuela.

Imagen de Anónimo

Que importa si es o NO es el 'verdadero candidato' de los bastardos asesinos F y R(a); a estas alturas de la cercanía del COLAPSO económico IRREVERSIBLE.... en cuanto empiece a 'fallarles' las entregas del petroleo robado a los venezolanos.... Diaz-Canel quedará como el clásico ''merengue en la puerta del colegio....''   Apúntenlo.LINEA RECTA

Imagen de Anónimo

El pastel ya está repartido, Diaz-Canel es el pobre diablo de turno que en su momento será defenestrado con alguna "pecata minuta" de esas que guardan los Castro; lo que quiere decir que conocen "sus pillerías" y cuando sea necesario tirarán de ellas.Un negro, Esteban Lazo, para aparentar que se da participación a los negros en Cuba y hacer ver que a estos no se les margina, y un joven de la horneada de los Roberticos Robaina y los Brunos Rodriguez, para hacer creer que la "nueva generación" será la sustituta en el momento que dejen el poder(?)Puro teatro, como dice La Lupe; el pastel está repartido y no cabe dudas que el poder  saldrá de los descendientes directos de los Castrodictadores; más creible hubiera sido si con Dias-Canel hubiera escendido a planos superiores todo un equipo de jóvenes en los que se viera verdaderamente la intención de dar el poder a las nuevas generaciones, y no precisamente de aquí a 5 años.Esto es más de lo mismo; la esencia de la Castrodictaura, su fuerte ácido, sigue impoluto.

Imagen de Anónimo

Este es un Upgrade del modelo Dorticós....... a correr  !!!

Imagen de Anónimo

Alberto Junco.Lo de Diaz-Canel es un adorno para entretener. En Cuba hubo por muchos años un partido unico. Hoy hay dos. Los de FC (seguidores organizados) y los de RC (seguidores organizados)No importa que los Hnos Castros no esten presentes. A esos dos partidos politicos hay que agregar una millonaria organizacion, las Fuerzas Armadas. ¿Hay algun adivino que quiera hacer predicciones?

Imagen de Anónimo

Dudo q côn. Ese cargo mas poder q el q lage tubo y mira lo q le paso,se lá arrancaron

Imagen de Anónimo

No estoy seguro que LaGrange conozca al delfín Díaz Canel cuando lo califica de discreto. Dicen en Santa Clara que el heredero del trono era asiduo visitante del Mejunje.