Jueves, 14 de Diciembre de 2017
11:37 CET.
Reformas Económicas

Hacia el pasado para acercarnos al presente

Nuevas resoluciones dictadas por el Ministerio de Economía y Planificación, que introducen cambios en las relaciones económicas, brindan mayor atención a la reinserción de las formas de gestión no estatales. Las medidas, publicadas en la Gaceta Oficial Extraordinaria, número 4, del 21 de febrero de 2013, autorizan el "pago en pesos convertibles (CUC), de personas jurídicas a personas naturales en determinadas actividades".

Entre las nuevas disposiciones están los servicios de alimentación que ofrecen los trabajadores por cuenta propia, la contratación de servicios de reparaciones menores por las entidades presupuestadas y el sistema de turismo. También se aplicarán en los experimentos que se aprueben como nuevas formas de gestión. Los pagos a los contratados se efectuarán mediante "cheques, tarjetas, pagarés, letras de cambio, cartas de crédito local y otros". Las cantidades a pagar no estarán limitadas por decisiones administrativas, pues los montos para ejecutarlos tienen que estar aprobados en los presupuestos y planes para el año fiscal de las personas jurídicas.

La información, que con excepción de Corea del Norte no tiene rango de noticia en ninguna parte del mundo, en Cuba, debido al retroceso sufrido en las relaciones económicas, constituye un hecho peculiar, necesario e importante.

Es un hecho peculiar, porque constituye un paso atrás. En 1959 el Gobierno desató una ofensiva contra la propiedad privada y el derecho económico que comenzó por la nacionalización de las mayores empresas extranjeras, continuó con las nacionales y no se detuvo hasta eliminar las últimas 56 mil pequeñas empresas privadas con la Ofensiva Revolucionaria del año 1968.

El resultado de la estatización fue la ineficiencia. La desaparición de los productos y servicios que brindaban los establecimientos clausurados nunca pudieron ser suplidos por el Estado. En su lugar, el interés por los resultados productivos comenzó a decrecer, lo que unido a la insuficiencia de los salarios, obligó a los cubanos a sobrevivir al margen de la legalidad con el consiguiente deterioro ético.

Se trata, pues, de un regreso parcial a lo que existía en Cuba antes de 1959, cuando los productos y servicios que ofrecían las pequeñas empresas privadas se pagaban con el peso cubano que tenía paridad con el dólar estadounidense. La diferencia con el pasado radica en que ahora existe una dualidad monetaria: se cobra el salario en pesos cubanos devaluados y se pagan en CUC la gran mayoría de los productos y servicios, lo que significa un regreso de los cubanos al pasado en peores condiciones.

A la vez, es un hecho necesario porque las limitaciones y contradicciones de las medidas introducidas para salir de la crisis en que el país está sumido, al no arrojar resultados positivos está obligando a enmendarlas y complementarlas. En esa dirección el trabajo por cuenta propia, que no es más que una tenue resurrección de lo que existió antes de 1959, requiere la eliminación de las trabas con que nació para que desempeñe un papel efectivo en las relaciones económicas. De ahí la necesidad de las recientes medidas y de otras que tendrán que ser promulgadas.

Y, por último, es un hecho importante porque el atraso sufrido ha sido tan grande, que el regreso al pasado representa un paso adelante. La intención de cambios, que se manifestó en 2006 y comenzó a tomar cuerpo a partir de 2008, no ha dado los resultados esperados. Aunque las causas son muchas, entre ellas se destacan dos contradicciones: una, el intento de lograr una economía eficiente y al mismo tiempo conservar el modelo que condujo al país a la crisis; dos, cambiar algunos aspectos de la economía, ignorando el carácter sistémico de los fenómenos sociales. Esas dos contradicciones, en un contexto nacional, regional e internacional desfavorable, con una enorme deuda externa y la posibilidad de perder al menos una parte de los cuantiosos subsidios de Venezuela, impide la posibilidad de retroceder más.

En ese sentido, según un artículo de Yaima Puig Meneses, aparecido en el diario Granma del pasado jueves 21 de febrero, la especialista del Grupo de Políticas Macroeconómicas de la Comisión Permanente para la Implementación y el Desarrollo, Marta García Pino, expresó "que no se trata de una medida casual ni aislada, sino que el fortalecimiento del trabajo por cuenta propia de conjunto con la creación de otras formas de gestión no estatal como parte del reordenamiento de la economía que vive el país, hizo necesario modificar los límites establecidos para el pago a personas naturales por parte de las personas jurídicas".

Los pocos resultados obtenidos con las medidas que se han implementado están obligando a reformar las reformas en la propia marcha, complementándolas con nuevas disposiciones, como es el caso de las recientes resoluciones acerca del pago en CUC de personas jurídicas a personas naturales y como seguramente serán otras disposiciones que serán promulgadas.

En consecuencia, para avanzar se está imponiendo la necesidad de reintroducir relaciones económicas y formas de propiedad que fueron eliminadas y permanecieron prohibidas durante décadas.

El resultado de este proceso es que se están produciendo cambios. No importa si son o no resultados de una voluntad política, lo importante es que cada paso genera nuevas contradicciones, nuevos escenarios y nuevas posibilidades. Por esa razones el periodismo de opinión está en el deber de señalar la lentitud, limitaciones e incoherencias de los cambios con señalamientos críticos y sugerencias, y a la vez debe estimular todo lo que marche en la dirección de las transformaciones, hasta que se introduzcan aspectos vitales que permanecen fuera de la agenda gubernamental.

Me refiero a las libertades y los derechos ciudadanos, sin los cuales las actuales medidas tampoco arrojarán los resultados que con urgencia Cuba necesita.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.

Comentarios [ 9 ]

Imagen de Anónimo

Cualquier paso que dé el gobierno cubano será en su propio beneficio, no creo que el daño tan grande que le han hecho a la economía cubana- con tanto experimento y tomando métodos del esclavismo, feudalismo, absurda planificación comunista y cpitalismo de estado- pueda ser reparado con estas tibias medidas.En el mundo han ocurrido milagros económicos en Asia principalmente, no veo por qué en Cuba no pueda ocurrir lo mismo, con tanto talento , alma emprendedora de los cubanos, y tanto dinero disponible para inertir, pero mientras estén gobernado quienes estan, ese milagro nunca va a ocurrir. 

Imagen de Anónimo

Detras de aquel espejismopero de mala maneradieron tremenda carrerapara volver a lo mismoahora el capitalismocon este nuevo virajevestira con otro trajede un color algo brutaluna talla medievaly de corte mas salvaje    El Guajiro de Tibisial

Imagen de Anónimo

A eso de las propiedades confiscadas en mi opinion se le debe dar borron y cuenta nueva, eso es mejor dejarlo asi sino se creara una tremenda friccion entre los cubanos de la Isla y los cubanos de aqui. Yo perdi mi casa tambien y ahi esta viviendo otra familia y quien le va a decir a esas gentes que se vayan de ahi? No creo que sea saludable entrar en ese careo. 

Imagen de Anónimo

La cuestión que plantea el autor merece especial atención. No es posible para el régimen comunista volver atrás sin más. La situación de la economía cubana en 1959 no se va a recuperar jamás, simplemente porque las fuerzas que explicaban el trend de crecimiento de la economía de la República en sus primeros 50 años de existencia fueron barridas por la llamada revolución y el sistema comunista. Lo que tenemos ahora es un engendro ineficiente, sometido al poder político y pobre que exige recetas nuevas y mucho más valientes que las que está implantando el raulismo con los Lineamientos. La evolución de la economía castrista en los últimos 55 años se ha hecho depender de factores contrarios a la razón humana, alejados de cualquier indicador de racionalidad y sometidos a los criterios de los dos hermanos Castro. Todo el mundo obedece y nadie es capaz de tomar una decisión. Las responsabilidades viajan de abajo a arriba y viceversa, sin más. Este es el sistema monstruoso que no se va a arreglar volviendo al pasado. Hay que pensar y repensar las soluciones cuanto antes. Por el bien de Cuba

Imagen de Anónimo

El daño hecho por el sistema comunista a la isla de Cuba incluida por supuesto la población es de una magnitud tal que llevara no menos de 50/60 años reitroducir a Cuba en el sistema económico mundial, volver a hacer a la población cubana seres humanos de este tiempo y lograr que la economia se encauce a ciertos niveles ecónomicos aunque sea a la paridad de paises como Guatemala u Honduras.....A partir de ahí y alcanzados estos elementales objetivos habria que empezar a ver que hacer con la Republica de Cuba.

Imagen de Anónimo

Lo digo y lo repito,eso és descubrir el água tíbia,se utiliza en todo el mundo desde hace muchos anos y ellos Los habian engabetado,q verguenza

Imagen de Anónimo

NO habrá una completa reforma, mientras no se decentralice la economía, es decir, la libertad de empresas e inversiones y el mercado libre, porque lo demás, y es lo que el régimen ha promovido hasta el momento como "reformas", es la economía del chiringuito. Está claro que al gobierno no le interesa otra forma, ya que con las remesas y los mercachifles, "se va tirando".Amadeus

Imagen de Anónimo

El paso atras se dio en el 59 cuando la dictadura empezo a destruir la economia del pais. Ahora solo se trata de recuperar el orden economico que jamas debio ser eliminado

Imagen de Anónimo

Hay un pequeño inconveniente en todos esos cambios. Segun "las libertades y derechos ciudadanos, los mas de 500000 cubanos vivos todavia y en el exilio que perdieron sus propiedades, como yo van a reclamar sus bienes robados. ?Que va a pasar con eso?