Lunes, 11 de Diciembre de 2017
17:45 CET.
Internet

Expertos aseguran que ya funciona en la Isla el cable submarino de fibra óptica

Archivado en

Un cambio en los patrones del tráfico internet, durante las semanas pasadas, sugiere que ya podría estar en funcionamiento ALBA-I, el cable submarino de fibra óptica que une a Cuba con Venezuela, informa Network World.

La información se basa en datos de Renesys, firma de análisis del routing de Internet.

Según escribe Doug Madory, ingeniero de investigación senior de Renesys, la empresa española Telefónica ha comenzado a dirigir tráfico de internet a la estatal cubana ETECSA.

Además, el tráfico de internet está siendo transmitido con latencias significativamente más bajas que antes, lo que indica que la conexión no está utilizando solo los tres proveedores de satélite que Cuba usaba exclusivamente hasta ahora.

La Habana y Caracas comenzaron a construir en 2007 el cable submarino, llamado ALBA-1, al que también se conecta Jamaica.

Tras sufrir varios retrasos, el cable submarino no se finalizó hasta 2011, pero la Isla siguió utilizando los servicios de los proveedores de internet por satélite.

Según Renesys, Telefónica entregó datos a Cuba la semana pasada, de acuerdo con los datos de routing del operador español, pero solo en el sentido de entrada y no de salida.

Los tiempos de latencia son todavía relativamente altos, pero el hecho de que los valores del tráfico hacia Cuba procedente de otras partes del mundo hayan caído por debajo de los 480 milisegundos, sugiere que se están utilizando otros enlaces añadidos a los de satélite, cuyo uso viene siendo habitual.

Sin embargo, si el tráfico estuviera siendo transmitido exclusivamente a través del cable submarino las latencias entre Cuba y sus países vecinos habrían caído a menos de 50 milisegundos. Por comparación, un paquete de datos tarda 60 milisegundos en atravesar el Océano Atlántico y 110 milisegundos el Pacífico.

"Aunque la activación de ALBA-1 pudiera ser una buena medida para mejorar los enlaces de ETECSA con internet, probablemente Cuba seguirá sin poder disponer de una amplia oferta de acceso a la red", escribió Madory.

Esperando la censura

El cable llegó a Cuba el 9 de febrero de 2011. Con una longitud de 1.600 kilómetros, su costo inicial estaba previsto en 70 millones de dólares.

Fuentes del sector dijeron que La Habana esperaba a la terminación de un "centro de censura", de origen chino, para empezar a utilizar el cable.

La instalación se construía en el barrio de Miramar.

Según datos gubernamentales, Cuba cuenta con una tasa de conectividad a internet del 23,23 por cada cien habitantes. La cifra mezcla a usuarios de la intranet local (la mayoría) con los que tienen acceso a la red internacional, que están en torno al 3%, la peor de América Latina.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.