Miércoles, 13 de Diciembre de 2017
13:57 CET.
Reforma migratoria

Entra en vigor la reforma migratoria

Archivado en

La "actualización de la política migratoria" del régimen entra en vigor este lunes, en medio de las expectativas de la población y del escepticismo de los disidentes y algunos sectores profesionales.

El Decreto-Ley 302 del 11 de octubre de 2012, que modificó la Ley de Migración, elimina el permiso de salida y la carta de invitación y establece que los cubanos pueden viajar al exterior si tienen un pasaporte vigente. No obstante, el Gobierno se reserva la posibilidad de denegar ese documento e impedir la salida de profesionales, militares, deportistas y otros que considere "vitales" para sus intereses.

"Con la entrada en vigor hoy de la actualización de su política migratoria, Cuba dio un paso más para lograr que los movimientos migratorios sean de forma legal, ordenada y segura", dijo este lunes el diario oficial Granma.

La nueva ley permite a Cuba "fortalecer su relación con la emigración, bajo el principio de que son medidas aprobadas por decisión soberana del Estado y no responden a presiones ni imposiciones de nadie", agregó.

La reforma migratoria, anunciada el 16 de octubre, ha sido bien acogida por la población y muchos cubanos hacían cola el domingo frente a los Departamentos de Inmigración y Extranjería (DIE), según informó la bloguera Yoani Sánchez en un reporte publicado en el diario español El País.

Para tramitar las miles de solicitudes previstas, las autoridades han habilitado también las oficinas del Carné de Identidad.

Sin embargo, disidentes como la propia Sánchez, a quien el Gobierno ha negado el permiso para viajar al exterior en una veintena de ocasiones, dudan que la reforma les permita salir de la Isla.

"La Reforma Migratoria no recoge las demandas del pueblo sino los deseos del gobierno", escribió Sánchez el domingo en su cuenta en Twitter, reportó la AFP.

"Oscilo entre la esperanza y el escepticismo, como tantos otros cubanos", agregó.

Este lunes, desde la oficina del Departamento de Inmigración y Extranjería del municipio habanero Plaza, Sánchez tuiteó que había iniciado los trámites para obtener un nuevo pasaporte.

"La funcionaria que me atendio me ha asegurado que en cuanto tenga el pasaporte podré viajar. Todavía no me lo creo!", dijo la bloguera.

Por su parte, la portavoz de las Damas de Blanco, Berta Soler, dijo que le gustaría ir a Estrasburgo, Francia, a recoger el Premio Sajarov que el Parlamento Europeo concedió al grupo de mujeres en 2005.

El premio "está esperándonos desde el 2005 en Estrasburgo, vamos a ver si el Parlamento Europeo puede preparar una ceremonia para podernos entregar el premio", dijo Soler a la AFP.

Pero "la reforma migratoria es más de lo mismo, producto de que siempre va a existir un filtro. El Gobierno cubano va a seleccionar quien puede o no salir del país", advirtió.

Una de las causas que el Gobierno prevé esgrimir como posibilidad para denegar pasaportes a ciudadanos es la "seguridad nacional".

Los opositores temen que ese motivo sea invocado arbitrariamente contra ellos.

Con la "actualización" hecha por el Gobierno, la Ley Migratoria permite que los menores de edad salgan del país, pero con permiso notarial de sus padres o tutores legales.

La reforma también establece que balseros, deportistas y profesionales de sectores clave que escaparon de la Isla pueden visitarla, si han transcurrido más de ocho años de su salida.

El problema pasa a los consulados extranjeros en La Habana

Inicialmente la demanda de viajes no la sentirán los aeropuertos, sino las oficinas que emiten pasaportes, además de los consulados extranjeros en La Habana, pues una enorme cantidad de países exige visa de ingreso a los cubanos.

"El Gobierno cubano le ha lanzado el problema de la emigración a los consulados extranjeros. Aunque será más fácil salir del país, no se avista ninguna flexibilización para obtener visados hacia Estados Unidos, Europa o el resto de Latinoamérica. Aun así, los cubanos se han dado a la tarea de recopilar la lista de naciones que no exigen visa", dijo Sánchez en su artículo en El País.

Otra barrera será la económica, por los costos de los billetes aéreos, los pasaportes (100 pesos convertibles) y las visas de los países de destino. El salario medio de los cubanos es de unos 20 dólares al mes.

Estados Unidos saludó esta reforma migratoria, por considerar que "es consistente con la Declaración Universal de Derechos Humanos", pero anunció que no modificará su política de visas para los cubanos.

"La política migratoria de Estados Unidos, regulada por la Ley de Inmigración y Naturalización (INA) no se modificará", señaló el viernes la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, en un comunicado.

Antonio Aja, director del Centro de Estudios Demográficos de la Universidad de La Habana y uno de los principales especialistas en temas migratorios de la Isla, no prevé una estampida de viajes.

"Va a aumentar el número de solicitudes para obtener un pasaporte, quizás aumente el número de solicitudes de obtener visado ya sea de visita o temporal", pero también aumentarán "los niveles de selectividad a los análisis, la rigurosidad por parte de los países receptores", consideró Aja.

Cuba mantiene convenios de excepción de visados con apenas una quincena de países, básicamente del antiguo bloque comunista y pequeñas islas del Caribe, pero "hacia ahí no va el emigrante cubano", destacó Aja.

"Los grandes flujos (migratorios) tienen que ver con elementos de tradición, de cadenas migratorias que atraen, con ventajas comparativas para insertarme ahí y no en otra parte, y también con el tratamiento que da el país receptor a los cubanos", añadió.

Por ello, los expertos pronostican que el flujo continuará hacia los destinos tradicionales de los cubanos: Estados Unidos, España, Canadá, México y otras naciones de América Latina y Europa.

Aun así, la crisis económica en España y otros países europeos parece ser un elemento disuasorio para la emigración. Los especialistas calculan que de los más de 66.000 cubanos que adquirieron la ciudadanía española mediante la Ley de Memoria Histórica, menos del 50% emigró.

La nueva ley migratoria permite a los cubanos vivir en el exterior conservando sus derechos y propiedades en la Isla, aunque para ello deberán obtener prórrogas cada 24 meses.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.