Martes, 12 de Diciembre de 2017
01:53 CET.
Salud

El Gobierno oculta muertes por cólera en La Habana

Archivado en

El barbero Osvaldo Pino Rodríguez, de 46 años de edad, murió el pasado 6 de enero en el hospital Salvador Allende, de La Habana, víctima del cólera, informa la BBC.

Su caso no es el único. El corresponsal de la BBC en Cuba, Fernando Ravsberg, publicó este lunes, citando fuentes de Salud Pública, que habría varios muertos; sin embargo, las autoridades de la Isla siguen sin reconocer el brote.

"El asunto parece 'grave', al punto de movilizar la Defensa Civil", dijo Ravsberg. "Solicitamos una entrevista con el Ministerio de Salud Pública para que nos dieran un panorama de lo extendida que está la enfermedad, pero se negaron a hablar", añadió.

Pino era vecino del Cerro, uno de los municipios más pobres y hacinados de La Habana. Según su familia, fue diagnosticado a finales de diciembre tras graves episodios de vómitos y diarreas.

Miriam Rodríguez, madre del fallecido, dijo que los médicos que atendían a su hijo "en un primer momento tenían dudas de si era o no cólera".

"Hay mucha desinformación; nosotros mismos estuvimos todo el tiempo en contacto con él (Osvaldo Pino) en el hospital sin saber que podía ser cólera", señaló la mujer. "A cada segundo se empeoraba, llenaba tanques con la diarrea".

"Un día antes de su muerte le hicieron la prueba, confirmaron que era eso y decidieron enviarlo para el IPK". El hombre sufrió un paro cardiaco y murió antes de que pudiera ser trasladado.

El IPK, desbordado

 Según otra periodista de la BBC, Sarah Rainsford, médicos están realizando pesquisas casa por casa en La Habana y todo el que muestra posibles síntomas de cólera es sometido a pruebas.

Los casos sospechosos son enviados al Instituto de Medicina Tropical (IPK). DIARIO DE CUBA reveló esta semana que más de 50 personas estarían siendo atendidas en esa instalación.

"Todas nuestras salas están lidiando con ese problema", dijo una empleada del IPK que pidió mantenerse en el anonimato.

Las fuentes de Salud Pública citadas por Ravsberg dijeron que el instituto está desbordado y ya se han abierto salas en otros hospitales. Vecinos del Cerro afirmaron que una sala del Salvador Allende está dedicada a los enfermos de cólera.

El Cerro sería la zona más afectada, pero la enfermedad se ha propagado ya hacia otros barrios de la capital, según un médico que pidió que su nombre no fuera revelado.

Los directores de varios hospitales se habrían reunido con el General Ramón Pardo, Jefe de la Defensa Civil, para coordinar acciones de cara a contener la propagación de una enfermedad.

El día que Osvaldo Pino murió, trabajadores de Salud Publica visitaron a la familia y a los vecinos y les distribuyeron antibióticos como precaución.

Su barrio ha sido desinfectado y se tomaron muestras de agua para examinarlas. Mientras, varias cafeterías y bares de la zona han sido cerrados.

En el vecindario hay casos similares: Yudermis cayó enferma después de Año Nuevo junto con cuatro familiares, incluido su hijo de siete años, indicó en su reporte Rainsford.

La familia creyó que se trataba de una intoxicación alimentaria, pero Yudermis dijo que su prima dio luego positiva al cólera en pruebas realizadas en la clínica local.

"Los trabajadores de Salud vinieron entonces haciendo preguntas, como si habíamos tenido diarreas", explicó.

"Nos mandaron a todos al hospital en ambulancia y los exámenes dieron positivos", añadió. "Había mucha gente en el IPK", indicó Yudermis, según BBC, y aseguró que vio decenas de admisiones mientras estuvo ingresada y no todas del Cerro.

Ella y sus familiares ya están recuperados.

A finales de junio de 2012 y tras reportes de la prensa independiente de la Isla, el Gobierno admitió la existencia de un brote de cólera en Manzanillo, provincia Granma. A finales de agosto dio "por concluida" la epidemia. Desde entonces no ha vuelto a admitir públicamente la existencia de casos de la enfermedad, pese a las constantes denuncias de disidentes y periodistas en varias zonas del país.

El reportero que dio a conocer la epidemia el verano pasado, Calixto Martínez Arias, está hoy preso y acusado de 'desacato a la autoridad'.

Sin noticias del cólera

En La Habana, uno de los principales puntos turísticos de la Isla, las estrictas medidas para intentar detener el brote son muy visibles.

"Hasta nuevo aviso no podemos vender nada que no venga en botellas selladas y toda la venta de comida ha sido suspendida", explicó un empleado de la cafetería Cerro Moderno identificado como Tony.

Médicos del municipio Cerro confirmaron que es un procedimiento estándar que se aplica varias cuadras alrededor de un lugar en el que se haya detectado algún caso de cólera.

Las farmacias de toda la ciudad están vendiendo gotas purificadoras de agua, racionadas a dos pequeñas botellas por persona.

La bloguera Yoani Sánchez publicó este sábado una circular dirigida a bases de taxis que enumera medidas que estas deben seguir.

Entre ellas, informar sobre el traslado de pasajeros con diarreas, monitorear la situación de trabajadores sospechosos de cólera, habilitar en las bases y sus baños recipientes para pies y manos con hipoclorito de sodio, evitar cualquier tipo de saludo con contacto físico y prohibir la ingestión de agua en los locales, entre otras.

Pero en le corazón turístico de la superpoblada Habana Vieja, cafeterías y restaurantes permanecen abiertas y las calles están aún llenas de vendedores ambulantes de comida y bebida.

Algunos dicen que han oído rumores del brote de cólera y están tomando precauciones, pero ninguno ha recibido instrucciones de las autoridades.

La Organización Mundial de la Salud insiste en la comunicación pública como instrumento para controlar cualquier brote de cólera. En la Isla, el Gobierno ha dejado esa tarea a los médicos de las diferentes localidades y a las entidades estatales, pero a medida que los rumores llenan el vacío de información oficial la preocupación aumenta en las calles.

"Me rompo la cabeza tratando de entender por qué no hay nada en la televisión (estatal) sobre esto", dijo Yanisey Pino, hermana del fallecido Osvaldo Pino. "¿Por qué no dicen algo? Que informen al pueblo como en otros países, entonces no habrá miedo y la gente podrá protegerse. Pero no hay ninguna información en absoluto".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.