Sábado, 18 de Noviembre de 2017
13:03 CET.
Opinión

Big brother 2012

Archivado en

Cuando comenzó el llamado Período Especial, en 1991, ningún cubano sabía cuándo iba a acabar. No fue hasta la primera década del siglo XXI que el país empezó a recuperar parcialmente cierto ritmo en su deteriorada economía, y esto hizo creer a muchos en la proximidad de ciertos "vientos de cambios".

Fue entonces, en 2002, que el gobierno sintió la necesidad de efectuar un Censo Nacional, dado el cambiante contexto social, económico y político.

El censo de 2002 trató de establecer datos claros sobre la vida familiar y económica de cada cubano. Se suponía que con los datos derivados de la investigación, el Estado tomaría medidas y decisiones necesarias.

Recuerdo que fui obligada a censarme dos veces. Así, rellené cada planilla con informaciones contradictorias. Si en una era estudiante, en la otra trabajaba; si en la primera era soltera, en la segunda casada; si en una era totalmente cubana, en la segunda aparecía como rusa.

Vivía y trabajaba entonces en Santa Cruz del Norte, mas en la Libreta de Abastecimiento aparecía como residente del municipio de Playa. Tal vez en la actualidad siga existiendo una doble mía, no lo sé.

Pasados unos tres meses, la televisión emitió en el noticiero algunos datos resultantes. Tales fueron, por ejemplo, el promedio de hombres y mujeres, las escolaridades, los niveles de vida, infancia y longevidad. No se habló de nada particularmente significativo. Apenas se tocó, de refilón, el aumento de la longevidad y los índices decrecientes de natalidad.

Un tiempo después, se realizó el Congreso de la Federación de Mujeres Cubanas. Y tras este, tuvo lugar la entrega de "módulos de cazuelas" para cada núcleo familiar, así como el cambio de los viejos refrigeradores de los años 50 —también los de la era soviética— por los Haiers chinos. Por los nuevos equipos había que pagar cuotas que eran descontadas de los salarios. El caos acabó apoderándose del proceso, y los denominados "niños lindos de Fidel", los agentes sociales, traficaron en la cresta de la ola llenándose los bolsillos de dinero.

Bajo la mira

De 2002 hasta la fecha, muchas cosas han cambiado en el plano geopolítico mundial. Los octogenarios líderes cubanos son conscientes de que su tiempo vital toca a su fin. Es lógico que tengan dudas y temores sobre la sostenibilidad del poder. Esta, pues, sería una de las motivaciones principales para ejecutar el nuevo Censo 2012: saber y calcular en silencio los resultados, tomar las medidas que hagan falta para lidiar con una población cada vez más deprimida y sin perspectivas.

Para el venidero registro se han creado 1.578 áreas censales. Se establecerán subdivisiones territoriales dentro cada municipio. Las áreas funcionarán como "oficinas de control" durante un período de tres meses. La apertura de las áreas tuvo lugar el 15 de agosto. Trabajarán en la investigación alrededor de 15.780 personas.

En estos momentos, se están distribuyendo los documentos necesarios para la realización del censo, tales como los cuestionarios, los manuales de enumeradores y supervisores, así como los modelos auxiliares. También se entregan las credenciales, camisetas y bolsos que identificarán a los más de 59.000 enumeradores, en su mayoría jóvenes estudiantes.

Está previsto que el Censo se efectúe entre el 15 y el 24 de septiembre.

Estamos, pues, en conteo regresivo para el inicio de este "big brother nacional" que podría ser percibido como algo positivo por parte de la población. Muchos tendrán en cuenta los antecedentes derivados del anterior censo, creerán que este puede traer renovaciones en el "aparataje doméstico" y/o algún otro invento "enaltecedor".

En realidad, estarán bajo la mira todos los "bienes materiales" adquiridos durante la pasada década. Se priorizará el examen del "enfoque ideológico" sobre cada familia cubana. Y también se analizarán con énfasis los sectores o núcleos con grados de acceso a internet y a las nuevas tecnologías.

El Censo 2012 promete ser un "eficaz aparato" para desentrañar el más recóndito pensamiento o posible accionar de cada cubano.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.