Lunes, 20 de Noviembre de 2017
00:04 CET.
Muerte de Oswaldo Payá

La vía de los cambios

Si vamos a juzgar por lo que se oculta y de la manera que se oculta, cabe culpar a la dictadura o junta militar cubana (¿cómo llamar a ese engendro de nuestras revolucionarias tradiciones?) de la muerte de los disidentes Oswaldo Payá Sardiñas y Harold Cepero. En rigor, por su ilegítima adquisición del poder y su inveterada trayectoria delictiva, los Castro son acreedores de la presunción de culpa antes que del beneficio de la duda.

Las confesiones del español Angel Carromero y del sueco Jens Aron Modig tuvieron la tesitura dramática de un ensayo bajo asedio. De ser un ápice más falsas y forzadas hubieran tenido que recurrir al teatro de marionetas. Los periodistas oficiales actuaron como fiscales y los corresponsales extranjeros se limitaron a preguntar lo que se puede con la cara de lo que no se puede. Unos viven de las ventajas de portarse bien y los otros temen las consecuencias de portarse mal.

A Carromero le van a sacar el jugo. Acusado de homicidio, el martes estaba en 100 y Aldabó, un tenebroso enclave del Ministerio del Interior. No hay que torturarlo. Ni siquiera darle un par de gritos. Basta con dejarlo solo por unos minutos en las duchas. La certeza de que el gobernante Partido Popular hará todo lo posible por moderar sus desdichas nos permite augurar un giro favorable hacia La Habana en la diplomacia española. Dudo de que Suecia no baile con la misma música. Para Madrid y Estocolmo, Carromero vale más que la verdad.

La familia de Payá y la disidencia se quedan de momento con una versión del accidente que nadie quiere, no digamos ya confirmar, sino mencionar. El editorial de Granma publicado el lunes acusa las intenciones del escarmiento. Los extranjeros que vayan a ayudar a los disidentes tendrán que dormir cada noche de su estadía en la Isla junto al fantasma de Alan Gross, el norteamericano convicto de espionaje por llevar equipos de comunicación a la comunidad judía. Vuelven a pasar a la esfera clandestina colaboraciones tan anodinas como la entrega de una revista. Todo, supongo, en el más estricto espíritu de las reformas.

Granma convierte la incógnita en delito. Cualquier versión no oficial responde a los turbios intereses de enemigos interiores y exteriores. Mientras más burda sea la coartada, mejor. ¿Que el auto aparece en dos escenas diferentes? Un simple espejismo. ¿Que venía un médico forense en la ambulancia? La revolución es previsora. ¿Que el pestañazo del sueco pareciera un episodio de catalepsia? Eso se llama fase profunda del sueño. La propaganda de la dictadura no se preocupa tanto en desvirtuar la verdad como en demostrar que aún tiene la fuerza para sustituirla por una mentira. A plena luz y en contra de los hechos. Antes que engañar, su propósito es aterrorizar. 

Aunque sea obviamente quimérico ha de insistirse en una investigación independiente. Agrega presión sobre la conciencia de españoles y suecos, alerta sobre el peso de su responsabilidad futura a los funcionarios y oficiales involucrados en la contradictoria pesquisa gubernamental y estimula la circulación de la información sobre los fatales hechos. La dictadura tiene las armas, pero nosotros tenemos la memoria.

Por su poder de convocatoria, la efectividad de sus iniciativas y su enorme prestigio, Payá era el enemigo formidable de la dictadura. En sus últimos días nos advirtió de la enorme trampa que ya está montada contra el porvenir de la nación. Una meticulosa, tenaz y ahora sangrienta operación de reciclaje y desmemoria para preservar la continuidad dinástica de los Castro.
Su cadáver grita frente a los voceros de la Iglesia Católica y esos exiliados súbitamente reconciliados con Raúl que nos aseguran, sin evidencia ni sonrojo, que Cuba será un paraíso dentro cinco años y nos invitan a subirnos al tren de los cambios. El mismo tren que acechaba en una curva de una carretera de Bayamo.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.