Domingo, 19 de Noviembre de 2017
15:54 CET.
Obituario

Oswaldo Payá Sardiñas (1952-2012)

Osvaldo Payá Sardiñas nació en La Habana, el 29 de febrero de 1952. Mientras cumplía el servicio militar obligatorio se negó a participar en el transporte de un grupo de prisioneros políticos y sufrió tres años de castigo por ello. Logró hacer estudios de Ingeniería en Telecomunicaciones.

En 1988, fundó el Movimiento Cristiano de Liberación (MCL). En 1992, Payá anunció su intención de postularse para Diputado a la Asamblea Nacional del Poder Popular y, dos días antes de la asamblea de postulaciones, fue detenido. Cinco años después, él y otros miembros del MCL recogieron cientos de firmas de apoyo a sus candidaturas para diputados.

Junto a varios integrantes del MCL, fundó en 1988 el Proyecto Varela, decidido a recopilar las más de 10.000 firmas imprescindibles para solicitar cambios en la legislación vigente a través de un referendo nacional. El Proyecto Varela procuraba dotar a la sociedad cubana de libertad de asociación, de libertad de expresión y de prensa, de elecciones libres, de libertad de empresa y de una amnistía para los presos políticos.

El 10 de marzo de 2002 presentó personalmente en la sede de la Asamblea Nacional las 11.020 firmas recolectadas. A las que agregaría, dos años después, 14.000 firmas adicionales. Tal acción desencadenó una campaña oficial de recogidas de firmas (obtenidas con los métodos de coacción acostumbrados) para dejar declarado "irreversible" el socialismo cubano. Es decir, el régimen de partido único.

En 2009 hizo el llamamiento al Diálogo Nacional. Un año después, creó Foro Todos Cubanos. Mediante este foro, bajo el nombre de Proyecto Heredia, inició la recogida de firmas en pos de la derogación de las restricciones de movimiento, ciudadanía y propiedad a los emigrados cubanos.

En 2012 presentó, junto a una decena de disidentes, el documento El Camino del Pueblo.

Fue galardonado en diversas ocasiones por su labor por los derechos civiles: Premio Homo Homini de la Fundación People In Need (1999), Premio Sajarov del Parlamento Europeo (2002), Premio W. Averell Harriman del Instituto Nacional Demócrata de EE UU (2002), Doctor Honoris Causa en Leyes de la Universidad de Miami (2002), Doctor Honoris Causa en Leyes por Columbia University (2003).

Fue nominado al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 2003, y en cinco ocasiones fue nominado oficialmente (en 2002 su nominación fue presentada por Vaclav Havel) al Premio Nobel de la Paz.

Educado en el catolicismo y católico practicante, fue también un crítico de las maniobras de la jerarquía de la Iglesia Católica de Cuba en su aproximación al régimen de Raúl Castro. Así las denunció: "están alentando a la oligarquía a seguir negando los derechos a los cubanos". Y agregó en otra ocasión: "Están convirtiendo a la Iglesia en un instrumento del régimen, y eso es una injusticia, porque la Iglesia en Cuba ha sido muy leal al pueblo, muy independiente, reprimida y chantajeada".

Pese a la vigilancia y la represión que padeciera, fue un incansable luchador por los derechos civiles. Y mostró una sagaz comprensión de cuáles eran las vías posibles para esa lucha dentro de la legalidad imperante en Cuba. Juntó, a la agudeza de descifrar las brechas en el sistema judicial y político, la capacidad de movilizar firmas para sus campañas.

Lo sobreviven su esposa, tres hijos y un hermano residente en Madrid, Carlos Payá, quien ha afirmado: "Desde hace veinte años pensábamos que este desenlace era posible".

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.