Viernes, 30 de Septiembre de 2016
15:16 CEST.
Emigración

La 'Ley de Ajuste Mexicana'

La idea que tienen los cubanos (sobre todo lo que viven en la isla y en EE UU) sobre México como país para emigrar, o para ser usado como tránsito hacia los Estados Unidos, es la peor y la más funesta. Y no es por gusto, durante años los cubanos que han entrado ilegales, o legalmente con visa temporal, o que se les ha vencido la estadía legal, han sido tratados con gran desprecio por las autoridades, han sido vejados, estafados y extorsionados.

El colmo de esta situación fue el acuerdo de deportación establecido en octubre de 2008 entre los gobiernos de Cuba y México, firmado por el canciller que posteriormente terminaría siendo defenestrado por Raúl Castro: Felipe Pérez Roque.

Ese bochornoso acuerdo migratorio es lo que ha quedado en la mente de los cubanos, junto con una infinidad de testimonios sobre las calamidades sufridas en las estaciones migratorias mexicanas. Pero, lo que al parecer nadie o muy pocos saben, porque no se comenta sobre eso ni siquiera en México, es que en abril de 2011 se aprobó en el Congreso de México la reforma más importante y que fuera el mayor logro de la administración panista de Felipe Calderón, La Ley de Migración.

Dicha ley enuncia, entre otros puntos, lo siguiente: "Respeto irrestricto de los derechos humanos de los migrantes, nacionales y extranjeros, sea cual fuere su origen, nacionalidad, género, etnia, edad y situación migratoria, con especial atención a grupos vulnerables como menores de edad, mujeres, indígenas, adolescentes y personas de la tercera edad, así como a víctimas del delito".

"En ningún caso una situación migratoria irregular preconfigurará por sí misma la comisión de un delito ni se prejuzgará la comisión de ilícitos por parte de un migrante por el hecho de encontrarse en condición no documentada."

"Hospitalidad y solidaridad internacional con las personas que necesitan un nuevo lugar de residencia temporal o permanente, debido a condiciones extremas en su país de origen que ponen en riesgo su vida o su convivencia, de acuerdo con la tradición mexicana en este sentido, los tratados y el derecho internacional."

"Protección complementaria: la protección que la Secretaría otorga al extranjero que no ha sido reconocido como refugiado, consistente en no devolverlo al territorio de otro país en donde su vida se vería amenazada o se encontraría en peligro de ser sometido a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes"

"Los migrantes tendrán derecho a recibir cualquier tipo de atención médica, provista por los sectores público y privado, independientemente de su situación migratoria, conforme a las disposiciones legales y reglamentarias aplicables. Los migrantes independientemente de su situación migratoria, tendrán derecho a recibir de manera gratuita y sin restricción alguna, cualquier tipo de atención médica urgente que resulte necesaria para preservar su vida."

Con esta nueva ley, ningún extranjero será considerado delincuente y se le respetarán sus derechos, sin importar su calidad migratoria, origen o nacionalidad. Por el contrario, el Estado mexicano está en la obligación de atender, orientar y proteger a los migrantes extranjeros de cualquier nacionalidad.

Con esta nueva ley se interpreta que queda sin validez el anterior acuerdo migratorio de deportación entre México y Cuba. Los cubanos que lleguen a México huyendo del "socialismo cubano", violador de derechos humanos, sobre todo del derecho al libre tránsito de sus nacionales, quedarán protegidos y podrán legalizar su situación migratoria en México o dirigirse sin peligro hacia la frontera con los Estados Unidos.

La nueva Ley de Migración pone a México a la vanguardia a nivel mundial en el tema migratorio y de protección a los Derechos Humanos. Funciona para los cubanos de forma parecida que la "Ley de Ajuste Cubano" de los Estados Unidos, con la diferencia de que vale para todos los extranjeros.