Lunes, 11 de Diciembre de 2017
17:45 CET.
Entrevista de los lectores

Laritza Diversent: «Los abogados en Cuba tienen las manos atadas»

La abogada y bloguera independiente Laritza Diversent responde a las preguntas de los lectores de DIARIO DE CUBA.

Alfredo de J. Viso: Estimada Laritza, siento mucha admiración y respeto por usted, por ser crítica con las leyes arbitrarias que existen en nuestro país. Cuéntenos en la brevedad de estas respuestas en qué consiste sancionar a una persona en Cuba por 'convicción' del tribunal.

Una de las características del sistema judicial cubano es que los jueces tienen libertad para decidir sobre qué prueba acoger o rechazar para llegar a la convicción de la culpabilidad de una persona, siempre que justifiquen su fallo. Esa libertad es un pilar del derecho procesal nacional y se denomina "principio de libre valoración de la prueba". También se conoce como "dictadura del subjetivismo judicial".

Sucede que el aparato judicial es muy costoso e improductivo. Se necesitan recursos financieros para realizar cualquier investigación, dígase laboratorios, pruebas de ADN, balística… se necesita una tecnología costosa. Y todos conocemos la situación económica de Cuba y el hecho de que los intereses políticos priman por encima de los que tenemos como nación. La Ley de Procedimiento Penal en su artículo 147 establece que se ordenarán pruebas científico-técnicas en los casos en que se considere necesario para la investigación de los hechos. Significa entonces que las investigaciones criminales se basan en su mayoría en informaciones obtenidas por los agentes de la policía en "trabajo operativo secreto", los que todos conocemos como informantes. A eso súmele que el Ministerio del Interior, en la práctica, tiene más poder que los tribunales. Luego es casi una obligación para el juez dar más crédito a un oficial que a un acusado, situación que lo obliga a sancionar por convicción moral, aunque no tenga o exista evidencia suficiente para destruir la presunción de inocencia. Conozco un caso en que un tribunal cubano desestimó una prueba de ADN que demostraba la inocencia del acusado, y lo declaró culpable.

Joel: Hola Laritza, no sé si estarás al tanto de una flotilla que partirá el [pasado] 9 de diciembre desde la Florida rumbo a los límites de las aguas cubanas para desde allí tirar fuegos artificiales. Los ciudadanos que van en esos barcos son cubanos y Cuba ha firmado la carta de los Derechos Humanos de la ONU. ¿Podría el régimen responder de forma violenta a unos cubanos que acceden a su país a través del mar sin que esto tenga consecuencias a nivel internacional por genocidio o similares? No sé si me explico bien. Un saludo. Un cubano en Baleares.

Entrar en la isla sin cumplir las formalidades migratorias es un delito, aunque esto no significa que las autoridades cubanas deban responder de forma violenta, ni existe norma legal que ampare tal respuesta. Sin embargo, las personas que entren en territorio cubano en la forma que describes pueden ser detenidas y procesadas penalmente, incluso ir a prisión. No recomiendo arriesgarse. Deben permanecer en aguas internacionales.

José Fernández: Hola Laritza, ¿podrías decirme qué opinión te merece el Sr. Guillermo Fariñas? Gracias.

Conozco personalmente al Sr. Guillermo Fariñas y tiene toda mi consideración y respeto, aunque no apruebe la autoflagelación a la que se somete. No obstante reconozco que cada persona escoge la vía por la cual hacer valer sus demandas y eso también lo respeto.

El cronista: Hola Laritza; ¿por qué nunca sales en Estado de Sats junto al profesor Vallín a hablar de leyes y derechos ciudadanos, y tampoco te vi en la serie 'Derechos ciudadanos' de Yoanis Sánchez? Esto también es un llamado a Estado de Sats para que promueva todas las voces jóvenes del país que quieren ver una Cuba mejor.

Hasta el momento no he sido invitada a participar formalmente como panelista o exponente en Estado de Sats o en Razones Ciudadanas, aunque sí, en el caso del primero espacio, como espectadora. Por otra parte, ya no formo parte de la Asociación Jurídica Cubana, organización de abogados dirigida por el Lic. Wilfredo Vallín. Decidí separarme y hacer realidad un proyecto que desde hace tiempo llevaba en mente, una oficina especializada en información legal a la que nombré Cubalex, que brinda asesoría, pero en la que sobre todo compilamos y procesamos información acerca de normas y procedimientos legales vigentes en nuestro sistema que pueden ser utilizados por los ciudadanos para hacer valer sus derechos. Llevar adelante esta oficina consume mi tiempo, que se ve reducido en extremo pues también cumplo con el servicio social como egresada universitaria. Trabajo en un Registro de la Propiedad. Así que mis labores se triplican, y a eso hay que sumar las dificultades que a diario se pasan en Cuba, que soy madre y esposa. En realidad me queda poco tiempo para participar en muchas actividades.

Antonio Tang Baez: Los cubanos residentes en el exterior, ¿pueden ser propietarios de casas en Cuba? ¿Cuál es la diferencia jurídica entre un cubano y un canadiense que se compre una casa en un campo de golf? ¿Un ciudadano canadiense nacido en Cuba, cómo se trata jurídicamente en la Isla? Perdona que sean tres preguntas, pero están relacionadas. Gracias.

Los cubanos residentes permanentemente en el extranjero no pueden ser propietarios de viviendas en Cuba, a menos que tengan un permiso de residencia en el exterior (PRE).

La diferencia entre un cubano y un canadiense que se compre una casa en un campo de golf está en la capacidad económica, esa también es la razón por la que no podemos viajar como turistas y necesitamos, para salir de Cuba por asuntos particulares, una carta de invitación donde el invitante acredita que cubrirá nuestros gastos. Se presume que en Cuba todos somos iguales y que vivimos de nuestro trabajo, o sea, del salario; pero no es un secreto que a nadie le alcanza el salario para satisfacer las necesidades de los diez primero días del mes.

Un ciudadano canadiense nacido en Cuba siempre será cubano, y como tal tendrá que entrar en la isla. Cuba no reconoce la doble ciudadanía. Cuando uno de sus nacionales adquiere la ciudadanía de otro país, simplemente las autoridades lo ignoran y reconocen solo la cubana. Actualmente no hay una formula o procedimiento legal para dejar de ser formal y legalmente ciudadano cubano, aunque en realidad sí existe una norma, en total desuso: el Decreto # 358 del 4 de febrero de 1944, Reglamento de Ciudadanía, que establece un procedimiento para la pérdida y recuperación de la ciudadanía, aún vigente en nuestro sistema, pues no se ha derogado expresamente.

El Estado, con la reforma constitucional de 1992, estableció que una autoridad competente debía pronunciarse. Lo que sucede es que ninguna autoridad se ha pronunciado formalmente para decretar la pérdida de la ciudadanía de los cubanos que residen permanentemente en el exterior y hayan adquirido otra ciudadanía, cuestión que obliga a reconocer solo la cubana, así que en consecuencia se tienen que cumplir la regulaciones migratoria referentes al Permiso de Entrada y Salida, no poder tener propiedades en Cuba, no poder invertir en la economía en calidad de extranjero, y tener que someterse a la ley como cualquier otro ciudadano cuando estén dentro del territorio. Sin embargo, económicamente estas personas son tratadas como extranjeras para el pago de los servicios que necesitan dentro de la isla.

Espero haberte aclarado las dudas.  

Ernesto Gutiérrez Tamargo: Leo con mucho interés tus artículos y opiniones legales en DDC. Te felicito ante todo por tu valentía y honestidad jurídica a la hora de enfocar los asuntos que tratas de un modo sencillo y claro para los lectores. Las preguntas: 1) ¿Es posible una transición democrática en Cuba 'de la ley a la ley'?; 2) ¿Permite resquicios legales la Constitución actual de 1976-reformada 1992-modificada 2002 para una reforma constitucional para un Estado de Derecho democrático? 3) ¿Cuáles consideras que deben ser los principios básicos o rectores para afianzar legalmente un proceso constitucional reformista para el cambio de régimen dictatorial actual a otro de libertades políticas? Gracias anticipadas por tus respuestas y saludos cordiales.

Una transición democrática en Cuba "de la ley a la ley", necesita primero una intención por parte del órgano legislativo y, segunda, una reforma del sistema legal que garantice que las medidas democráticas, principalmente los derechos fundamentales de los cubanos, sean respetadas y protegidas. Pero, el órgano legislativo esta plegado a los intereses políticos del Partido Comunista. De hecho, en la práctica son una misma cosa. Actualmente es iluso creer que habrá una transición de ley a ley, sin un cambio radical en el poder político.

La Constitución de la República de Cuba permite reformas a través de un procedimiento muy rígido, que se activa por voluntad de las dos terceras partes del parlamento. Sin embargo, para una transición a un Estado democrático, se necesita primero reconocer que no tenemos una democracia y la voluntad de cambiar, y eso no sucederá mientras el Partido Comunista de Cuba tenga la mayoría parlamentaria y exista el unipartidismo.

Lo primero que debe afianzarse para un cambio de régimen son precisamente las libertades humanas y no solo las políticas, también las civiles, la económicas, las sociales y las culturales, todas son necesarias e imprescindibles e interdependientes para la dignidad de los hombres, no solo como principios, sino como dogmas, reforzados con un sistema de garantías institucionales y jurídicas que garanticen su ejercicio, protección y defensa en caso de violación. Pero nada de esto tendría sentido si no se reforma el sistema judicial, si no se elimina la dependencia que tiene hoy de los órganos políticos. Necesitamos un tribunal de garantías constitucionales que haga respetar y cumplir los dictados constitucionales, principalmente las normas de protección de los derechos ciudadanos, al margen de decisiones políticas. En la Cuba de hoy, ese órgano de justicia no existe.

Guillermo: Una vez te escribí y parece que interceptó el mensaje un miembro de la Seguridad, pues me dijo que era un hombre y que además era de origen vasco o algo así. Ahora veo que eres como la hermosa mujer cubana que imaginé que eras sin conocerte. Te felicito por tu bravía y por tu gran labor a favor de la libertad de Cuba.

Creo que te gastaron una broma. Muchas gracias. Ustedes nos alientan mucho a seguir y nos dan fuerza.

Tania Quintero: Laritza, dos temas. El primero, sobre Cubalex, esa asesoría jurídica que por tu cuenta y riesgo ofreces a la gente sin recursos, desconocedora de las leyes y mecanismos legales. El segundo: partiendo de tu propia experiencia, al proceder de una familia pobre de raza negra, y al vivir en uno de los municipios habaneros con más alto porcentaje de población negra y antisocial, ¿no crees que tantos años de discriminación y marginalización se pueden convertir en una bomba de relojería que en cualquier momento puede estallar? Gracias y saludos.

Tania, un gran abrazo para ti. Cubalex es una oficina especializada en asuntos legales, la concebí como un Centro de Información Legal, y entre los servicios que brinda está la asesoría, aunque no es el único. También se centra en trabajar con la información legal, la busca o localiza, la procesa de manera que sea entendible y explica el procedimiento a seguir para que el consultante logre realizar su pretensión o por lo menos tenga claro cuál es su situación. Nuestros servicios los brindamos tanto a las personas dentro de Cuba como a las que residen en el exterior, a través del correo electrónico, por teléfono y personalmente. Ahora mismo estamos en un proceso de estructuración, pero ya funcionamos, tenemos solicitudes, y encontramos muchos obstáculos para hacer un trabajo eficiente, profesional y de calidad, como por ejemplo el manejo de las nuevas tecnologías de la información, el acceso a internet, etc.

La oficina tiene varios propósitos: hacer que el acceso a la información legal sea libre, proveer al ciudadano de herramientas jurídicas, y crear mecanismos alternativos de defensa, como es la denuncia ante organismos internacionales de derechos humanos.

El trabajo no es sencillo, tenemos primero que lograr que las personas que recurren a nosotros agoten las vías legales internas para que la denuncia cumpla con los requerimientos internacionales. Eso implica que los acompañemos y demos seguimiento a un caso por tiempo prolongado, meses, tal vez años. También trabajamos en la forma de ejercer otro tipo de abogacía, que piense primeramente en el individuo, y que no sea dependiente del Estado. Solo puedo decirte que es un gran reto.

Con respecto al segundo tema, en efecto, la discriminación, la marginalización y los abusos de autoridad son una bomba de tiempo para el gobierno, que lo sabe. Creo que el trabajo de la Seguridad en estos momentos está centrado en evitar ese estallido social. Hace poco la muerte de un adolescente de 14 años y raza negra a causa de un disparo de un expolicía lo demostró. Fui testigo de ello. La comunidad de Mantilla, muy próxima a donde vivo, se conmocionó. El velorio fue impresionante, aquellas personas estaban molestas y desafiaron abiertamente a la autoridad, que en este caso supo callar, no hubo mítines ni respuestas rápidas del "pueblo enardecido", solo un silencio culpable. También estuve presente en el juicio contra el expolicía y fue decepcionante. La fiscalía, que supuestamente representa a la víctima, solicitó al tribunal una sanción de 17 años de cárcel para este hombre, que no tuvo el menor remordimiento cuando disparó su arma contra tres indefensos adolescentes negros. La familia se indignó en el propio juicio y dentro del tribunal. "Por matar a una vaca te meten 20 o 25 años", no se cansaban de repetir. Otra vez silencio culpable. Increíblemente no hubo respuesta de parte de la autoridad para detenerlos o callarlos. Incluso escuché a uno de los uniformados decirle a otro que los dejara desahogarse. Fue frustrante convencerme de que no tenemos justicia, fue doloroso mirar a los ojos de aquella madre. Estoy convencida de que en otro escenario aquella protesta hubiese tomado otras proporciones, pero lamentablemente no fue así.

El Lapón Libre: Estimada Laritza. El Estado ha caído en un limbo de violaciones —en nombre de 'salvar la patria'— en el cual, en ocasiones, incluso, no respeta leyes que él mismo dictamina ¿Por qué los letrados del país, desde el punto de vista ético y profesional , permiten esta alteración casi salvaje de la Carta Magna y sus estamentos? ¿Y qué proyectos —desde hoy— se perfilan para que en un futuro y con un sistema aspirante a democrático no se repitan delitos tan salvajes como los que se cometen, por ejemplo, en la Rusia 'libre', tan influenciada todavía por los tiempos comunistas-sovietizoides?

Los abogados en Cuba tienen las manos atadas. El sistema aseguró hacerlos dependientes, es el Estado quien les asegura trabajo y quien paga sus salarios, y es muy difícil estar con Dios y con el diablo a la misma vez. En la relación Estado-individuo el menos fuerte sale perdiendo. La ética y la profesionalidad pasaron a un segundo plano y pesan menos que la lealtad al sistema socialista o de sociolismo, como prefiero llamarlo.

En mi opinión, un proyecto para un futuro sistema que aspire a democrático dentro de Cuba, necesita una reforma total del sistema legal y judicial. Ahora, qué proyectos tienen clara esta idea, no sabría decirte. A veces tengo la impresión de que se le da poca o ninguna importancia a la ley dentro de Cuba. Creo que no se ha comprendido la importancia que tiene en un Estado de derecho. Es cierto, no se respeta, pero tampoco se conoce, y sin embargo resulta un arma interesante cuando se usa adecuadamente. Un Estado ejerce su poder e impone su voluntad por medio de la fuerza coactiva y coercitiva de la ley. La ley regula conducta, establece principios y es el medio ideal para regular las relaciones sociales. Saber qué normas deben ser derogadas porque atentan contra los derechos humanos y cuáles modificadas, es esencial en un mañana de cambio. No estoy hablando de ponerse a redactar una nueva constitución para la transición, de nada vale si no se tiene plena conciencia de lo que se debe cambiar. En mi opinión es esencial, primero, demostrar que una ley es ineficiente, porque es inaplicable o se aplica arbitrariamente. Es la única forma de evitar en un futuro la vigencia de esa ley o de poner en vigor, a la hora de legislar, una serie de medidas que garanticen que sus contenidos se cumplan.

El Lapón Libre: Si en un futuro de libertad y justicia aquellos que han cometido violaciones de toda índole en nombre de la revolución deberán ser juzgados, que no linchados: ¿De dónde vamos a sacar un cuerpo de letrados competente, responsable, limpio y creíble para semejante proceso tribunal, si la mayoría de ellos han caído en el delito de complicidad en este gran crimen, aceptando con su silencio y acción parcial este disparatado estado de cosas, e incluso, emitiendo dictámenes en franco apoyo a la dictadura, aún a sabiendas de que son injustos y violadores de los Derechos Humanos, entre otros delitos sociales?

No tengo respuesta para tu pregunta. No sé de donde lo vamos a sacar. He visto el trabajo de los abogados, principalmente los que están asociados a la Organización Nacional de Bufetes Colectivos y que ejercen la defensa de los ciudadanos, a los jueces, a los fiscales. Es deprimente, te confieso que en esos momentos, siento vergüenza de decir que soy abogada. En no pocas ocasiones digo que escogí mi profesión en el país equivocado, si tuviera la oportunidad de retroceder en el tiempo te juro que escogería otra profesión, hoy mi frustración y mi impotencia son incalculables.

Omar Laffita: Lo que más molesta a la dictadura cubana —lo que los tiene 'locos'— es que no puede controlar lo que ustedes hacen en internet. ¿Verdad?

Internet se ha convertido en una herramienta de incalculable valor para la humanidad, no solo por las posibilidades de ofrecer de una manera eficiente la información necesaria y especifica que sus usuarios solicitan. También porque se convirtió en una herramienta clave para aunar grupos con intereses comunes, a través del fomento y desarrollo de redes sociales, como es el caso de Twitter y Facebook. Incluso ha sido la pieza fundamental en la organización de protestas de estos grupos, en demanda de verdaderas democracias, como el movimiento de los indignados en Europa y Estados Unidos, o manifestaciones que han concluido en el derrocamiento de gobiernos, como sucedió recientemente en el mundo árabe. El gobierno cubano no solo controla y dosifica la información que llega a sus ciudadanos, en función de sus intereses políticos y en franca violación con el derecho a la información que debe disfrutar toda persona. También les impide acceder y manejar esas herramientas disponibles en la red de redes, para protegerse de posibles demandas sociales, políticas y económicas, que pongan en riesgo la estabilidad del grupo que han mantenido el poder por más de cinco décadas en la Isla. El miedo a internet esta precisamente en que debilita su poder y lo hace perder el control. Por eso el acceso internet para un cubano en la isla es un privilegio que debe ser usado y abusado.

Pablo Ernesto: ¿Por qué siempre ha atacado y tratado de desmontar usted el discurso de Oswaldo Payá, siendo este hoy por hoy uno de los políticos más serios de la oposición, y no ha buscado un acercamiento con el mismo, para trabajar por la libertad de nuestra Isla?

No sé por qué piensa usted que ataco a Oswaldo Payá. No lo conozco personalmente como para criticarlo, simplemente di mis consideraciones legales acerca del Proyecto Varela como iniciativa popular, no sobre su persona, y lo que dije en aquel tiempo lo reafirmo. Hoy no es viable relanzarlo [el Proyecto Varela] sin una reforma que tenga en cuenta los requerimientos legales que exige la legislación cubana. Es cierto que él lo promovió, y ese es precisamente uno de los grandes problemas de la oposición tradicional, se toma cualquier asunto como si fuera personal, los activistas hablan de ser democráticos, pero no aceptan ni la crítica ni la discusión. Estamos hablando del futuro de Cuba, no del discurso de ningún político. Respeto mucho el trabajo que hace Oswaldo Payá, pero también respeto el mío como profesional. Me sugiere usted que busque un acercamiento con él como si entre nosotros hubiese habido alguna discusión o distanciamiento. Le repito, no lo conozco y al parecer él tampoco tiene ninguna intención de conocerme. Por otra parte tengo mi propio proyecto y no tengo ningún problema en ponerlo a su disposición cuando él lo necesite.

Yordi: Hola Laritza. En su opinión, qué será más difícil de reconstruir cuando Cuba viva en democracia, la economía, los valores de la familia o la sociedad? Gracias. Dios te bendiga.

En mi opinión, serán los valores de la familia y, en consecuencia, de la sociedad. Será difícil reconstruir la economía del país, pero más difícil será eliminar la doble moral, la tolerancia y aceptación de conductas reprimibles penalmente, como la apropiaciones de bienes ajenos, las intromisiones en la vida privada o aspectos tan sencillos como cuestiones de educación formal o respeto por nuestros semejantes. Son tan solo ejemplos de malas conductas que se han trasmitido de generación en generación hasta el punto de haberse incorporado a nuestra cultura. Será extremadamente difícil reconstruir una sociedad que ha perdido sus valores morales. 

Lucía Fernández: Un gusto poder hacerte una pregunta. Me gustaría que dieras tu opinión acerca de si las cosas que ocurren a menudo con respecto a los DD HH en la Isla es por las leyes o simplemente por malas costumbres policiales. Esos actos represivos a los que nos tiene acostumbrado el gobierno, ¿tienen basamento legal? Saludos.

Un poquito de los dos. Parte de las violaciones de los derechos humanos son por irrespeto de la ley y otro tanto es la propia ley la que favorece la violación. Por ejemplo las restricciones a la libertad de circulación están establecidas legalmente en el Decreto 217/97, una norma violatoria de los derechos de los cubanos, pero las autoridades para hacer cumplir su contenido exceden su aplicación, detienen y deportan hacia su lugar de origen a una persona por no tener reconocida la residencia en la capital, hecho que no constituye delito y, por tanto, no hay motivo para una detención. Otro tanto sucede con los mítines de repudio. El Código Penal, por una parte, protege el derecho de manifestación y sanciona a quien impida la celebración de una manifestación lícita, por otra reprime las manifestaciones celebradas con infracción de las disposiciones que regulen el ejercicio de este derecho. Sin embargo no existe ninguna ley al respecto. Resulta entonces que el gobierno decide cuándo una manifestación es lícita y cuándo no. Las manifestaciones de las Damas de Blanco son ilícitas, pero lo mítines de repudio, que en ocasiones son violentos, son lícitos.

Ana María: Laritza, mi admiración y respeto por ti. Quería preguntarte por el caso de la niña muerta o asesinada en Bayamo. En Youtube han colgado tres videos sobre el asunto, dos de ellos dedicados a la reconstrucción de los hechos, con al menos cuatro de los acusados, y otro sobre la autopsia del cadáver de la niña. Los italianos sentenciados en el proceso dicen ser inocentes y denuncian irregularidades y falsas acusaciones. Dos de ellos alegan tener pruebas de que no se encontraban en el lugar del crimen, uno de ellos afirma haber estado en Italia en el instante en que ocurren los hechos. ¿Tienes conocimiento sobre este caso, podrías dar tu opinión al respecto? Gracias.

Conozco el caso, aunque no estoy al tanto de los detalles legales. Las irregularidades en los procesos judiciales en Cuba son una constante. Cuba se distingue por ser la excepción de la regla, en todos los sentidos. Aquí no opera el principio de que toda persona se presume inocente hasta que no se pruebe lo contrario, sino que se presume culpable hasta que no se pruebe la inocencia. A veces no importa si está la prueba de inocencia. Si el tribunal estima por convicción que el hecho ocurrió como lo relata la fiscalía y lo prueban las investigaciones policiales, entonces se puede asegurar que habrá un fallo condenatorio. El juicio es un mero trámite.

Lesvy Álvarez: Laritza, siendo usted una voz importante dentro de la blogosfera cubana, por qué no ha firmado 'El Camino del Pueblo', el cual ha estado avalado por más de quinientos opositores y personas dentro de la Isla? ¿Conoces el mismo?

He oído mencionar el proyecto, pero no conozco su contenido.

Carlos Thompson: Me gustaría saber qué piensa acerca de las medidas sobre emigración e inmigración, que no llegan, y sobre las referentes a la compraventa de viviendas y automóviles. ¿No cree que sea un plan parecido al 'Plan Maceta'?

El tema de la migración es delicado para el gobierno. Cualquier modificación de su política actual implica una pérdida del control que le permite ejercer de forma real su poder. De todas formas está obligado a realizar los cambios y a eso se comprometió públicamente, cuáles y cómo los implementará es un secreto para todos. Hasta ahora lo único que existe son comentarios de pasillos sobre la aprobación para finales de este año [por 2011], de una nueva ley de migración. Se comenta que extenderán el tiempo de permanencia en el exterior a dos años, que actualmente se limita a los 11 meses y un día. Personalmente me cuesta trabajo creer que eliminen el permiso de entrada y salida. Cuando más, eliminarán la carta de invitación que impide a los cubanos viajar como turistas.

Respecto a las nuevas medidas que permiten la compraventa de viviendas y automóviles, siempre existe el riesgo de que llegue el retroceso, tan solo hay que recordar 1993, cuando el Estado, con la llegada del interminable Periodo Especial, permitió el auge del trabajo por cuenta propia, y en 1997 lo restringió. La incertidumbre siempre estará entre nosotros. Las nuevas medidas no están exentas de ese riesgo, el Estado no renunció a su derecho a confiscar, y continúan vigentes una serie de medidas que implementan la confiscación administrativa por enriquecimiento indebido, conocida popularmente como plan maceta —también por corrupción, drogas y proxenetismo—, al que están expuestos principalmente los ciudadanos que arrendan sus viviendas a extranjeros, por la posible vinculación con la prostitución. Sin embargo, debe quedar claro que todo aquel que en Cuba incremente su patrimonio y no pueda justificar la procedencia de su dinero, corre el riesgo de perder lo que tiene. No importa si tiene o no familia en el extranjero que le mande remesa. Si no tiene cómo probarlo, legalmente esta perdido, en ese supuesto se incluye a los cubanos que reciben remesas a través de procedimientos alternativos, como las mulas, por ser imposible acreditar el recibo del dinero.

Luis Manuel González Vitres: Hola, ¿se puede ejercer tu profesión en Cuba independientemente, o sea, sin pertenecer a ningún bufete? ¿Cuántos años tienes? Gracias. 

El Decreto-Ley Numero 81 "sobre el ejercicio de la abogacía y la organización Nacional de Bufetes Colectivos" del 8 de junio de 1984, define lo que considera el ejercicio de la abogacía, y considera abogados a los juristas que son admitidos y ejercen habitualmente dentro de la Organización Nacional de Bufetes Colectivos. Los profesionales pueden ejercer el trabajo por cuenta propia en la especialidad en que se graduaron, ni la asesoría y defensa legal está reconocida como una actividad cuentapropista. No obstante, el asesoramiento y consulta legal son las únicas acciones que puede realizar un letrado de forma independiente. Los pocos que tomamos esa decisión, tenemos que hacerlo de forma gratuita. No estamos exentos de tener problema por lo que hacemos, pero el conocimiento legal nos ayuda muchísimo a protegernos y a exigir respeto. Por último, nací el 4 de junio de 1980. Tengo 31 años.

Anonimatus GY: Laritza, ¿cómo se te puede contactar? Gracia mil por el trabajo que haces. Felicidades.

Muchas gracias Anonimatus GY. Vivo en calle Lindero # 169-B, esquina Ángeles, Calvario, Arroyo Naranjo, en La Habana.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.