Lunes, 11 de Diciembre de 2017
20:15 CET.
Documento 'El camino del pueblo'

«No debe intentar ganarse una discusión desacreditando al mensajero»

Juan Antonio Blanco, exdiplomático, historiador y ensayista, es especialista en negociación y resolución de conflictos. Su trabajo en este campo contribuyó a la creación en Miami, en 2004, de Consenso Cubano, que incluye diversos partidos políticos, instituciones culturales y académicas y otras organizaciones.

En tanto especialista, DDC le pide algunas precisiones a propósito de El camino del pueblo y de las reacciones que este documento ha suscitado.

Juan Antonio, en tu caso, ¿apoyas 'El camino del pueblo'?

Aunque con ese título es difícil dar una negativa, lo cierto es que prefiero apoyar "el camino del consenso", por el que optan los autores de ese documento, más que alinearme con ese u otro texto redactado dentro de Cuba.

Ocasionalmente he firmado alguna declaración elaborada fuera de la Isla. Sin embargo,  creo que los que estamos lejos debemos ser muy prudentes en no tomar iniciativas que puedan involuntariamente alimentar diferencias entre los que están allá.   

¿Te refieres a las críticas de Oscar Elías Biscet a ese documento?

Me refiero a una postura que he decidido asumir como norma general —aunque pueda hacer excepciones— hacia todo documento interno, para evitar desde fuera atizar contradicciones como las que se expresan ahora en esas declaraciones de Biscet.

¿Puedes, no obstante, dar una opinión personal sobre 'El camino del pueblo'?

Ese documento recoge ideas importantes que han sido expresadas por muchas personas de la oposición y la disidencia dentro y fuera de Cuba a lo largo de mucho tiempo. Lo que considero realmente nuevo, y estimo que le otorga un valor especial, ha sido el que un abanico tan amplio de esos sectores haya podido trabajar de forma constructiva en su redacción y luego hayan expresado sus ideas de manera conjunta. Personalmente considero que este hecho —más que la feliz o infeliz redacción de un párrafo u otro— refleja un momento de mayor madurez del movimiento propositivo en Cuba.

Volvamos a las declaraciones de Oscar Elías Biscet a propósito de 'El camino del pueblo'.

De hecho, muchas de las ideas de este documento coinciden con las expresadas en distintos momentos por Biscet.

¿A que atribuyes entonces su distanciamiento?

No me corresponde hablar por él. Siento un gran respeto por el modo digno en que Biscet se ha comportado ante cada reto, y me llamó la atención el enfoque constructivo de sus declaraciones al salir de su última prisión. Desconozco si en el proceso de concertación para producir el documento ocurrió algo que pudiese haber enajenado su apoyo.

¿Piensas que son superables esos escollos?

Con toda certeza. Lo que estamos viendo es una transición gradual y muy saludable de la cultura política de la polémica y la confrontación —que persigue imponer la unidad— a otra en que predomina  el diálogo y se procura el consenso, no la unanimidad. Se acepta que nunca será posible la completa coincidencia de opiniones y se trabaja en identificar cuáles son las zonas de consenso y de disenso entre los participantes del proceso. Una vez logrado ese propósito, se actúa conjuntamente en aquellas cosas en las que hay coincidencia básica. Los disensos son dejados a un lado hasta que haya condiciones para volver sobre ellos y alcanzar nuevos acuerdos. Mientras tanto, se administran constructivamente para que no se vuelvan paralizantes ni divisivos.

Tú contribuiste, con tu experiencia en procesos de concertación, en la creación de Consenso Cubano. ¿Fue este método el que se siguió entonces?

Sí. Es este el método general que ha usado Consenso Cubano desde que inició su proceso de constitución en el 2004 y, aparentemente, es el que ahora fue empleado por los que redactaron y aprobaron El camino del pueblo.  Por cierto, una comparación de las ideas centrales de ambos documentos demuestra que también hay un consenso latente entre esas fuerzas en Cuba y fuera de la Isla.  Aunque, como ocurre con todo consenso, eso no quiere decir que haya una coincidencia unánime en todos y cada uno de sus postulados.  Pero, en ambos casos, el trabajo paciente de unos y otros ha creado un núcleo duro conceptual que permite mostrar una voluntad de acción y propósitos. Eso va a ser bienvenido por todos aquellos extranjeros que se han preguntado si cuando se reunían tres cubanos el resultado era siempre una algarabía.

¿Tendrías algo que aconsejar a Biscet, entonces?

No es mi papel dar consejos a él o a los demás. Reitero que siento un profundo aprecio por hombres como Biscet o Fariñas. Si alguien me solicitara explicar cuestiones específicas referidas a la metodología de cómo se construye un proceso de consenso me sentiría honrado de que ese fuera el caso. Pero no voy a inmiscuirme en asuntos que solo a sus actores directos corresponde valorar y resolver.  Es una cuestión ética.

Hay cierto escepticismo acerca del impacto que conseguirá el documento...

Bueno, yo no padezco del fetichismo de los manifiestos. No creo que el impacto de un texto resida en el número de firmas y adherentes que pueda llegar a alcanzar. Por cada firma lograda en condiciones de persecución, un régimen totalitario puede movilizar cien mil que afirmen lo contrario con sus mecanismos de coacción.

Amnistía Internacional goza de gran prestigio, no por el número de afiliados ni porque asegure un millón de firmas a sus denuncias, sino porque las denuncias que hace están profesionalmente muy bien documentadas. La gente los respeta por ese motivo, y los gobiernos saben del impacto que tienen esas denuncias en la opinión pública, por lo que no pueden desconocerlas. 

Este y cualquier otro documento tendrá impacto si es diseminado con habilidad profesional —lo cual puede exigir un ajuste del texto a formato resumido— y si sus firmantes mantienen su vocación de actuar unidos en sus consensos mientras se respetan recíprocamente en sus disensos.

En términos de la expectativa de la opinión pública internacional, gubernamental y no gubernamental, el texto tiene un alto potencial como herramienta para atraer simpatías y apoyos.

¿Quisieras agregar algo más?

Desearía que aquellos que dentro y fuera de Cuba discrepen de este y cualquier otro documento expresen sus criterios de manera positiva, explicando las convicciones propias de manera directa en vez de hacer énfasis en negar lo que otros afirman. Sobre todo les pediría, respetuosamente, que se refieran al mensaje y no intenten ganar una discusión descreditando al mensajero.

Dejemos esa tarea a quienes se dedican profesionalmente en el gobierno cubano a asesinar la reputación de cualquiera que asuma la insumisión como norma de conducta. No le hagamos el juego.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.