Domingo, 17 de Diciembre de 2017
12:16 CET.
Obituario

Pedro Claro Meurice: cubano, pastor y amigo fiel

La muerte es paso y viaje a la esencia de la vida. Monseñor Pedro Claro Meurice Estiú, arzobispo emérito de Santiago de Cuba, ha terminado su peregrinar fructífero y sufriente por la época que le tocó vivir. Cuba ha perdido a uno de sus más grandes pastores de todos los tiempos y ha ganado uno de los santos intercesores que más ha conocido su profunda realidad.

Meurice, sin lugar a dudas, ocupa un lugar junto a obispos como aquel otro Pedro, Morell de Santacruz, o junto a Espada, el más cubano de los obispos españoles como le llamara Martí, o a su propio amigo y padre, Monseñor Enrique Pérez Serantes, de quien fuera también secretario personal.

Me honro de haber sido su discípulo y amigo. Lo conocí siendo yo un joven de escasos 25 años y él el arzobispo presidente de la Comisión Nacional de Laicos. Fue para mí un paradigma, un acicate y un consejero. Duro como una roca, paterno como un abuelo, tierno como un niño.

Pero sobre todo lo recuerdo en los dos acontecimientos mayores de la Iglesia en Cuba en la última mitad de siglo: el Encuentro Nacional Eclesial Cubano (ENEC, 1986) y en la inolvidable visita de Juan Pablo II a Cuba en 1998. En el primer evento no puedo olvidar su vehemente devoción al Padre de la cultura cubana, Félix Varela, al leer el decreto para comenzar su causa de canonización aún pendiente y ralentizada.

La visita del Papa no se podría recordar sin escuchar, en el hondón del alma cubana, aquella cristalina y valiente presentación de su pueblo ante la bendita imagen de la Virgen de la Caridad y el Supremo Pastor de su Iglesia. Nunca la realidad, la transparencia y la esperanza estuvieron más cerca del corazón del pueblo y de su Reina y Madre. Cuba sigue siendo como la describiera en una cuartilla Monseñor Meurice. Nadie ha narrado un diagnóstico tan entrañable, respetuoso y veraz de su Patria. Este texto debería ser publicado y estudiado nuevamente. Soy testigo de con cuánto amor lo hizo y de cuanto le costó esta presentación, tan vigente y urgente 13 años después.

El tiempo que sosiega y equilibra, plasma y funde, en la memoria histórica de los pueblos la vida, el servicio y el ejemplo de sus protagonistas, permitirá un día hacer la biografía que intenté un día comenzar con más de cien preguntas, por supuesto incompletas y dejadas a un lado por el humilde sanluiseño. Sé que otros buenos cubanos intentaron guardar su imagen y lo lograron junto a un insuperable trabajo audiovisual sobre su antecesor.

Mientras esa hora llegue, quisiera dejar mi sencillo testimonio frente a sus restos gloriosos y ya no jadeantes, serenos para siempre, estas tres palabras y un adjetivo con que la premura del instante me obligan a tributarle mi homenaje: Meurice ha sido y es un cubano, un pastor y un amigo fiel.

Cubano: ante todo, un hombre de una sola pieza y de una eticidad coherente y contagiante. Fiel a su Patria, a su historia, al alma de la nación y a San Luis y Santiago de sus ilusiones y tribulaciones. Todo lo que hizo fue por ser fiel a ese amor sin fisura y sin doblez. Cuba debe honrarlo como uno de sus mejores hijos. El tiempo lo hará.

Pastor: fiel a Cristo, su único y entrañable Señor. Al Evangelio y sus bienaventuranzas, que fueron su brújula y su camino. Fiel a la Iglesia a la que sirvió sin pausa y sin medida, diciendo unas veces sí y otras no, según su conciencia le dictaba en plena comunión con su fe y sus hermanos. La Iglesia en Cuba debe honrarlo y venerarlo como uno de sus pastores más fieles y santos. El tiempo lo hará.

Amigo: fiel a los cercanos y a los lejanos en la geografía, pero siempre fiel a la amistad lúcida, crítica y transparente. Aprendí con él que se puede ser, al mismo tiempo, uno mismo y amigo de los que no piensan o creen como uno. Aprendí, también con Meurice, que se puede ser cubano, pastor y amigo sin conflicto de deberes y parcelaciones. El tiempo hará que esa amistad sembrada, cultivada, conservada y compartida, sea el mejor altar para el patriarca arzobispo primado de Cuba.

Como logró, igual que el Padre Varela, unir en un solo corazón el amor a Cuba, a Cristo y a su Iglesia, deposito admirado y reverente ante el altar de la Patria y de la Iglesia, la hostia viva que fue Pedro Claro Meurice Estiú, quien haciendo honor a sus dos nombres, supo conjugar la firmeza de la piedra y la claridad de la luz en la misma ternura jadeante de su invencible esperanza.

Monseñor Meurice: ¡ruega por Cuba, por su Iglesia y por cada uno de nosotros! Amén.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.