Domingo, 17 de Diciembre de 2017
12:16 CET.
Cuba-Venezuela

Cáncer y poder

Archivado en

Mientras los médicos consultados por algunos medios internacionales —El País o The Wall Street Journal— creen que Hugo Chávez tiene un cáncer de colon y que su vida peligra, la blogosfera antichavista es más escéptica y habla de un show montado en La Habana. ¿Con qué objetivo? Se trataría de crear un clima de simpatía hacia el presidente venezolano a poco más de un año de unas elecciones que se anuncian complicadas.

El regreso repentino de Chávez a Caracas después de una estancia de casi un mes en Cuba, donde fue intervenido quirúrgicamente en dos oportunidades, ha desatado una ola de comentarios en internet que ponen en duda las informaciones oficiales sobre la salud del caudillo. Algunos denuncian una "exageración" de la enfermedad y otros hablan de una "invención", una "farsa" pergeñada por la mente perversa de Fidel Castro para que el venezolano aparezca luego como el superhéroe que ha derrotado al cáncer. Se convertiría así en el hombre providencial que necesita el país y toda América Latina, el Bolívar del siglo XXI. Ese escenario haría realidad el sueño del ex militar golpista, que se empeña en presentarse como la reencarnación del Libertador y no vaciló en declarar a su llegada a Caracas: "¡Vuelvo al epicentro de Bolívar!".

El propio Chávez ha contribuido a alimentar las dudas sobre la gravedad de su enfermedad. Primero, con su aspecto físico, que no parece corresponder a la "intervención profunda de más de seis horas" a la que fue sometido, según sus propias palabras, en la clínica de La Habana reservada a los dirigentes cubanos y a los extranjeros. Luego, con sus declaraciones virulentas contra la oposición, de que "nunca más volverá a gobernar la patria". Y, de paso, dejó caer que podría quedarse en el palacio de Miraflores hasta 2021, como lo había mencionado en otros tiempos.

En cambio, Chávez no asistió el pasado martes al imponente desfile militar —una exhibición espectacular del armamento moderno comprado a Rusia y China— con ocasión del Bicentenario de la independencia de Venezuela. Su ausencia en esas celebraciones, preparadas con años de antelación, es una señal inequívoca de sus graves problemas de salud. Sintió, además, la necesidad de salir al paso de los comentarios de "una minoría enloquecida" que duda de la autenticidad de su cáncer." Ahora algunos dicen que es mentira, […] que eso fue una invención de Fidel Castro y de Chávez. Si ustedes me vieran el abdomen, no lo voy a mostrar, por supuesto, […] no sé cuántos puntos", dijo ante un grupo de cadetes de la Academia Militar.

No estaría de más recordar que, hace unas pocas semanas, el caudillo venezolano desmentía que tuviera cáncer. Y, de repente, en un alarde de transparencia poco habitual en La Habana, Fidel y Hugo cambiaron el paso. Hablaron de una operación para extirpar un tumor maligno, pero no dieron más detalles. ¿Próstata o colon? En el primer caso, dicen los expertos, no habría riesgos para la vida de Chávez. En cambio, si se confirma la otra hipótesis, correría más peligro. A partir de las fotos del enfermo, de sus propias declaraciones y de algunas fugas de información de parte de los médicos implicados en el tratamiento, los mismos expertos llegan a la conclusión de que el colon es el órgano afectado. O sea, la peor opción. A esto se debe que todas las alarmas se encendieran en La Habana, donde la desaparición del aliado venezolano tendría consecuencias catastróficas para la economía de la isla.

El ejercicio de transparencia, muy relativa, buscaba acallar los rumores sobre la muerte de Chávez. No fue suficiente. Para evitar la designación de un presidente interino y prevenir divisiones dentro del partido oficialista, el caudillo tuvo que volver a Caracas. Fue demasiado: ahora, se le acusa de fingir un cáncer. Lo más probable es que, dentro de poco tiempo, el presidente venezolano tenga que regresar a La Habana para seguir con su tratamiento o para ser sometido a otra operación quirúrgica. A partir de ahora, la biología va a tener un papel determinante en la vida política de Venezuela. Como en Cuba, donde todo el mundo espera el fin del ciclo vital de los ancianos que se aferran al poder. Mientras, nadie se mueve.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.