Martes, 12 de Diciembre de 2017
22:58 CET.
Política

El régimen condena a 15 años al contratista norteamericano Alan Gross

Archivado en

La justicia cubana condenó este sábado a 15 años de prisión al contratista estadounidense Alan Gross por el delito de "actos contra la independencia o la integridad territorial del Estado", informó EFE.

Según la nota oficial, emitida por la televisión de la isla, Gross podrá interponer recurso de casación ante el Tribunal Supremo de Cuba contra esta sentencia, que rebaja en cinco la pena de 20 años de cárcel solicitada inicialmente por la Fiscalía.

El Tribunal Provincial de La Habana indicó en su fallo que las pruebas presentadas durante el juicio a Gross, de 61 años, demostraron su participación directa "en un proyecto subversivo del Gobierno de Estados Unidos" contra Cuba.

El objetivo de ese proyecto, según la sentencia, era intentar "destruir" la revolución cubana "mediante el empleo de sistemas de info-comunicaciones fuera del control de las autoridades para promover planes desestabilizadores".

El veredicto señala que el acusado reconoció en el juicio "haber sido utilizado y manipulado" por la agencia estadounidense USAID, "subordinada al Departamento de Estado y que financia a la empresa contratista DAI, en nombre de la cual Gross vino a Cuba".

La sentencia condenatoria contra Gross, que fue dictada el viernes pero dada a conocer hoy, se produce una semana después del juicio contra este ciudadano estadounidense que se celebró en La Habana durante dos días y al que asistió su esposa Judy, así como abogados de la familia y representantes consulares de la Oficina de Intereses de EE UU en Cuba.

EE UU: 'La Habana busca criminalizar lo que la mayor parte del mundo considera normal'

A lo largo de estos meses, el Gobierno de Estados Unidos ha reclamado en numerosas ocasiones la libertad sin condiciones del contratista al considerar que lo que hizo no es un delito y que su detención fue injusta.

Al conocerse hoy la sentencia, Washington volvió a exigir la liberación inmediata de Gross para poner fin a "su largo martirio" y que pueda regresar a su hogar en Estados Unidos.

"Alan Gross es un trabajador entregado del sector del desarrollo internacional que ha dedicado su vida a ayudar a personas en más de 50 países. Estuvo en Cuba para ayudar a los cubanos a conectarse con el resto del mundo", dijo a EFE en Washington el portavoz del Departamento de Estado para América Latina, Charles Luoma-Overstreet.

En similar sentido, una portavoz de la Oficina de Intereses de EE UU en La Habana calificó de "asombroso que el Gobierno de Cuba busque criminalizar lo que la mayor parte del mundo considera normal, en este caso el acceso a la información y la tecnología", según dijo a EFE.

"Él solo es culpable de dedicarse a ayudar a la comunidad judía y al pueblo de Cuba", señaló la diplomática estadounidense Gloria Berbena, quien destacó que el Gobierno de La Habana "puede y debe" liberar a Gross.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.