Domingo, 17 de Diciembre de 2017
15:08 CET.
Examen del raulismo

Las expectativas caen en picada

Raúl Castro cumple tres años en la presidencia del país. Bajo un orden político distinto al que existe en Cuba, habría sobrepasado ya la primera mitad de su mandato como presidente constitucional y sería hora de recuento. ¿Qué ha sido lo más positivo y lo más negativo de este período? 

 

Rafael Rojas

Raúl Castro cumple tres años como presidente formal de los Consejos de Estado y de Ministros de Cuba, pero desde el verano de 2006 está tomando las decisiones más importantes del gobierno de la Isla. Por lo que, en la práctica, deberíamos hablar de cinco años al mando y no de tres. Tiempo más que suficiente para que su idea de los necesarios "cambios estructurales y de concepto" se hubiera traducido en un paquete de reformas concretas, que rebasara los limitados ajustes que proponen los Lineamientos, como reconocen los mejores economistas de la Isla.

Si admitimos que Raúl Castro está interesado en impulsar un proyecto de reformas, que acerque la economía al modelo vietnamita o chino, tendríamos entonces que tratar de explicar por qué no lo ha hecho en cinco años. Mi opinión es que ese proyecto ni siquiera está claro en su cabeza, aunque la resistencia al mismo sea fuerte y diversa. Una resistencia que proviene de los sectores más viejos y conservadores de las élites, pero también de zonas más jóvenes, burocráticas o ideologizadas, que rechazan cualquier avance al capitalismo. Al menos, por ahora.

Lo mejor que ha sucedido en los últimos cinco años es el cambio en el estilo del poder, el debilitamiento y la sectorialización de la batalla de ideas y una intensificación del debate, que puede constatarse en publicaciones como Espacio Laical y Temas, donde, dentro de ciertos límites políticos, se defiende una reforma económica más profunda que la que podrían propiciar los Lineamientos. En ese debate, sobre todo al nivel de las bases del partido único, ha habido demandas a favor de los Lineamientos, tal y como están, y en contra de los mismos, por insuficientes o por excesivos.

Lo peor que ha sucedido es el incremento de la represión. Es cierto que casi la totalidad de los 75 opositores pacíficos arrestados en la primavera de 2003 ha sido liberada. Pero tampoco es menos cierto que en los últimos cinco años el número de arrestos preventivos y temporales de líderes opositores ha aumentado, que la práctica del acto de repudio contra las Damas de Blanco y otros activistas ha vuelto por sus fueros y que el acoso y la descalificación de periodistas independientes y de jóvenes blogueros ha llegado a niveles de sistematicidad y sofisticación que no se conocieron en los momentos de mayor intransigencia revolucionaria.

Hablar de inmovilismo o parálisis en Cuba es distorsionante. Pero la falta de consenso en torno a las reformas, dentro de las élites, ralentiza el cambio. La oscilante posición de Raúl Castro sobre el VI Congreso del Partido y la superficialidad de los Lineamientos son buenos reflejos de esa falta de consenso. La ciudadanía de la Isla, sin embargo, podría estar mayoritariamente a favor de las reformas. Si esto es así, la sociedad estaría acumulando divergencias con los sectores más ortodoxos del gobierno, pero también con los líderes y organizaciones que desde la oposición y el exilio descartan que una reforma económica desde arriba contribuya a la impostergable democratización de Cuba.

 

Jorge A. Sanguinetty

Desde el punto de vista económico, creo que lo más positivo hecho por Raúl Castro, pero que es muy poco, es reconocer algunas de las causas de la situación económica precaria en que se encuentra Cuba. Hace poco llegó a criticar la costumbre (establecida por Fidel) de echarle la culpa de la situación económica al embargo de Estados Unidos. Lo más negativo es precisamente no ir más lejos en reconocer las verdaderas raíces del problema, ni saber articular un programa de reformas que saque al país del atolladero.

 

Elizabeth Burgos

Para contentar esta doble pregunta cabría preguntarse primero qué es lo que a Raúl Castro le ha sido posible hacer dados los dos condicionamientos que pesaban de antemano en el cumplimiento de su misión, teniendo en cuenta que ambos estaban íntimamente relacionados; lo que significa un dilema casi insoluble.

1 - Emprender medidas para aliviar la insostenible situación económica de los cubanos.

2 - Preservar el poder de la oligarquía dirigente.

Para realizar cambios es indispensable poseer una entera libertad de iniciativa, lo que le está negado a Raúl Castro mientras permanezca en vida su hermano mayor, cuya presencia sigue actuando como el tótem en las sociedades primitivas. Pero tampoco se puede asegurar que de haber dispuesto de dicha libertad, Raúl Castro hubiese tomado la iniciativa de aventurarse más lejos de lo que hasta ahora ha hecho: operar los cambios que la sociedad cubana esperaba de él, hubiera significado abrir espacios de libertad, y ello significaba el debilitamiento del poder absoluto que hasta ahora ha detentado la casta dirigente.

Todas las medidas que ha tomado —liberación de algunos presos a condición de exilarse, derecho a ejercer oficios subalternos o de servidumbre— que podrían colocarse en el rubro de lo positivo, se han dado dentro de los parámetros represivos característicos del régimen. Para ser consideradas como positivas, estas medidas deberían haber sido producto de la modificación institucional del sistema, lo que significaba darle libre curso a la iniciativa individual y eliminar el sistema represivo instaurado por el régimen desde hace medio siglo.

"Nosotros siempre hemos sabido adaptarnos a los tiempos", declaró Fidel Castro una vez en una entrevista, aludiendo a la capacidad del régimen de aceptar algunas condiciones con el objeto de ganar tiempo mientras pasa la tormenta. En los tres años de gobierno que han transcurrido, Raúl Castro parece haber estado aplicando ese axioma.

He ahí el dilema del mandato de Raúl Castro: pero tanto va el cántaro a la fuente que al fin se rompe.

 

Dagoberto Valdés

En esta mitad del tiempo que tendría cualquier presidente de un país democrático, el gobierno de Cuba, que lleva 52 años en el poder ininterrumpidamente, es compartido por Raúl Castro. En mi opinión, sus principales logros han sido: ganar tiempo para mantener el poder, desplazar a algunos más jóvenes con posibilidad reformista y levantar expectativas en sectores que creyeron o creen en la oportunidad que tendría para transformar el sistema en el supuesto caso de que hubiera voluntad política de hacerlo.

Este tiempo, suficiente y necesario, no ha servido, sin embargo, para comenzar esos cambios estructurales y verdaderos. Una exigua lista de oficios medievales es presentada como la "reforma" anunciada para "perfeccionar y actualizar" el socialismo "para siempre". Los cinco primeros Lineamientos que regirían "la puesta al día" de la economía cubana, se encargan de aferrarse al "día anterior" de cualquier intento de cambio sustancial. Las expectativas van cayendo en picada, crece la desconfianza en la posibilidad y eficacia de las medidas cosméticas, y las únicas reformas duras y puras son: el creciente ejército de desempleados que llegará a más de un millón de cubanos y cubanas; la reducción drásticas de los subsidios del Estado creando más pobreza; la colocación de militares en cargos civiles; y una gran carga tributaria, en ocasiones con pagos de doble y triple impuesto.

Todo esto hace la combinación "actualizada" de lo peor del capitalismo con lo peor del socialismo en Cuba. Mientras tanto, algunos, pocos ya, "creyentes" u oportunistas, todavía quieren ver peras en el olmo, o mejor, se empeñan en descubrir mangos bajitos en lo más alto de la palma real.

No obstante, por otros muy diversos caminos, desde abajo y desde el medio, por todos lados, paso a paso, una firme esperanza crece en la incipiente sociedad civil cubana, que es y debe ser la principal protagonista de todo cambio perdurable. Como el comunismo en sí mismo es irreformable, cualquier pequeña grieta será convertida, por la fuerza ciudadana de la necesidad, en avenida para el cambio. Así lo vimos en Europa central y del este, así lo vimos en el extinto imperio soviético, y así lo estamos viendo en el Oriente medio hoy mismo. ¿Por qué una bella y prometedora isla caribeña, en el corazón del mundo occidental, tendría que ser la única irreformable del Universo? Este es otro "logro", aunque temporal y precario, de los que no quieren cambios y dicen que "aquí es diferente". Claro que no. Ya está ocurriendo. Habrá cambios en Cuba, profundos, pacíficos y duraderos… y pronto. El que viva lo verá.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.