Lunes, 11 de Diciembre de 2017
14:23 CET.
Economía

El turismo internacional a Cuba remonta sus cifras en enero por la crisis del Norte de África

Archivado en

En plena temporada alta del Caribe, los acontecimientos en el Norte de África que han acompañado la caída de regímenes políticos de un perfil similar al castrismo, también le sientan bien al turismo internacional cubano.

Según reporta la Oficina Nacional de Estadísticas de Cuba, ONE, en un Boletín que acaba de ser publicado, la llegada de turistas internacionales a la Isla durante el pasado mes de enero alcanzó un "record" de 296.222 personas, la cifra más elevada de los cinco últimos años y 40.610 más que en el mismo mes del año pasado.

El hecho de que el mes de enero sea de plena temporada alta en Cuba, y por tanto aún restan al menos otros dos meses de fuerte demanda, ha hecho que las autoridades se preparen para recibir una llegada superior de turistas que, previsiblemente, están siendo dirigidos hacia las playas cubanas por los tour operadores internacionales, al verse interrumpidos sus planes en el Norte de África como consecuencia de los sucesos que se están produciendo últimamente.

Para obtener una idea de lo que este "estímulo" imprevisto representa para el turismo cubano, el aumento registrado durante enero ha sido de un 16% con respecto al mismo mes de 2010, un 28% con respecto a enero de 2009 y hasta un 19% con relación a enero de 2008.

Las autoridades castristas, que desde siempre se han caracterizado por confundir los límites entre la "estadística" y la "propaganda", no han realizado todavía una valoración de este dato, ciertamente positivo para el alicaído sector turístico nacional, que el pasado 2010 atravesó un ejercicio muy desfavorable como consecuencia de los efectos de la crisis económica internacional y del posicionamiento erróneo de precios y de la oferta de la Isla en los mercados de procedencia.

No deja de ser significativo que Fidel Castro se beneficie así de las pérdidas registradas en otros regímenes similares del Norte de África. El apoyo a Libia y a Gadafi, en el que el castrismo se ha mostrado con el rostro más cruel en décadas ante la opinión pública mundial, no deja de ser un contrasentido. Al parecer, mientras que los turistas internacionales inundan las playas cubanas, el régimen se niega a firmar un proyecto de resolución de Naciones Unidas contra las atrocidades cometidas en Libia, y el propio Fidel Castro lanza una defensa numantina de su antiguo aliado, a la vez que aprovecha la ocasión para lanzar ataques atroces contra Estados Unidos, en un momento en que el maná de ingresos por turismo le puede resultar muy beneficioso para encauzar los costes de una factura petrolera previsiblemente más cara y un congreso del Partido único bajo cierta calma interna.

Es curioso que los medios estatales cubanos no se hayan hecho eco aún de este aumento de la llegada de turistas internacionales a la Isla y que hayan ocultado a la población unos resultados en principio favorables pero que no tienen su traslación en forma de mejores condiciones de vida, ya que el fruto de esta actividad está muy concentrado en el aparato empresarial militar y de la Seguridad del Estado, vinculado a la cúpula de poder. Ya veremos.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.