Viernes, 15 de Diciembre de 2017
01:49 CET.
Política

Golpe de boomerang

El comandante de la revolución Ramiro Valdés Menéndez, con su habitual parquedad,  arropó recientemente en Santiago de Cuba una verdad de Perogrullo: aunque los aplaudan, los cubanos no confían en sus dirigentes y, por estos días de ajustes económicos, todavía menos.

El pasado 8 de enero —cuando se cumplían 52 años de la entrada de Fidel Castro en La Habana—, al recorrer el Oriente de la Isla, Valdés intentó explicar a pobladores de maltrechas viviendas que todavía el país no produce lo inodoros que necesita. Ante la adulación de una vecina que aseguraba su confianza en la revolución y sus dirigentes, el comandante terció: "En la Revolución, en Fidel y en Raúl, los demás vamos a ver si nos la merecemos".

Luego de existir gracias a subvenciones del comunismo internacional —de ahí el sofisma de la bonanza económica del castrismo y el aparente apoyo popular—, incapaces de echar a andar por sí mismos, es ahora, en realidad, cuando la crisis de los años noventa, eufemísticamente llamada "Período Especial", se mostrará a los cubanos tal cual es, con todas sus vicisitudes.

¿Qué hizo al régimen sortear esos abismos y qué lo hace ahora aproximarse a ellos?

"Ya lo dijo Ramiro Valdés, tendrán que demostrar si son merecedores de la confianza depositada por el pueblo en ellos", dijo un sociólogo a DIARIO DE CUBA. "Pero en realidad, esa confianza, en lugar de ser obtenida en buena lid, fue comprada con el peso del populismo".

"Hoy esa es una moneda devaluada, el castrismo apenas si produce utilidades para los cubanos; a saber, todavía un poco de mala salud, una instrucción deficiente en Aritmética y en Lengua, peor en Historia, una pobrísima educación moral y, todavía con más mendicidad, cívica", añadió.

"Compraron el voto, la voz y el aplauso con cartillas de racionamiento y empleos improductivos. Concluido ese mecenazgo incosteable, también se acabó el discurso, y si los de abajo tendrán que ganarse la vida con sus sudores en lo adelante, los de arriba también tendrán que conseguir el aplauso por cuenta propia. Esto es un golpe de boomerang. Si el general no corrige el tiro, ya verá estallar no una granada, sino algo peor, algo como lo que los trepó en el poder y ahora los puede hacer bajar", advirtió el especialista.

"El ideal malogrado, la sensación de fracaso y la reacción agresiva se producen en cadena. ¿Qué ha detenido una explosión durante todos estos años? Pues precisamente eso que ahora el régimen llama Estado paternalista y gratuidades, además de la asombrosa habilidad para imbricar sofismas de Fidel Castro. Terminado todo esto, verá aparecer ampollas", opinó el sociólogo.

Síntomas

Con sólo citar tres casos, ocurridos entre Nochebuena de 2010 y Año Nuevo en Puerto Padre, Las Tunas, quizá se ejemplifique el inicio de la aparición, o reaparición, de las burbujas sugeridas por el sociólogo.

El primer caso fue un robo con violencia e intimidación. Tres jóvenes de entre 17 y 18 años llegaron al anochecer a casa de cierta señora. Pidieron con educación un poco de agua, la mujer fue a ofrecérsela, y prácticamente la estrangularon para arrebatarle dos cadenas de oro traídas por su hijo de Estados Unidos.

En el segundo caso, un robo con fuerza en vivienda habitada, sustrajeron toda la ropa a un joven que dormía solo en casa de sus padres, y le robaron además unos 500 dólares ocultos en una mochila, la misma que utilizaron como embalaje.

Y más de 50.000 pesos desaparecieron de la cafetería junto a la Terminal de Ómnibus, un establecimiento abierto las 24 horas, en lo que la policía interpretó como una malversación de caudales públicos, sin violencia ni roturas.

La escena presenciada por este corresponsal en uno de los recién surtidos comercios para abastecer a los campesinos, tal vez ofrezca explicación de los delitos ocurridos y de los que están por ocurrir. Tres policías de evidente origen campesino comentaban los astronómicos precios de la mercadería. Asombrado ante el precio de 200 pesos de un pico, uno de los jóvenes agentes exclamó: "Oiga, este pico debe ser de marca, por lo menos Adidas!".

Cuando los medios necesarios para el trabajo por cuenta propia que las autoridades intentan impulsar alcanzan tales precios, cuando el trabajo honrado parece castigado de antemano, ¿cómo no esperar un aumento de la delincuencia y la violencia?

No hay dudas de que la sociedad cubana reclama cambios a gritos. Quienes podrían no  percatarse de ello, encerrados en su arquitectura medieval jurídico-castrense, son las autoridades del régimen y sus aduladores, tanto nacionales como extranjeros. Sin embargo, con semejantes hechos ocurriendo a lo largo de todo el país y con el número creciente de desempleados, es improbable que en lo adelante puedan sentirse confiados. No por casualidad Ramiro Valdés corrigió a los aduladores que lo rodeaban y puso en tela de juicio, más allá del carisma de Fidel y Raúl Castro, la valía de toda la nomenclatura.

No hay, sin embargo, salvedad alguna. Todos, incluyendo a aquellos dos, se encuentran a prueba cada vez más. Tendrán que ganarse los aplausos de la gente por cuenta propia.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.