Lunes, 11 de Diciembre de 2017
23:52 CET.
Entrevista de los lectores

Boris Larramendi: «La censura existe, pero no le voy a regalar ningún espacio»

Música, ética, amistad… Boris Larramendi, que acaba de sacar disco (Felicidad) responde a los lectores de DDC.

Alexei Díaz-Paz: ¿Te gusta decir palabras sucias cuando practicas el sexo?

¿Palabras sucias? ¿Qué es eso?

Juan Ignacio González: ¿En qué medida te ha afectado la crisis que vive la industria del disco? ¿No crees que te diriges a ser un creador musical que le canta primero a la política y después a lo demás, algo en lo que caen muchos cubanos cuando están fuera de Cuba?

La crisis de la industria del disco… Desde que a todo el mundo le sale gratis bajarse música de internet, los músicos nos hemos visto prácticamente obligados a regalarla. Aunque grabar un disquito, por muy primitivo que sea, no nos salga gratis a nosotros. Conozco lo que es editar discos en compañías independientes, en multinacionales y, últimamente, con mis discos Libre y Felicidad, he optado por la autoproducción.

Resulta un hecho que la mayoría de la gente que consume mi música, es porque la ha pirateado, lo cual es disculpable si se vive en Cuba, donde mis discos nunca se han vendido ni se venderán (yo mismo envío copias a amigos y familiares para que se las quemen a todo el que quiera); pero cuando se trata de gente que vive ya fuera del monstruo, y prefiere robársela de internet antes de pagar cinco euros, que es lo que vale Libre en mi web, por ejemplo, ya eso es otra cosa. Al final, incluso, a esas personas parece que hubiera que darle las gracias por interesarse por mi música y tomarse el trabajo de piratearla.

Pero la culpa es de Telefónica y las demás operadoras de internet, que son las que cobran 50 y pico de euros de ADSL, que, si no fuera para bajarse canciones y pelis, nadie pagaría. Nada, que estamos jodidos. Y gracias, siempre hay alguien que está peor.

En cuanto a la segunda parte de tu pregunta… yo nunca he hablado de política en mis canciones, sino de ética, de conflictos sociales, y esa es una temática que traté desde que empecé a componer. En Cuba, de cada cinco canciones que hacía, por lo menos tres versaban de esos temas. En los catorce años que llevo en España, esa relación se ha invertido. Quizá lo que pasa es que las canciones que he hecho sobre el amor se conocen menos. No sé. ¿Has escuchado mi último disco, Felicidad?

Marlon: Hola Boris, ante todo muchas gracias por la oportunidad que nos das, creo que eres de nuestros mejores músicos contemporáneos. Tendría muchas preguntas que hacerte, pero comienzo por esta: ¿Por qué se separó la gente de Habana Abierta?

Marlon, muchas gracias por tus elogios. Habana Abierta no se ha separado. Hasta donde sé, todavía hay cuatro de los ocho miembros originales que actúan bajo ese nombre. Los otros cuatro, por diversos motivos, ya no estamos en el grupo. Te puedo hablar de mi caso; mi participación en ese proyecto es algo del pasado. Decidí irme por un montón de razones, y no quiero rebajarme a lo anecdótico. Guardo recuerdos muy variados, y prefiero quedarme con los buenos y desearles buena suerte a todos los que en un momento u otro estuvimos bajo ese nombre. Y no es muela, de verdad. ¡Y bendiciones y mucho aché pa ti también!

Cuco: El Boooriiii, ¿sere que volá? Bueno esta es la pregunta de los 20 pesos. ¿Cuándo vuelve a unirse la Habana Abierta de siempre, con Kelvis Ochoa y demás, aquella del legendario concierto en La Tropical?

Cuco, parece que no es la pregunta de los 20 pesos, ¡sino la de los 20 CUC! Bueno, acabo de responderle algo parecido a Marlon. Mi participación en Habana Abierta terminó definitivamente, de verdad. Pero el grupo sigue con cuatro de los miembros originales, y seguro que hace buena música, como siempre. Igual que los que ya no estamos. Yo me siento muy bien ahora, haciendo lo que hago, y cada día me convenzo más de que tomé la decisión acertada.

Francisco: Boris, me gusta mucho tu música. Yo vivo en Fort Myers, Florida. ¿Cuando vienes por acá? Un abrazo de un cubano 100%, como tú lo eres también.

Hermano, muchas gracias. Mira, en cuanto alguien me contrate para ir a tocar, arranco pallá. ¡De verdad! Hasta ahora no se ha concretado nada, aunque creo que demanda sí que hay. No sé qué habría que hacer para que algún promotor se decidiera a organizar algo en serio. Ojalá sea pronto. Un abrazo grande pa ti también.

Diego: ¿Qué opinas de la actitud de tu colega Kelvis Ochoa, que después de tanto tiempo en el exilio ha entrado en negocios sucios con el régimen con tal de regresar a Cuba? Es el mismo caso de Raúl Torres.

Los pormenores de los negocios de ellos los ignoro y no son asunto mío, creo que tanto Kelvis como Raúl han decidido regresar a su país de origen, a vivir de su talento entre su público natural. Es su decisión personal y la respeto, aunque yo haya decidido permanecer en el exilio, pues no soportaría vivir de nuevo bajo el régimen dictatorial que impera en Cuba. Esta posición mía no es un secreto para nadie que me conozca mínimamente, y por supuesto que los primeros que saben perfectamente cómo pienso y actúo, son mis amigos, entre los cuales están Kelvis y Raúl. Ellos respetan mi posición como yo respeto la de ellos. Cualquier otra duda en ese sentido, sería mejor que se la preguntaras a ellos. Yo no juzgo ni hablo por ninguno de mis amigos ni de mis colegas de profesión.

Ariel Díaz Matos. ¿Qué te parece la música cubana actual? Hablo de los diferentes estilos, el hip hop, el jazz, el reguetón, la timba, la trova. Y también el punk-rock, o lo que toca gente como Porno para Ricardo.

Hay, como siempre en la música cubana, excelentes intérpretes y agrupaciones en todos los géneros, según mi modesta opinión. De los de dentro de Cuba, me encanta Interactivo, el grupo de supermonstruos nucleado alrededor de Robertico Carcassés, que fusionan timba, jazz, rock, funky, guaguancó y hip hop con tremendo sabor. Tampoco me puedo olvidar de mis amigos Kelvis Ochoa, Descemer Bueno, David Torrens…, todos son unos monstruos.

En la timba, aparte de los clásicos de siempre, hay un piquete que acabo de descubrir que se llama Havana D Primera, que son lo máximo. En la trova, aparte de los clásicos que siempre me han gustado, está Roly Berrío y un montón de gente de Santa Clara que están en talla. Creo que el jazz anda como siempre, escapadísimo, con una pila de chamas nuevos y gente que se mantiene de toda la vida… No sé, son una pila de nombres, ahora mismo escucho el disco de Dany Noel, Proposición, con Horacio el Negro Hernández, entre otros. Es una delicia, igual que los dos últimos de Alain Pérez y los dos de Italuba, el grupo de Horacio. Están Roberto Fonseca, Iván Lewis, qué sé yo…, pila de monstruos.

Lo mismo en el hip hop, que es lo que más se ha desarrollado desde que me fui de Cuba hace catorce años; Los Aldeanos, Silvito el Libre, Eskuadrón Patriota y un montón de gente que está pitando durísimo.

En cuanto al rock, me divierte mucho lo que hace Porno para Ricardo, son superauténticos en su actitud punk, y lo hacen muy bien. Me parece supervolao que haya una banda que tenga esa proyección contra el poder en un país bajo un régimen dictatorial. Hay también pila de bandas de metal en todas sus variantes que suenan muy bien. No estoy muy ducho en esa materia, pero lo poco que he oído me parece super…

Ahora mismo oigo los tres últimos discos de Pedro Luis Ferrer y, de verdad, me parece extraordinario lo que está haciendo con el changüi y otros géneros tradicionales cubanos. Lo disfruto y aprendo muchísimo escuchándolo. Lo recomiendo mucho, igual que un disco que en Cuba no se conoce o se conoce muy poco, Patato y Totico, con Patato Valdés, Arsenio Rodríguez, Cachao, Eugenio Arango y una pila de socios tocando guaguancó en New York, ¡en 1968!

Aparicio: Te vi por primera vez en el Bar Yemayá de Madrid, cuando estrenaste aquella canción en la que mencionabas a Raúl Rivero, que estaba preso. Ese día aplaudió hasta Pichi Perugorría [actor]. Sin embargo, esta gente como Pichi, Ibarra, Cruz [actores], siguen sin comprometerse con nada, sin dar la cara. ¿Por qué?

Mira, esa persona que mencionas es mi amiga (igual que las otras dos), y conociendo exactamente como yo pienso, no me ha demostrado otra cosa que respeto y apoyo cuando lo he necesitado. Y han sido unas cuantas veces a lo largo de estos catorce años que llevo fuera de Cuba. Así que sería muy mezquino de mi parte entrar en el jueguito de los cuestionamientos. Yo tengo muy claro que su amistad me honra por encima de cualquier diferencia. Si algún día te lo vuelves a encontrar, hazle tú mismo esa pregunta.

Joel: Hola Boris: ¿Si se te diera la oportunidad tocarías en Cuba? ¿Incluso temas críticos con sistema político?

Por supuesto. De hecho, mira, esto fue en julio de 2007. Fui con mi esposa y mi hija a ver a la familia y aproveché un chance que me dio Frank Delgado en su peña del Almendares, junto a Robertico Carcassés y Kelvis Ochoa.

También en 2003, cuando fui como parte de la expedición de Habana Abierta, en todos los conciertos que se hicieron se cantó de todo. Y no es que la censura no exista, es que yo mismo no le voy a regalar ninguna oportunidad ni ningún espacio. Y aunque no viva allá porque no quiero, si alguna otra vez se me da la oportunidad de ir, por razones familiares o de cualquier índole (me cuesta trabajo imaginarme ahora mismo otra razón que no sea la de ver a mi familia), siempre intentaría volver a tocar delante de quien quisiera escucharme, no sólo esas canciones "comprometidas", sino todas las que me apetezcan en ese momento.

En fin… Muchas gracias a DIARIO DE CUBA por la oportunidad de esta entrevista. Gracias a ustedes por el interés, y pásense por www.borislarramendi.bandcamp.com. Ahí están colgados para su escucha gratis mis dos últimos discos. Quien los quiera comprar, agradecido de antemano. ¡Coopere con el artista cubano! Un abrazo grande y aché para todos…

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.