Lunes, 18 de Diciembre de 2017
00:36 CET.
Entrevista de los lectores

Carlos Alberto Montaner: «No tengo la edad, la salud ni el deseo de convertirme en presidente de Cuba»

El periodista y escritor Carlos Alberto Montaner, presidente de la Unión Liberal Cubana, responde a las preguntas de los lectores de DIARIO DE CUBA.

Rodolfo González González: ¿Cuáles deberían ser las primeras acciones de los gobiernos de América para tener lo antes posible una sola moneda y un mercado abierto?

La idea de un mercado común es buena. Lo que es más problemático es contar con una moneda única. Tal vez ni siquiera sea conveniente. Los países de baja productividad, como los nuestros, pueden encajar las crisis mediante las devaluaciones. Es una medida dolorosa, porque significa un empobrecimiento colectivo, pero es menos grave que el colapso total. Una moneda única para tantas economías disímiles traería algunos beneficios, como cierto control del gasto público, pero crearía más problemas de los que soluciona. Además, ¿dónde estaría el banco de emisión y quién lo controlaría? Me aterraría que una institución como ésa quedara en manos de economistas estructuralistas argentinos, de marxistas bolivianos o de otros funcionarios irresponsables convencidos de las virtudes de la inflación. Sería la total locura.

Presidente del CDR No. 22 de Playa: Walesa argumenta que con nosotros es un lío organizarse dada la cantidad de partidos y voces, muchas veces opuestos, como disidencia. ¿Qué estrategia, camino o señal aconsejaría usted para junto a la oposición interna, hacer un frente unido por la democracia en la Isla?

Sí, tenemos visiones diversas y estrategias distintas. Es natural en un universo formado por cientos de miles de personas que forman parte de distintas generaciones y poseen experiencias vitales totalmente diferentes. Un cubano-venezolano, un disidente nacido y criado en Cuba y un balsero cubano-miamense que llegó por el Mariel, por sólo mencionar tres variantes de opositores entre una posible veintena, necesariamente tienen que tener percepciones muy distintas sobre Cuba. Además, esa división de criterios probablemente es inevitable en cualquier colectividad que no tiene cómo jerarquizar sus opciones o evaluar a sus líderes. No obstante, paradójicamente, eso tiene una ventaja: las iniciativas de lucha contra la dictadura se multiplican espontáneamente. Antes existía Encuentro en la Red. Ahora existe, además, DIARIO DE CUBA y otras docenas de opciones. En Suecia, Alexis Gaínza hace la guerra por su cuenta y en Francia tenemos a Zoé Valdés o a Eduardo Manet. Podría dar mil ejemplos. La falta de unidad multiplica los frentes. Sin embargo, cuando llegue la hora de la acción política estoy seguro de que podremos forjar una suerte de frente común democrático.

Pablo Guedez: Antes que nada mis respetos para lo que ha hecho usted hasta hoy por llevar a cabo sus ideas. Usted ha empleado toda su vida para demostrar que los gobernantes cubanos están equivocados y eso es de admirar. Pero los mafiosos que se reunieron en torno al encantador de serpientes tomaron el control de la Isla y nosotros perdimos, fuimos expulsados o sometidos y la idea liberal, capitalista al modo occidental, nunca más pudo conquistar la Isla. La verdad se impondrá, pero tan lentamente que no nos alcanzará el tiempo que nos ha tocado vivir. La cuestión es: ¿cómo se siente usted con esta condición? ¿Cómo se puede vivir en el equipo de los perdedores y transmitir a nuestros hijos o generaciones posteriores claridad, prosperidad y positivismo?

Luchar por lo que nos parece justo es una forma razonable de vivir, aunque no veamos la victoria. Julián Marías, el filósofo español, lo expresó muy bien cuando pidió que su epitafio fuera una frase escueta: hizo lo que pudo. Muchos cubanos (y no cubanos, como Narciso López) partidarios de la independencia de Cuba, comenzaron a batallar a mediados del siglo XIX y murieron sin ver el fruto de sus esfuerzos. Eventualmente, Cuba, después de un proceso tortuoso y muchos sacrificios, logró independizarse y los cubanos inauguraron la república. Es verdad que la dictadura comunista ya ha sacrificado a tres generaciones, pero no me cabe la menor duda de que el país, en el futuro, será una democracia y terminará el colectivismo estatista. Tal vez yo no lo vea, pero, como dijo Domingo Goicuría melancólicamente antes de que lo ejecutaran, un cubano anexionista que se pasó la vida batallando por la libertad de Cuba y murió sin ver el fruto de sus esfuerzos: "mi muerte no cambiará los destinos de Cuba". Ni siquiera contemplo esa posibilidad como una frustración personal.

Tony García: ¿Qué piensa usted de esta fórmula?: 500.000 cubanos cesanteados y desesperados buscando trabajo (hecho) + legalización de contratos arrendatarios a 99 años de propiedades en Cuba (hecho) + quitar el embargo y abrir el mercado americano a productos hechos en Cuba (por hacer) = vietnamización de Cuba + inmortal… idad del Partido Comunista Cubano.

No creo que nada de eso será posible. Ni siquiera creo que Raúl Castro lo esté intentando. El objetivo de los Castro es más modesto y miserable: volver a 1968, antes de la ofensiva revolucionaria, cuando existía un tejido microempresarial privado que aliviaba los desmanes del colectivismo. Lo que Raúl se propone, al menos hasta ahora, es buscar un modo de sostener la dictadura y lograr articular un método racional de transmitir la autoridad de forma institucional cuando él y su hermano hayan desaparecido. El problema es que eso no se puede crear por decreto en el seno de un modelo económico totalmente en quiebra y en una sociedad que ya no posee la menor convicción revolucionaria porque medio siglos de fracasos le secaron la fuente del entusiasmo.

Rodrigo Hernández: ¿En caso de elecciones en Cuba se presentaría usted como candidato a la presidencia? ¿Tiene usted preparada alguna plataforma político-económica que sustente su hipotética candidatura? ¿Cuáles son las características que debe tener un presidente democrático para gobernar la Isla?

No, no trataría de ser presidente. Mi función, si alguien lo considera útil, sería aconsejar a algún cubano joven y con talento. Yo tengo 67 años y el corazón medio desvencijado. Sería una irresponsabilidad ignorar ese elemento. Ese cubano joven debe tener las ideas claras sobre cómo se crea la riqueza y cómo se malgasta. Debe estar dispuesto a sanar heridas y no a enconar los ánimos. Debe ser firme en los principios y flexible en las tácticas. Debe ser tolerante y comprender que su responsabilidad es la mayor que uno pueda concebir: rescatar suavemente a una sociedad de los horrores de varias décadas de autoritarismo e imbecilidad. En todas las transiciones aparecen personas idóneas para llevar a cabo los cambios. Vi en España el surgimiento de Adolfo Suárez tras la muerte de Franco, alguien que no aparecía en los cálculos de nadie, y resultó ser el personaje adecuado para efectuar el cambio de sistema político. En Cuba seguramente hay una docena de potenciales Adolfo Suárez.

Alain: ¿Cree usted que una vez derrocada o desaparecida la dictadura Cuba tenga opciones de resurgir económicamente de forma independiente, o dada la situación de deterioro y endeudamiento existente no le quede otro remedio que la anexión o la conversión a estado libre asociado a Estados Unidos?

El anexionismo ni siquiera es una opción real en el siglo XXI. Esa tendencia política surgió dentro de una coyuntura muy especial del siglo XIX, tras el entusiasmo que brotó de la anexión de Texas por Estados Unidos, saludada hasta por Marx. Sería un absurdo anacronismo tratar de revivirla. Hoy casi nadie en Estados Unidos, en Cuba o en el exilio querría que Cuba fuera anexada o asociada a Estados Unidos. Por otra parte, una Cuba independiente puede resurgir económicamente en el curso de una generación si los cubanos hacemos bien nuestro trabajo. Tenemos el capital humano necesario (educación, conocimientos) y no nos va a faltar el capital material (dinero, bienes de equipo, créditos, inversiones, mercados, tierra, etc.). Nos falta, en cambio, el capital cívico (valores, costumbres, instituciones). Si logramos forjar este tercer elemento, y una generación de políticos capaces logra trenzar fuertemente esos tres capitales, en 20 años Cuba estará a la cabeza de América Latina. Otros países lo han hecho.

R. Melo: ¿Qué cree usted que pasará cuando Fidel desaparezca? Y si me permite otra pregunta, tal vez relacionada: ¿De qué forma cree usted que se producirá el cambio total a la democracia en Cuba? Muchas gracias por adelantado. Saludos cordiales.

Cuando Fidel desaparezca, con su cadáver será enterrada la lealtad de mucha gente a la revolución. Los fidelistas no son exactamente comunistas convencidos de las virtudes del marxismo leninismo. Son seguidores del caudillo. Si mañana Fidel les exige que se hagan rosacruces o caballeros templarios, lo obedecen ciegamente. Han abdicado de la facultad de pensar y decidir por cuenta propia. Cuando Fidel desaparezca, esa lealtad perruna se vaporiza. La evolución predecible del país es hacia la democracia y la economía de mercado. En Cuba debe suceder lo mismo que ocurrió en el 90% de Europa del Este.

Miguel: ¿Sobreviviría el régimen sin las remesas del exilio a sus familiares, los viajes a la Isla de los cubanoamericanos y las altas tarifas que tenemos que pagar por las llamadas telefónicas a nuestros seres queridos?

Probablemente sobreviviría, pero en condiciones mucho más precarias, con mayores limitaciones al consumo y niveles más intensos de inconformidad. El camino hacia la miseria no tiene fin. La supervivencia del régimen descansa en el control policial y en su capacidad represiva. Cuba, como se ha dicho tantas veces, es una cárcel inmensa vigilada y manejada por el aparato de control construido por los soviéticos en los sesenta. Ese aparato resiste el desastre material provocado por el colectivismo y la ineficiencia de los apparatchiks.

Pablo Ávila: Señor Montaner, es un orgullo para los cubanos poder decir que un hombre como usted es parte de nuestra cultura. Mi pregunta: El hospital del municipio de Gibara, en la provincia Holguín, está en condiciones pésimas. La mejor forma de describirlo es como un lugar donde viven los animales. El gobierno regala hospitales por toda Latinoamérica, sin embargo, se olvida del pueblo. ¿Cómo pagaría un nuevo gobierno la reconstrucción de Cuba, en especial sus hospitales y sistema de salud?

Gracias por sus halagos. La única forma de sostener un buen sistema de salud y un buen sistema educativo públicos, es si la sociedad es capaz de crear un tejido empresarial privado que pueda generar los excedentes que se necesitan para afrontar los enormes gastos que eso exige. En el norte de Europa, en Japón y en Israel, por ejemplo, lo han logrado. La riqueza se genera en las empresas en forma de beneficios o salarios que tributan a la hacienda pública. Los estados consumen una parte de esa riqueza empleándola en el gasto público. Si los cubanos deciden que quieren tener lo que se llama en Europa un estado de bienestar, a lo que nadie debe oponerse si es una decisión libre, legitimada en las urnas, tienen que producir mucho para costearlo, como hacen los suecos, los daneses o los japoneses. Lo que no tiene sentido es producir como se produce en Burundi y quejarse amargamente de que no vivimos como los escandinavos.

Jorge Sarduy: Hoy Yoani Sánchez escribe en su Twitter: "Uno de los muros más inmorales que aún queda en pie es el de las restricciones para entrar y salir de nuestro propio país". Yo pienso que si los demócratas del mundo conocieran más de estas inmorales restricciones, que es el chantaje por excelencia usado por los Castro en sus 50 años para mantener en un puño a los cubanos, estaríamos mucho más cerca de lograr los cambios tan necesarios. ¿Qué podemos hacer? ¿Qué puede hacer CAM? ¿En qué tribuna pararnos?

Así es. Yoani tiene razón. Es una vergüenza que los cubanos necesiten el permiso de la dictadura para entrar o salir del país. Hay que insistir en la denuncia, aunque sepamos que la dictadura sólo es eficiente en ocultar la realidad y distorsionar la verdad. Dentro de la Isla, el rasgo más impopular de esa dictadura es la falta de libertad de movimiento.  

Jorge Macías: Estimado Carlos Alberto: Leí un artículo suyo en el que usted se hacía eco de un rumor relacionado con un supuesto fraude electoral "electrónico" preparado por el régimen venezolano con la colaboración de Cuba en los comicios en Venezuela. Literalmente, usted le daba credibilidad a esos planteamientos. Todos hemos visto los resultados de las elecciones parlamentarias en Venezuela. Usted sigue creyendo en la teoría del fraude electoral electrónico, o reconoce que esta teoría es un poco "ciencia ficción"?

He variado mi opinión. Había leído un estudio muy persuasivo de unos expertos venezolanos de altísimo nivel, pero parece que se equivocaron ellos y equivocaron a sus lectores. Como no tengo ningún inconveniente en revocar decisiones equivocadas o en desechar opiniones erróneas, hoy creo que eso que afirmé hace unas semanas era incorrecto. El fraude electoral es de otro tipo: ventajismo, eliminación de candidatos populares, uso y abuso de los medios de comunicación por parte del chavismo. Por ahí van los tiros.

Asere Liborio: Hola Carlos Alberto, ante todo mis saludos por estar unidos por la causa de la libertad de Cuba. Estados Unidos mantiene buenas relaciones con países como China, donde se encarcela a disidentes y se censuran paginas web y demás. ¿Existe realmente voluntad política para catalizar o forzar cambios hacia una mejora en el nivel de vida de los cubanos, o es el actual un status que conviene a los políticos de ambos lados del charco al estar la Isla bajo control? En los encuentros y contactos políticos entre EE UU y Cuba se debaten temas de interés para el cubano de a pie como los permisos de salida, los abusos en aeropuertos cubanos, etc?

Supongo que los funcionarios norteamericanos y europeos que tienen conversaciones con los diplomáticos cubanos están obligados a tratar el asunto del respeto a los derechos humanos. No sé con cuánta convicción lo hacen, pero el mandato que tienen incluye este tema. Eso forma parte, por ejemplo, de la Posición Común europea. El gobierno cubano se escuda diciendo que esos son asuntos internos, pero los temas de derechos humanos escapan a la soberanía nacional.

Alonzo Pinzón: Carlos Alberto, según sus cálculos y conocimientos, ¿cuánto tiempo cree usted que le quede a la dictadura en el poder? Gracias.

No sé cuánto tiempo le queda a la dictadura, pero supongo que ese momento está relacionado con la desaparición de los Castro, el peso que tengan los reformistas en el postcastrismo, las presiones internacionales en dirección del cambio y los imponderables. A juzgar por la emigración silenciosa de muchos hijos de dirigentes, uno pensaría que ellos piensan que el régimen está sentenciado a desaparecer a medio plazo.

Jorge Luis: Querido Montaner, lo he oído mucho a usted y ha crecido en mí una gran admiración por lo que hace, es admirable después de tantos años el amor que todavía siente por nuestra tierra. Quisiera saber si usted tiene algún tipo de partido al cual afiliarse por la libertad de Cuba y cómo contactarlo. Soy cubano residente en España. Lo más importante de mi pregunta: ¿Estaría dispuesto a presentarse en unas elecciones libres en Cuba, creo que en conocimiento y experiencia sería de los pocos cubanos capaces de sacar adelante nuestra precaria economía, en el buen sentido de la palabra, sigue adelante hermano. Un abrazo.

Muchas gracias por esos elogios. Como señalé antes, no tengo la edad, la salud, ni el deseo de convertirme en presidente de Cuba. Además, hace medio siglo que me exilié, lo que de alguna forma me convierte en un extraño para los cubanos. Hace 20 años, cuando era más joven y las circunstancias eran otras, creé un partido de corte liberal, en el sentido europeo de la palabra, la Unión Liberal Cubana, que ha permanecido como una pequeña agrupación de cuadros, para introducir en nuestro debate nacional las ideas de la libertad económica y política. Creo que en ese sentido nuestro esfuerzo sirvió para que esas ideas comenzaran a ser examinadas por los cubanos. Parece que una buena parte de los disidente dentro del país hoy se denominan liberales y citan a Mises y a Hayek, a Popper o a Douglass North y comienzan a entender las relaciones entre la sociedad y el Estado desde esta riquísima perspectiva. Creo que en ese sentido le he hemos hecho un buen servicio al país.  

David Ricardo: ¿Supo algo más sobre Silvio Rodríguez después de la polémica? ¿Intentó comunicarse en privado con usted?

No he vuelto a saber de él. Lo invité a cenar cuando salió de Cuba por medio de un amigo común. Declinó la invitación cortésmente. Eso fue todo.

Orlando Batracio: ¿Maniobrará la extrema izquierda del partido demócrata para sostener el proyecto castrista mas allá de su esperado deceso?

No creo que ese tipo de dictadura se pueda sostener desde el exterior. Tampoco creo que nadie dentro del establishment americano, a la izquierda o a la derecha, quiera prolongar la dictadura cubana.

Francisco Javier Moreno: ¿Quién cree usted que va a ser el sucesor de Raúl Castro?

Aparentemente, está preparando a su hijo, el coronel Alejandro Castro Espín. Su ángel de la guarda en las Fuerzas Armadas sería el general Leopoldo Cintras Frías. Pero todo eso es muy incierto.

Jorge: Señor Montaner, soy un cubano de 34 años y nací con la revolución. Actualmente vivo exiliado. Mi pregunta es acerca de uno de los peores males que tiene hoy Cuba y que afectará sin lugar a dudas la transición a la democracia. ¿Cómo se puede cambiar la "cultura" de que el maná cae del cielo, de que papá Estado es quien lo da y distribuye todo, por la de que la creación de riqueza está dada por la iniciativa particular, la creación de empresas competitivas y la vocación al trabajo y el ahorro como fuente de riqueza de una sociedad? La última vez que estuve en Cuba intercambié con muchos jóvenes que no están de acuerdo con el sistema, pero aún comulgan con los mitos marxistas de papá Estado.

Coincido con usted en ese juicio. El clientelismo y la indefensión son dos actitudes típicas de la mentalidad social postcomunista. Eso comienza a cambiar con la introducción de la propiedad privada y la confirmación de que existe una relación clara entre el esfuerzo personal y las recompensas obtenidas. Pero la readaptación a una nueva realidad toma tiempo, como se observa en las sociedades postcomunistas europeas.

Bárbaro Rodríguez Bacallao: ¿Por qué se le niega el asilo político en Austria a verdaderos opositores del régimen, y a su vez se le otorga este beneficio a supuestos opositores que se les ve en cuanta actividad o sarao realiza la embajada de Cuba en Viena? Puedo dar fe de esto con fotos y testigos. Saludos.

No sé cómo funcionan las cosas en Austria, pero he visto situaciones parecidas en todas partes. Me imagino que eso tiene que ver con una mezcla de relaciones personales y la larga e inquieta mano de la Seguridad cubana.

Rafael Romero: ¿Qué significa que el señor Valenzuela [Vicesecretario de Estado de EE UU para América Latina] se haya entrevistado con el canciller cubano; sólo para la libertad del norteamericano preso u otras cosas? Gracias.

El señor Valenzuela tiene en su portafolio media docenas de problemas que tratar con Cuba. La prisión de Gross es uno de ellos. La inmigración, el narcotráfico, la presencia de la inteligencia cubana en EE UU, la violación de los derechos humanos, el bienestar de los diplomáticos norteamericanos en Cuba, las relaciones de Cuba con Irán, todo eso forma parte de la gran agenda. En todo caso, Cuba tiene una prioridad muy inferior entre las preocupaciones de la Casa Blanca. Es como una molestia crónica que tal ve un día desaparecerá sola. Así se percibe en Washington.

Arturo López: Creo que usted es un orgullo para todos los cubanos, he leído sus artículos y siempre he querido preguntarle si aceptaría ser el primer presidente de una Cuba Libre. Lo pregunto muy en serio, pues en mi humilde opinión creo que usted es el intelectual más capacitado, inteligente, serio y patriota que tenemos entre nosotros. Gracias por su obra.

Muchas gracias, pero me temo que la realidad no responde a su amable visión. Yo estoy lleno de años y defectos. Hay cubanos jóvenes muy valiosos. Le recomiendo que lea a Rafael Rojas, que siga de cerca las acciones de Orlando Gutiérrez fuera de Cuba y de Oswaldo Payá dentro de la Isla. Los análisis económicos de Espinosa Chepe y los jurídicos de René Gómez Manzano son excelentes. El comportamiento de personas como Biscet, Antúnez o Fariñas es ejemplar. Hay mucha gente buena dentro y fuera de Cuba.

Marlon: Me gustaría saber cómo ve usted la política de EE UU hacia Cuba ¿Ha sido efectivo el embargo, a quién beneficia más? Sé que son varias preguntas en una, pero realmente es un tema de mucho interés. Mis respetos.

A jugar por las declaraciones del gobierno cubano, que culpa al embargo de todas las calamidades que padece el país, ha sido efectivo. Hace poco le propuse a Silvio Rodríguez una fórmula para presionar para que Washington levante el embargo: crear una masiva petición pública, encabezada por él y por mí, en la que pidiéramos que, simultáneamente, Estados Unidos levante el embargo y Cuba permita las libertades fundamentales (prensa, asociación y movimiento). Eso sería formidable.

Víctor: ¿Existe algún proyecto político en Cuba por el que se debería apostar y donde aunar fuerzas de los disidentes de dentro y de fuera? ¿Por qué líder apostaría usted dentro de la Isla?

Hay varios esfuerzos valiosos dentro y fuera de la Isla: La Asamblea de la Resistencia, Consenso Cubano, Movimiento Cristiano de Liberación, la Plataforma Democrática Cubana, diversas agrupaciones liberales, socialdemócratas, incluso conservadoras. Hay líderes muy interesantes dentro y fuera de Cuba.

Rubén Casares: Estimado CAM, quisiera saber si usted tiene algún conocimiento del caso del doctor y disidente Oscar Elias Biscet, si se sabe algo del destino que correrá, o sea si viajara en el grupo de presos políticos que serán desterrados, y qué ha sido del destino del ex preso político Gutiérrez Menoyo, que se encontraba residiendo en Cuba. Suerte y muchas gracias desde Las Vegas.

Oscar Elías Biscet es un cubano excepcional. Tengo una gran admiración por él. Supongo que lo pondrán en libertad y, si se queda en Cuba, estará muy vigilado con una licencia extrapenal, como le llaman en Cuba a ese semiarresto domiciliario. Menoyo apenas se vincula con la disidencia, pero cada vez que declara sobre la situación del país es tremendamente crítico. Lo vigilan muy de cerca, entre otras razones, porque alguien que fue su amigo y hoy sirve a la dictadura, así se lo recomendó al gobierno que hiciera.

Eugenio Tuya Feijoó: Carlos, danos una pista sobre tu próximo libro y tu criterio sobre el cambio de gobierno que vive hoy España. Saludos.

Mi próximo libro es una novela. Aparecerá en la primavera del 2011. Se titula La mujer del coronel. Es un tema humano de amores contrariados y es una incursión bastante profunda en la sexualidad de los personajes. La política pasa a un segundo plano. En cuanto a España, amigo Eugenio, parece que Zapatero perderá el poder arrastrado por la crisis. Si se mantienen los números de las encuestas, los populares ganarán por mayoría absoluta.

Luna: ¡Felicidades por su trabajo! Es de las pocas personas que habla y escribe sobre el tema cubano de manera elocuente e inteligente, sin dejar que la pasión lo domine. Mi pregunta: ¿De dónde sale la leyenda que usted es o fue agente de la CIA?

Esa leyenda, que nadie informado toma en serio, es el resultado de una campaña persistente de la inteligencia cubana encaminada a tratar de silenciarme sin tener que discutir mis planteamientos. Jamás he formado parte de la CIA, pero si hubiera querido no me habría sido posible, por trabajar en medios de comunicación norteamericanos. Desde la época del presidente Carter se aprobó una disposición prohibiendo que nadie que trabaje en medios de comunicación norteamericanos puede trabajar para la CIA. Desde hace 35 años yo estoy vinculado a The Miami Herald, a El Nuevo Herald y a cadenas de televisión americanas. ¿Dónde están las pruebas de que formo parte de la CIA? Que las presenten. Yo sería el primer sorprendido.

Síguenos en Twitter, Facebook o Instagram. Si resides en Cuba, suscríbete a nuestro boletín con una selección de los contenidos más destacados del día. Si vives en cualquier otro punto del planeta, recibe en tu buzón de correos enlaces a lo más relevante del día.